Skip to content

Su Plan de Batalla Berea: Recuerde

20 agosto 2015

clip_image002

Su Plan de Batalla Berea: Recuerde

Judas 17-19

Por Cameron Buettel

El cristianismo no estaba destinado a ser un paraíso para los pacifistas teológicos. El Evangelio puro de Cristo no sólo es digno de una defensa vigorosa, Su pueblo escogido han sido reclutado para ese mismo propósito (Judas 3). Los tiempos de paz doctrinal ha sido poco frecuente durante 2.000 años de historia de la iglesia, mientras los terroristas espirituales sin descanso atacan y se infiltran en el cuerpo de Cristo. Verdades preciosas se han probado y demostrado en el campo de batalla de las cosmovisiones. Es por eso que la vida de los hombres como Atanasio, Agustín y Lutero se definen en gran medida por las doctrinas que lucharon.

Mientras llevamos a cabo el plan de batalla para el discernimiento bíblico, el primer paso es recordar y prestar atención a las advertencias de la Escritura en cuanto a la realidad de la guerra por la verdad. La historia de la Iglesia está marcada por los campos donde las batallas doctrinales épicas tuvieron lugar. Y la guerra aún continúa. Los enemigos de Cristo tienen que continuar sus operaciones febriles hasta el día de hoy.

Trágicamente, la determinación de la iglesia a la lucha ha disminuido rápidamente a medida que cede a las sutilezas de la civilidad del siglo XXI. Demasiadas iglesias valoran la diplomacia por encima del una pureza doctrinal – están conformes al diálogo con el error condenable. Como explica John MacArthur, cuando se trata de los ataques a la verdad, la iglesia sigue el ejemplo peligroso del mundo:

La sociedad occidental, en general, no tiene la voluntad o la inclinación de construir fronteras para su propia defensa propia. Años después de que el terror supuestamente se puso serio, las fronteras de los Estados Unidos siguen siendo básicamente abiertas a todos los interesados. Gran parte de la sociedad europea todavía se opone a la idea de una respuesta militar a la amenaza terrorista. Los valores posmodernos y la corrección política descartan el perfilar, el seguimiento de las conversaciones de las personas sospechosas, apuntando a los residentes ilegales, y otros medios que ayuden a identificar quiénes son los terroristas. . . . . . .

El movimiento evangélico ha sido igualmente ingenuo. Los terroristas espirituales están tramando la destrucción de la iglesia. La Escritura nos advierte expresamente sobre esto. Sin embargo, los evangélicos en las últimas décadas han hecho muy poco para frenar a los apóstatas o exponerlos. Los falsos maestros no se detienen en la frontera más. Los apóstatas de rango ahora tienen la libertad casi completa en el movimiento evangélico. Sin obstáculos, se han infiltrado en las iglesias, denominaciones evangélicas y colegios y seminarios cristianos. [1] John MacArthur, The Truth War (Nashville: Thomas Nelson, 2007), 173-174..

Cuando se trata de las lecciones de historia de la iglesia, los cristianos se han vuelto peligrosamente olvidadizos. Demasiados pastores están mal equipados y preparados para responder a los ataques modernos, y como resultado, la historia de la iglesia se está repitiendo. Las nuevas perspectivas son antiguos errores, nuevas revelaciones son repeticiones antiguas y las innovaciones modernas simplemente se han salvado de la chatarra de herejía histórica. La constante amenaza de los lobos y los vendedores de aceite de serpiente no es nada nuevo.

Como vimos anteriormente , cuando se trata de modelos bíblicos para discernir la verdad del error, los de Berea son el punto de referencia. Los Judíos en Berea necesitaban ser capaces de distinguir la verdad de la predicación apostólica de las mentiras seudo-espirituales que compiten por su atención. La Palabra de Dios era su vara de medir de la verdad, ya que examinaron cuidadosa y diariamente (Hechos 17:11).

En su corta epístola, Judas hizo hincapié en la necesidad de que el pueblo de Dios cultive el mismo tipo de discernimiento que los fieles de Berea. Él advirtió a sus lectores a evitar la locura de ignorar el pasado, y llamó a la memoria las palabras de Jesús y sus apóstoles:

Pero vosotros, amados, acordaos de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo, quienes os decían: En los últimos tiempos habrá burladores que irán tras sus propias pasiones impías. Estos son los que causan divisiones; individuos mundanos que no tienen el Espíritu. (Judas 17-19)

MacArthur explica:

Judas insta a sus lectores a recordar lo que fue profetizado. . . . . . . Judas está haciendo hincapié en que Dios es soberano y no ha perdido el control. Él está recordando a sus lectores una vez más que la afluencia de los falsos maestros en la iglesia no significa que el plan de Dios ha ido mal. Dios no está sorprendido por este desarrollo; que es lo que Su Palabra profetizó. Incluso en el peor de los tiempos, podemos estar seguros de que no pasa nada que no fuera ya conocido de antemano por Dios. Incluso nos dijo que deberíamos esperar una afluencia de apostasía. Nos advirtieron sobre ella, y aquí está.

Nuestro deber, entonces, es responder correctamente. No sólo no debemos sorprendernos cuando los falsos maestros aparecen en la iglesia; deberíamos haberla previsto y preparado para la realidad de la misma. Es una llamada de atención. Cuando una fuente absolutamente confiable nos dice que los terroristas están llegando, entonces nos corresponde averiguar quiénes son y exponerlos antes de hacer su daño.

Los evangélicos de hoy en día no tienen excusa para no estar vigilantes. Hemos sido advertidos-repetidamente. Jesús nos mandó a estar en guardia contra los falsos Cristos, y falsos profetas. La era apostólica estaba llena de ejemplos de lobos con piel de oveja. Historia de la Iglesia está plagada de ejemplos, uno tras otro. Sólo la incredulidad pecaminosa y voluntariosa puede dar cuenta de la negativa de muchos en la iglesia de hoy a prestar atención a esas advertencias. [2] The Truth War, 175.

El no recordar el pasado es una garantía para malinterpretar el presente. Como cristianos, no podemos alegar ignorancia en relación con las advertencias bíblicas y la vigilancia que demandan. Puede que no estemos bajo la persecución directa o la amenaza del martirio, pero el enemigo sigue actuando para socavar la verdad. Nunca está de vacaciones. Tenemos que estar en constante alerta, listos para identificar errores y lidiar con aquellos que lo promueven.

Al igual que los de Berea, nuestra principal arma es la espada del Espíritu. No sólo nos enseña las lecciones del pasado, sino también como permanecer fieles en el presente y cómo alcanzar a aquellos bajo engaño. Vamos a examinar esas otras lecciones en los próximos días.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B150814
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: