Skip to content

Dios No Es Equitativo y Navidad lo Prueba

7 diciembre 2015

ESJ-054

Dios No Es Equitativo y Navidad lo Prueba

Romanos 3:23; Hebreos 9:27; Mateo 5:48

Por Cameron Buettel

Cuando las temperaturas diurnas en el sur de California descienden por debajo de 75 grados, sabemos que la Navidad viene rápido sobre nosotros. La fiesta es un tiempo particularmente feliz para los cristianos, ya que nos proporciona una excelente oportunidad para hablar de Cristo.

Pero la buena noticia del nacimiento de Cristo se pierde cada vez más de nuestra cultura narcisista. Y la mayoría de los que sí hacen la conexión entre Navidad y Cristo terminan celebrando nada más que un ídolo infantil sentimental cuyo mensaje central es "la paz y la buena voluntad de los hombres." Cualquier discusión sobre el Salvador que va más allá de tal sentimiento es generalmente con un generalizado resentimiento.

Las objeciones al Dios de la Biblia vienen rápidamente en un mundo que prefiere un dios en sus propios términos. Y muchos cristianos se sienten paralizados e impotentes frente a la embestida anual. Las protestas disfrazadas de preguntas pueden parecer insuperables. ¿Cómo puede un Dios de amor enviar personas al infierno? ¿Cómo puede Dios con justicia condenar a las personas que nunca han oído el evangelio? ¿Por qué Dios no salva a todo el mundo? ¿Y por qué Dios no castiga todo el mal en el mundo?

En resumen, las personas sin Cristo más comúnmente se oponen al Dios de la Biblia con el argumento de que Él es tan injusto.

La sorprendente verdad del asunto es que tienen razón, increíblemente Dios no es equitativo en la forma en que trata a las personas. Y el nacimiento de Cristo es el ejemplo más espléndido de Dios poniendo Su parcialidad de manifiesto ante la humanidad.

El mundo podría estar en lo cierto acerca de la parcialidad de Dios, pero las conclusiones que sacan de ella son abismalmente equivocadas, como lo demuestran las objeciones comunes que plantean. En pocas palabras, están haciendo las preguntas equivocadas. Sin embargo, si podemos ayudarles a hacer las preguntas correctas ellos pueden ser capaces de apreciar una más sorprendente y gloriosa verdad – que la parcialidad de Dios es en realidad una buena noticia!

Para ello, vamos a considerar algunas de las quejas más comunes con la equidad – o la falta de ella – de Dios mismo, y la verdad revelada por un cambio de perspectiva.

¿Cómo puede un Dios de amor enviar gente al infierno?

Esa pregunta se basa en una visión elevada del hombre y una perspectiva baja de Dios. Tal paradigma debe ser cambiado totalmente antes que se pueda obtener una perspectiva adecuada.

La Biblia nos dice que los hombres aman proclamar su propia bondad (Proverbios 20:6) y son puros en sus propios ojos (Proverbios 16: 2), pero la realidad es que todos "pecaron y están destituidos" (Romanos 3:23) de las normas de justicia de Dios. La gente debería temblar ante la idea de estar solos ante Dios en el Día del Juicio (Hebreos 9:27; Apocalipsis 20:11-15), pero no comprenden la verdadera gravedad de su situación.

Por ejemplo, la Biblia dice que todos los mentirosos terminarán en el infierno (Apocalipsis 21:8). Si eso parece demasiado duro, considere esto: Si le miento a mi hija no hay nada que ella me pueda hacer. Pero si le miento a mi esposa, mis arreglos para dormir son propensos a cambiar del dormitorio al garaje. Si le miento a mi empleador, probablemente voy a ser despedido. Si le miento al gobierno, podría terminar en la cárcel. Aunque el crimen nunca cambia en cada situación, el nivel de castigo varía en proporción al nivel de autoridad a quien ofendí.

El problema no es sólo cuan graves son nuestros pecados, sino también cuan justo es Dios.. Él es luz pura, sin ningún rastro de las tinieblas (1 Juan 1:5). Él te creó (Génesis 1:26-27), te posee (Salmo 24: 1), es totalmente digno de recibir su adoración integra (Apocalipsis 4:11), y exige su perfecta obediencia a su ley (Mateo 5:48) .

Cuando entendemos nuestro pecado adecuadamente, en términos del Señor justo que ofende, podemos apreciar la necesidad del infierno. Y más que eso, estamos asombrados de que no todos terminamos allí.

Desde esa perspectiva, la pregunta no es "¿Cómo puede un Dios de amor enviar personas al infierno?" Sino "¿Por qué Dios no nos da todo el debido castigo por nuestro pecado y nos manda a todos al infierno?"

La próxima vez vamos a abordar un par de quejas más familiares sobre la justicia de Dios.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B151207
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: