Skip to content

Dios No Es Equitativo y Navidad lo Prueba

10 diciembre 2015

ESJ-058

Dios No Es Equitativo y Navidad lo Prueba

Por Cameron Buettel

Desde muy temprana edad, aprendemos a detectar la hipocresía, especialmente en la vida de nuestros padres, maestros, y cualesquier otra figura de autoridad esperamos socavar. Es una táctica infantil para evitar reglas que no nos gustan y las consecuencias que no queremos, y es algo que muchos adultos siguen empleando. Especialmente cuando se trata de Dios.

Uno de los medios principales del mundo de escapar de la autoridad de Dios además de negar su existencia, es señalar retóricamente aparentes inconsistencias en Su carácter. Si tu Dios es tan amoroso, ¿por qué envía a alguien al infierno?

Preguntas como que estas son inherentemente defectuosas porque sustituyen las normas subjetivas por las normas justas y santas de Dios. Por otra parte, reflejan una perspectiva orgullosa y humanista que pone al pecador en el juicio del estándar, invirtiendo el orden lógico de los designios de Dios.

Con la Navidad en el horizonte, habrá muchas oportunidades de interactuar con la familia y amigos que no son salvos. Y en caso de que planteen algunas de estas quejas familiares contra la bondad de Dios, queremos ayudar a prepararle para responder a sus quejas, sobre todo porque la Navidad es el ejemplo supremo de cómo la inequidad de Dios es una gran bendición!

¿Cómo puede un Dios con justicia condenar a las personas que nunca han oído el evangelio?

Esa pregunta no es exclusiva de los no cristianos. Muchos pastores y misioneros luchan con este problema también. Pero una vez más, el problema se deriva de una visión equivocada del hombre.

Del mismo modo que el hombre nace en la esclavitud a su naturaleza pecaminosa, también nace para el justo castigo por su pecado (Romanos 6:23). En el momento en que Adán pecó, él y toda su descendencia se situó culpable y condenado, y sólo a través de Cristo podemos ser redimidos (Romanos 5:18-19). No hay pases gratis para la ignorancia.

A veces los cristianos pueden caer en el hábito de simplemente hablar por hablar del veredicto de Dios sobre los pecadores, mientras que albergamos dudas acerca de la justicia de Su condenación de ellos, ya sea que escuchen el evangelio o no. Pero eso traiciona el claro testimonio de la Escritura:

Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que con injusticia restringen la verdad; porque lo que se conoce acerca de Dios es evidente dentro de ellos, pues Dios se lo hizo evidente. Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa. (Romanos 1:18-20)

En pocas palabras, Dios no cree en ateos.

Los incrédulos no son moralmente neutrales antes de que rechazan el evangelio. Atrapados en la trampa del pecado, todas las personas son culpables y sin excusa. Rechazar el evangelio es simplemente una expresión más de su rebelión sin cuartel contra el Dios que ellos conocen que es verdad. Cuando se trata de la salvación, Dios no le debe nada a nadie. Pero en Su gracia y misericordia, Él ha hecho posible el camino para que algunos sean redimidos.

Por lo tanto, la pregunta no es "¿Cómo puede Dios condenar justamente las personas que nunca han oído el evangelio?" Sino "¿Por qué, pues, El utiliza la verdad del evangelio para penetrar los corazones que ya han rechazado el testimonio de Su creación?"

¿Por qué Dios no salva a todo el mundo?

 Amazing Grace (Sublime Gracia) es un himno atemporal, llegando mucho más allá de los confines de la iglesia y que impregna el mundo moderno. Pero ¿con qué frecuencia nos detenemos a reflexionar sobre la riqueza de sus letras?

John Newton, como muchos de los escritores de himnos puritanos, se asombró de que un Dios santo estaba dispuesto a salvar a un miserable como él mismo. Charles Wesley similarmente se maravilló, "Podría ser que yo debería tener un interés en la sangre del Salvador? ¡Amor increíble! ¿Cómo puede ser, que Tú, mi Dios, murieras por mí? "

El terreno común de Newton y de Wesley no es inusual. Es la opinión generalizada expresada en todo himno. Los compositores de antaño estaban asombrados y abrumados de que Dios condesciende a habitar entre los hombres pecadores, cumpliendo la ley que habían roto y sufrir la ira que merecían (2 Corintios 5:21). Estaban asombrados de que Dios podría salvar a alguien, mucho menos ellos mismos! Ellos entendieron y agradecidamente expresaron cómo es que fueron los beneficiarios de la gloriosa inequidad de Dios.

No sólo eso, sus himnos dan voz a las convicciones a lo largo de la historia de la iglesia, remontándose hasta los años de formación de la iglesia. La gracia de Dios, Su favor inmerecido hacia los pecadores, era algo que el apóstol Pablo simplemente no podía entender: “A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, se me concedió esta gracia: anunciar a los gentiles las inescrutables riquezas de Cristo” (Efesios 3:8).

Los pecadores impenitentes mayoría se comparan favorablemente a sí mismos con el resto del mundo caído. Aun como creyentes, podemos estar tentados a descartar la gravedad de nuestro pecado cuando se compara con la impureza que nos rodea. Pero a la luz de la justicia de Dios, expresada en su ley, somos capaces de ver con precisión la naturaleza grave de nuestro pecado. La única respuesta apropiada es hacerse eco de la perspectiva que sobrecogió a Newton, Wesley, y al apóstol Pablo, y celebrar la gracia increíble y la misericordia de nuestro Señor.

A la luz de la gracia, la pregunta no es "¿Por qué Dios no salva a todo el mundo?", Sino "¿Por qué es que Dios salva?"

La próxima vez vamos a concluir con una queja final ante la justicia de Dios, y reflexionar sobre las ricas bendiciones de Su trato parcial.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B151209
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: