Skip to content

La Diferencia Entre los Dones y el Fruto

1 diciembre 2016

ESJ-015 2016 1201-001

La Diferencia Entre los Dones y el Fruto

Por Dave Dunham

No todo el que es dotado es piadoso. Es posible que alguien pueda poseer dones excepcionales en la enseñanza, el evangelismo, el servicio, o alguna otra forma de ministerio y sin embargo, no demuestre nada del fruto del Espíritu. El tener dones no es lo mismo que ser fructífero y, sin embargo, los términos son tan a menudo confundidos como sinónimos. Es peligroso confundir dones y frutos.

A menudo somos rápidos en asumir que algún nivel de éxito terrenal es equivalente a la aprobación de Dios. Los tamaños de la iglesia, los seguidores del ministerio, las publicaciones de libros, y más se convierten en barómetros para determinar la piedad de los ministros y ministerios. El problema aquí es que iguala el éxito ministerial con ser fructífero y, sin embargo, las Escrituras nos dicen claramente que los dos son muy diferentes. Varios ejemplos pueden ayudarnos a ver la diferencia.

Pablo nos advierte particularmente que vendrán las temporadas y los tiempos en que los ministerios "tendrán éxito" precisamente porque evitan la verdad. Escribe a Timoteo para animarlo a ser fiel en la predicación de la Palabra, pero le advierte que tal predicación no siempre será apreciada. Él dice:

Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos; (2 Timoteo 4:3)

Incluso le dice a Timoteo que habrá gente que tiene "apariencia de piedad, pero negarán su poder" (2 Timoteo 3: 5). Este es el tipo de cosa que nos encontramos cuando buscamos evaluar a las personas basadas únicamente en ser superdotados. Hay quienes tienen la "apariencia de piedad" por su habilidad, pero cuyas vidas niegan el poder de Dios.

Pablo nos señala otro ejemplo en sus escritos a los Corintios. La iglesia de Corinto, se nos dice, era una congregación llena de dones espirituales. No les falta ninguno de los dones espirituales (1 Co. 1:7). Sin embargo, eran una iglesia llena de rebeldía, pecado y libertinaje. Han creado facciones y divisiones entre ellos (capítulo 3). Ellos tienen un hombre entre ellos que está durmiendo con su madrastra, y Pablo tiene que escribir para confrontar su tolerancia de su pecado. (Capítulo 5). Otros están durmiendo con prostitutas (capítulo 6). Se demandaban entre sí (capítulo 6). Incluso tenían personas que se emborrachan en la mesa del Señor (11:21). Son una iglesia dotada y sin embargo llena de impiedad y una impiedad aguda y grave.

La distinción es importante. Es posible ser dotado y no ser piadoso. Debemos buscar más que ser superdotados, debemos buscar identificar el fruto en la vida de una persona. Gálatas 5 identifica el fruto del Espíritu que buscamos, dice:

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley. (Gálatas 5:22-23)

No basta simplemente con identificar quién es "exitoso", o quién tiene dones y ministerios convincentes. Lo que importa es el carácter. Vea más allá del ministerio a la vida de una persona. Observe a su familia. Observe su integridad. ¿Refleja la persona el carácter de Dios, el fruto del Espíritu? Jesús nos dice que conoceremos a una persona por su fruto (Mateo 7:16), y que el ministerio en sí no es un indicador de piedad (Mateo 7: 22-23). El tener dones no es el punto de referencia, queremos ver algo más.

¿Por qué escribir sobre todo esto? ¿Por qué es importante esto? Esto no es un mensaje escrito con una sola persona en mente. Como iglesia debemos tener cuidado con nuestra evaluación de ministerios e individuos. La piedad no está determinada por un ministerio exitoso, una iglesia llena de miles, o numerosos libros publicados. No evaluamos a los hombres por el número de compromisos de habla nacional o por una habilidad retórica convincente. Debemos mirar su carácter. Queremos más que la “apariencia de la piedad.”

Tenga cuidado entonces, amigos, de a quién usted escucha, a quién usted apoya, y a quién usted recomienda. Los dones y el fruto no son lo mismo. Un ministerio exitoso no es equivalente a un ministro piadoso.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: