Skip to content

Milagros Andantes Comiendo Pavo

22 noviembre 2016

ESJ-015 2016 1122-002

Milagros Andantes Comiendo Pavo

Por Jordan Standridge

Durante años, Bryan Williams había contado una historia de supervivencia increíble, pero cada vez que la contaba crecían en estado mítico.

La primera vez que contó la historia era probablemente la verdad.

Fue a Irak para cubrir la guerra como reportero de MSNBC y tomó un paseo en helicóptero. Cuando aterrizó, se dio cuenta de que un helicóptero una hora antes del suyo fue disparado desde el suelo.

Durante los siguientes años, mientras volvía a contar la historia, la distancia de los helicópteros se hizo más estrecha, hasta que finalmente fue su helicóptero el que fue disparado. En un momento incluso describió ver al tirador en el suelo y describió su estado emocional cuando vio su vida destellar ante sus ojos.

Eventualmente, algunos de los chicos que habían estado allí durante el tiempo no podían soportar escuchar que fuese presentado como un tipo al que le dispararon en Irak, y contaron la verdad sobre la historia. Poco después, Bryan Williams perdió su trabajo y se convirtió en la culata de cada broma que trata de exagerar historias.

Mientras pensaba en Bryan Williams, he pensado en la tentación en cada corazón de vivir experiencias increíbles. Todos queremos ser capaces de contar historias de supervivencia que nos harían quedar bien a los ojos de los demás que nos rodean. Todos estamos tentados a exagerar historias y hacernos ver mejor de lo que realmente lo hacemos.

Y sin embargo, como creyentes, tenemos una historia que podemos contar tantas veces como queramos que no puede ser exagerada. Hemos experimentado algo mucho mayor, más increíble y más sobrenatural que cualquier cosa que cualquiera pueda experimentar en la tierra. Se nos ha dado un nuevo corazón.

Y sin embargo, con el tiempo, a diferencia de la historia de Bryan Williams que se hizo cada vez más falsa, nuestra historia disminuye. Podemos sentir menos entusiasmo por hablar de ello. Cuando pensamos en nuestra salvación, se convierte en un gran día entre muchos, y nuestro entendimiento acerca de lo que sucedió ese día se nubla con las preocupaciones de la vida.

El hecho de la cuestión es que si somos salvos, entonces somos milagros andantes y es imposible sobre-exagerar lo desesperado que era nuestra situación.

Efesios 2:1-3 pinta el cuadro perfectamente. Describe nuestra situación como lo peor que posiblemente podría ser; estábamos muertos. No fue una mala situación, no nos estábamos ahogando, no estábamos "en problemas", estábamos completamente muertos. “Casi muerto” sólo funciona en las películas. Y es entonces cuando Dios, en Su gran amor, intervino y nos salvó al hacernos vivir junto con Cristo (Efesios 2:5).

Cuando nos preparamos para el Día de Acción de Gracias, se nos recuerda a la mujer en Lucas 7:36-50. Como Jesús estaba comiendo con Simón el fariseo, vino una mujer y comenzó a llorar sobre los pies de Jesús, limpiándolos con su cabello y ungiéndolos con perfume caro. Simón se escandalizó por el hecho de que Jesús permitiría que una prostituta lo tocara. Así que Jesús dijo: “Cierto prestamista tenía dos deudores; uno le debía quinientos denarios y el otro cincuenta; y no teniendo ellos con qué pagar, perdonó generosamente a los dos. ¿Cuál de ellos, entonces, le amará más? Simón respondió, y dijo: Supongo que aquel a quien le perdonó más. Y Jesús le dijo: Has juzgado correctamente.”

La pregunta que debemos hacernos esta acción de gracias es: "¿Cuánto me han perdonado?"

La Biblia nos dice que merecemos la ira de Dios (Juan 3:36), que nuestros corazones están desesperadamente malvados (Jeremías 17: 9), y que estábamos muertos espiritualmente e incapaces de complacerlo (Romanos 8: 8). Y cuanto más tratábamos de cavar nuestra salida de nuestra situación con buenas obras, más traíamos la ira de Dios sobre nosotros. Tal vez luchamos con agradecimiento porque hemos olvidado cuánto hemos sido verdaderamente perdonados.

Si usted es alguien que tiende a sub-dramatizar su salvación, permita que esta acción de gracias sea una oportunidad para que una vez más refresque la maravilla de su salvación. Hablemos de ello y una vez más, sorpréndase de lo grande que es nuestra salvación.

La Biblia declara que el hombre cae por debajo de la gloria de Dios (Romanos 3:23), y cuanto más reconocemos la brecha entre nosotros y Él, más agradecidos seremos. La realidad es que la brecha entre nosotros y Él es eterna, y cuanto más comprendamos la inmensidad de la brecha, más agradecidos seremos. En otras palabras, debemos estar eternamente agradecidos porque nos han perdonado una deuda eterna.

Permítanme animarles en esta acción de gracias a compartir su testimonio. La mayoría de los cristianos tienen amigos y familiares incrédulos que estarán presentes. Muchas historias son contadas en la mesa de acción de gracias-algunas verdaderas, algunas embellecidas, y algunas mentiras planas. No olvidemos la única historia que hemos experimentado que es la más increíble de todas. En algún momento, este Día de Acción de Gracias, tome algún tiempo para compartir la historia de su salvación. Y recuerde que puede embellecerla tanto como quiera porque nunca podrá exagerar lo asombroso y dramático que es.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: