Skip to content

Solo Dios Puede Condenar y Salvar

1 noviembre 2016

ESJ-015 2016 1101-001

Solo Dios Puede Condenar y Salvar

Mike Gendron

El 31 de octubre celebramos el 499 aniversario de la Reforma. Cuando Martin Lutero clavó sus 95 tesis en la iglesia del castillo de Wittenberg, Alemania, comenzó un movimiento que pondría a miles de cautivos libres de la esclavitud del engaño religioso. La Iglesia Católica intentó frustrar el éxodo masivo de su pueblo condenando a cualquiera que abandonara la iglesia. Durante la Contrarreforma, el Concilio de Trento amenazó con acciones hostiles contra católicos y ex católicos que no permanecerían leales a su religión. Intentaron controlar a las personas con la amenaza de más de 100 anatemas.

Uno de los anatemas obligó a la gente a creer en el dogma de las indulgencias que Lutero había reprendido con sus 95 tesis. El Concilio "condena con anatema a aquellos que dicen que las indulgencias son inútiles o que la Iglesia no tiene el poder de concederles". Una indulgencia es "una remisión ante Dios del castigo temporal debido a pecados cuya culpa ya ha sido perdonada, la cual el fiel cristiano… gana bajo ciertas condiciones definidas". Pueden aplicarse a los muertos por medio de la oración, el Rosario o el sacrificio de la Misa.

Cuando el Papa pronuncia un anatema, utiliza una fórmula que termina con estas palabras: "Lo privamos de la Comunión del Cuerpo y de la Sangre de Nuestro Señor, lo separamos de la sociedad de todos los cristianos, lo excluimos desde el seno de nuestra Santa Madre la Iglesia en el Cielo y en la tierra, lo declaramos excomulgado y anatematizado, y lo juzgamos condenado al fuego eterno con Satanás y sus ángeles y todos los réprobos, mientras que no va romper las cadenas del demonio, hacer penitencia y satisfacer a la Iglesia, lo entregamos a Satanás para mortificar su cuerpo, para que su alma sea salva en el día del juicio ".

Se dice que los Anatemas condenan a los ex católicos a los tormentos del infierno eterno a menos que hagan penitencia y regresen a Roma. También condenan a los católicos actuales si no creen en todos los dogmas infalibles de su iglesia.

¡Los antiguos católicos que ahora son cristianos nacidos de nuevo no necesitan preocuparse! “Entonces, ¿qué diremos a esto? Si Dios está por nosotros, ¿quién estará contra nosotros? El que no eximió ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos concederá también con El todas las cosas? ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condena? Cristo Jesús es el que murió, sí, más aún, el que resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.” (Romanos 8:31-34). Sólo Dios tiene el poder de salvar y condenar.

Debemos usar esta información para educar a los demás. Más que nunca, debemos luchar ardientemente por la fe y resistir la creciente presión de unirnos con la Iglesia Católica Romana como expresión válida del cristianismo. Los evangélicos necesitan saber que nunca podremos tener unidad con una religión que condenó a los Reformadores por creer que los pecadores son salvados por la gracia solamente, por la fe solamente, en Cristo solamente, según la Escritura solamente, para la gloria de Dios solamente. Todos debemos defender la gloria y el honor de nuestro Señor Jesucristo, la santidad de su Iglesia y la pureza de su Evangelio.

One Comment leave one →
  1. hector anderson permalink
    2 noviembre 2016 8:06 pm

    Excelente historia de la teforma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: