Skip to content

Reflexiones Sobre la Elección (Desde una Perspectiva del AT)

9 noviembre 2016

ESJ-015 2016 1109-002

Reflexiones Sobre la Elección (desde una Perspectiva del AT)

Por Kyle Dunham

Por fin está aquí. Millones de estadounidenses salieron ayer a emitir su voto en una elección que muchos expertos llaman la más significativa en una generación.

Debo confesar que la llegada del día de las elecciones trae sentimientos encontrados: alivio (que los anuncios de las elecciones y el ciclo de noticias terminarán), emoción (que puedo desempeñar una pequeña parte en el proceso democrático) y cierta aprensión ( sobre los resultados y lo que presagian para el futuro).

Más allá de estos sentimientos inmediatos radica la comprensión de que se están estableciendo trayectorias que determinarán la dirección de nuestra nación en las próximas décadas. Con esta comprensión, hoy se ofrece una oportunidad para reflexionar sobre la verdad bíblica que debe moldear nuestra percepción sobre la elección y su significado. Aunque los Estados Unidos no deben ser equiparados unilateralmente con el antiguo Israel, el Antiguo Testamento proporciona varios principios y ejemplos que proporcionan un paradigma útil para poner los acontecimientos de hoy en perspectiva. Así que aquí hay cuatro axiomas para guiar sus pensamientos por el día de la elección.

  1. Dios es soberano sobre los asuntos de las naciones Dios dividió las naciones (Génesis 11: 8-9). Y estableció sus fronteras (Dt 32: 8). Dios es Rey sobre la tierra y soberano sobre los pueblos de la tierra (Sal 47: 7-8; 97: 1). Dios levanta y detesta a los gobernantes humanos (2 Sam. 12: 8; 1 Reyes 11:31). Ningún gobernante, por arrogante que sea, puede frustrar los propósitos de Dios (Sal 33:10, Dan 4:35). Dios ciertamente llevará a cabo Sus planes para el cosmos (Is 14:24). El juicio y la salvación son aspectos mutuos -ya menudo concurrentes- de la obra de Dios (Isaías 51:5). Todas las actividades, incluso el pecado humano, redundarán en última instancia para la gloria de Dios (Gen 50:20, Sal 72: 18-19).
  1. Una nación que perpetra el derramamiento de sangre, particularmente hacia su juventud – y perversión sexual está bajo el juicio de Dios. Existe una clara conexión entre el carácter y la consecuencia (Pr 10:17; 26:27). La perversión sexual y la violencia a menudo van de la mano (2 Rs 17: 16-17; 21: 6-7). El violento derramamiento de sangre y la perversión sexual contaminan una tierra (Génesis 6: 12-13, Lev 18: 26-28, Deuteronomio 19:10, Os 4:1-3). Estos tipos de corrupción moral implican el juicio divino (Éxodo 34: 7, Lev. 20:23, Sal 11: 5-6, 2 Reyes 17: 7-18, Amós 1: 3-15). Aunque la degradación moral es gradual y progresiva, el juicio de Dios es decisivo y veloz al final (Génesis 19:13; Jer 110: 5; 48: 1-47).
  1. La justicia de Dios finalmente prevalecerá. Dios es el juez de toda la tierra (Gen 18:25). Dios es justo, justo y equitativo y juzgará a la tierra según su propio carácter (Éxodo 34: 6-7, Deuteronomio 32: 4, Job 40: 2, 8, Sal 19: 8, Ezequiel 33:19-20) . Aunque la justicia de Dios puede parecer retrasada, ciertamente vendrá (Salmos 96:13; 98: 9; Hab 2: 3). Dios el Juez será declarado justo y recto por aquellos a quienes juzga (Isaías 45:23, Dan 9:3-14). Pronto el rey Jesús juzgará con justicia y rectitud entre las naciones durante su reinado terrenal (Is 11:3-4; Joel 3:12).
  1. Dios preserva un remanente de creyentes fieles Los justos pueden ser afectados, pero el Señor los sostiene (Salmo 34: 17-19; 37:17). Dios prueba a los justos (Sal 11: 5, Jer 20:12), pero en última instancia los libera (Sal 37: 39-40). El Señor guarda para sí un grupo de seguidores fieles (1 Reis 19:18, Sal 31:23). El Señor siempre permanece fiel y misericordioso con Su pueblo (Éxodo 34:6, Deuteronomio 7: 9, Sal 145:13). La fidelidad de Dios permite que Su pueblo espere resueltamente en Él (Sal 42: 5; 71: 5).

A la luz de estas verdades, podemos regocijarnos en nuestro Dios y en lo que Él está cumpliendo hoy para glorificarse a Sí mismo y salvar a los pecadores. Como estadounidenses, nosotros votamos con confianza, no en nuestros líderes humanos, sino en un Dios soberano y sabio.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: