Skip to content

Conozca a los de Berea

18 agosto 2015

clip_image002

Conozca a los de Berea

Hechos 17: 11-12

Por Cameron Buettel

Estoy convencido de que la mentira más peligrosa es la que es casi verdad. El creyente regenerado por lo general puede ver a través de la mayoría de las estafas seudo-cristianas, ya sea en línea, en la televisión o en el púlpito. Pero Satanás no siempre despliega sus engaños a través de la poca profundidad de charlatanes –el también les encubre cuidadosamente con el atuendo del cristianismo ortodoxo.

Cada vez son más los falsos maestros que ocultan sus herejías en el caballo de Troya de la sana doctrina. Y al igual que las termitas que asolan una casa, las señales de problemas son evidentes sólo después de que el daño está hecho.

Necesitamos un afilado discernimiento bíblico como nuestra primera línea de defensa contra las invasiones del sigilo del error teológico. Pablo y Silas encontraron ese tipo de discernimiento en sus viajes misioneros cuando ministraron a los Judios en Berea. Lucas informó sobre su ministerio allí y describió a los Judios de Berea como: “más nobles que los de Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando diariamente las Escrituras, para ver si estas cosas eran así” (Hechos 17: 11-12).

La familiaridad de los de Berea con la Escritura del Antiguo Testamento los preparó para abrazar la nueva enseñanza que estaban oyendo de Pablo. No eran ingenuos, pero tampoco eran incapaces de aprender algo nuevo, siempre que podía ser corroborada por la Palabra de Dios. John MacArthur lo describe así:

Los de Berea recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si las cosas predicadas por Pablo eran así. Ellos estaban abiertos a la verdad y buscaron en sus pergaminos por sí mismos. No es extraño que Lucas los describa como más nobles que los de Tesalónica.

Examinar proviene de anakrinō, una palabra a veces se usa de una investigación judicial. Los nobles de Berea filtraron cuidadosamente las evidencias y concluyeron que el evangelio que Pablo proclamó era la verdad que cumplió la promesa del Antiguo Testamento[1] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: Acts 13–28 Chicago: Moody Press, 1994, 121..

La Escritura era sostenida claramente como la máxima autoridad posible entre los de Berea. Fue el árbitro final de su evaluación de la predicación de Pablo y, como tal, fueron capaces de sopesar las palabras de Pablo sobre las escalas de su análisis bíblico a fondo.

La Escritura fue el filtro preciso y eficaz de los de Berea para recibir la verdad y el error de rechazar. El hecho de que ellos leían las Escrituras “cada día” también apunta a un alto grado de alfabetización bíblica. Ellos no sólo sumergieron sus pies en la lectura de cuentos favoritos y la memorización de “-versos de la vida.” Ellos se sumergieron completamente en la Palabra de Dios y lo estudiaron como un todo colectivo, siendo capaces de identificar la historia de Cristo en todo el tejido del Antiguo testamento.

También está diciendo que no hay ninguna mención de los de Berea consultando con cualquier otras fuente distinta de las Escrituras. Su creencia en la suficiencia de la Escritura es evidente por su uso de la misma como la única línea de plomada necesaria de verdad.

La iglesia de Berea bien pueden no existir, pero su legado debe vivir en la iglesia mientras examinamos cuidadosamente las Escrituras para discernir la verdad del error. Los lobos modernos ahora deambulan entre el rebaño de Dios en sofisticadas pieles de oveja. La gravedad de esta amenaza exige que seamos los Bereanos de hoy, y desarrollar el discernimiento necesario para interceptar estos lobos en el punto de entrada en nuestras iglesias.

Asumir ingenuamente que estas amenazas no son aplicables en su contexto iglesia es comprar la mentira que el enemigo quiere venderle. En palabras de John MacArthur:

Los cristianos no deberían ser crédulos. No debemos cerrar los ojos ante el peligro. No debemos tener comunión con las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien exponerlas (Efesios 5:11). Simplemente no podemos aceptar todo sin permitir que los falsos maestros se infiltren y sean destructivos [2] John MacArthur, La Guerra de la Verdad. (Nashville: Thomas Nelson, 2007), 174.

En los próximos días vamos a diseñar un plan de batalla bíblico más detallado para salir victorioso en la guerra de la verdad.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B150812
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

2 comentarios leave one →
  1. 19 agosto 2015 6:19 am

    Los bereanos son los gran olvidados.

Trackbacks

  1. Su Plan de Batalla Berea: Recuerde | El Evangelio Segun Jesucristo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: