Skip to content

Humo y Espejos

31 octubre 2016

ESJ-015 2016 1031-003

Humo y Espejos

1 Juan 4:1-6

Por Gabriel Powell y Cameron Buettel

John MacArthur dio un puntapié a un avispero carismático en 2013. Su libro- Fuego Extraño – se volvió un punto de debate acalorado respecto a la teología y la práctica carismática.

Ese libro, así como la conferencia Fuego Extraño, argumentaron que las formas carismáticas de adoración no son una obra del Espíritu Santo, sino más bien una afrenta hacia El. La evaluación de John fue severa y contundente:

Afirmar que él es quien le da poder a una adoración soberbia, caprichosa y no conforme a la Biblia es tratar a Dios con desprecio. Convertir al Espíritu en un espectáculo implica adorar a Dios de una manera que detesta. Es por eso que las muchas payasadas irreverentes y las doctrinas torcidas que se han infiltrado en la iglesia por el movimiento carismático contemporáneo son igual (o incluso peor) al fuego extraño de Nadab y Abiú. (cf. Levítico 10: 1-3) [1] John MacArthur, Strange Fire: The Danger of Offending the Holy Spirit with Counterfeit Worship (Nashville: Thomas Nelson, 2013) xi.

La respuesta fue a la vez vigorosa y rápida, con críticos pidiendo a John MacArthur que bajara el tono de su retórica. Algunas respuestas, como en el caso de RT Kendall, fueron incluso preventivas.

En una entrevista radial, Kendall contó que su editor, Charisma House, le pidió que escribiera un libro para responder al libro de John MacArthur antes de su publicación. Fuego Santo es el producto de esa petición. Kendall señaló que él no tenía la oportunidad de leer Fuego Extraño hasta después de que su propio libro fuera publicado. Al leerlo, se sintió seguro de que su libro era más que adecuado como una respuesta preventiva a la obra de MacArthur.

Fuego Santo cuenta con treinta y dos anotaciones escritas, así como el prologo por Jack Hayford, un líder importante en el movimiento carismático. También se incluye una recomendación especial por Greg Haslam, sucesor y pastor de Kendall de la Capilla de Westminster en Londres. Estas recomendaciones elevan a un gran elogio de un amplio espectro del movimiento carismático. En su prólogo, Jack Hayford sugiere “Fuego Santo se convertirá en un punto de referencia para muchos, y que a medida que pasan los años, encontrará un uso permanente para una generación o más.” [2] RT Kendall, Holy Fire: A Balanced, Biblical Look at the Holy Spirit’s Work in Our Lives (Lake Mary, FL: Charisma House, 2014) xxi. Un libro sobre el Espíritu Santo por un autor carismático reformado con tal alabanza merece nuestra atención cuidadosa.

El Dr. RT Kendall (D. Phil., Universidad de Oxford) posee credenciales teológicas y académicas generalmente no sinónimas con el movimiento carismático. Fue el segundo sucesor de Martyn Lloyd-Jones en la Capilla de Westminster en 1977 y pastoreó la iglesia por veinticinco años. Es sorprendente que alguien con ese pedigrí respondería a un libro que aún no había leído. No obstante, todavía teníamos buenas razones para esperar que Kendall produjera una respuesta literaria que fuera exigente, minuciosa, y textualmente impulsada, incluso si él estaba en desacuerdo con John MacArthur.  Lamentablemente, Fuego Santo cae por debajo de la marca de los tres aspectos mencionados..

Ingenuo y Sin Discernimiento

A través del libro de Kendall advierte correctamente a los carismáticos de los excesos, las prácticas de manipulación, y las manifestaciones falsificadas.

Él escribe: "Me resulta inquietante también cuando prominentes evangelistas de sanidad absolutamente prohíben a las personas en sillas de ruedas ser empujados a la parte delantera de la sala antes de los servicios". [3] Fuego Santo, 112. A lo largo de esas líneas, Kendall afirma que una gran cantidad de supuestas sanidades son fraudulentas. [4] Fuego Santo, 160.

Sobre la profecía, escribe, "Lo que debe evitarse en cualquier caso, es que gente diga: “Así dice el Señor” o “El Señor me dijo. ‘ Hablando así no sólo es muy presuntuoso sino es tomar el nombre del Señor en vano.” [5] Fuego Santo, 150.

También advierte acertadamente contra el error teológico serio prevalente en los círculos carismáticos. Estos errores incluyen la teología de la prosperidad, el teísmo abierto, la hiper gracia, y el universalismo [6] Fuego Santo, 64-78 Kendall parece estar de acuerdo con la evaluación de John MacArthur sobre los problemas teológicos entre los carismáticos:

Sólo sé que el común denominador de [pentecostales y carismáticos] hoy en día ya no es el poder manifiesto de Dios, sino la promesa «en tu cara» de la bendición financiera si das generosamente al ministerio de alguien — su ministerio. [. [7] Fuego Santo, 65.

Pero de toda esa honestidad refrescante, la ingenuidad de Kendall hace su corrección casi tan efectiva como una inspección de armas de la ONU – el sabe que el problema existe, pero se niega a responsabilizar a alguien. En lugar de nombrar a los culpables, él les permitió a refrendar su libro. Fuego Santo está repleto de elogios por muchos de los peores autores de los crímenes contra los que Kendall advierte -John Arnott, Mike Bickle, John Hagee, y Bill Johnson, para nombrar unos pocos. Tal es el engaño (o falsedad) de estos hombres que se pueden leer las advertencias de Kendall y creo que se aplica a algún otro charlatán. Por otra parte, mientras que renuncia a: “Así dice el Señor,” Kendall está más que dispuesto a hablar en el otro lado de su boca:

El fallecido Oral Roberts fue la más famosa de estas [personas con el don sobrenatural de la sanidad]. Tuve el privilegio de encontrarme con él en su casa de California tres veces. En una de esas ocasiones, me dijo de un momento en que el Señor habló poderosamente a él en su pasillo unos pocos días antes. [8] Fuego Santo, 148.

Este falta de discernimiento no sólo impide Kendall corregir los errores en su movimiento, asegura que sus lectores nunca serán capaces de evitarlos.

Selectivo y No Cuidadoso

Otro problema importante con Fuego Santo es que la interacción de Kendall con la Escritura no es lo suficientemente amplia. Eso no quiere decir que la Escritura está ausente del libro por completo – contiene cientos de referencias a las Escrituras – o que Kendall descuida hacer alguna exégesis. Sino en realidad no usa o traza bien la Palabra de Dios en los puntos más críticos de la definición y defensa de la teología carismática.

Sobre el asunto de hablar en lenguas, Kendall pregunta:

¿Es el don de lenguas o la oración en lenguas (1 Corintios 14: 2, 14) el mismo fenómeno que los 120 recibieron en el día de Pentecostés (Hechos 2: 4)? Posiblemente no. Puede haber sido algo diferente. Los mejores eruditos entre pentecostales y carismáticos difieren en esto, y no veo ninguna necesidad de hacer de esto un problema. [9] Fuego Santo, 30.

Más adelante en el libro cuando se trata a través de los diferentes dones del Espíritu, escribe:

En mi opinión, [las lenguas de Hechos y 1 Corintios] no son necesariamente los mismos. . . . . . . Digo otra vez, si no fuera por el estigma de este don particular — dada la notoriedad que ha recibido, no creo que los dones del Espíritu sean casi tan controversiales. [10] Fuego Santo, 151.

Estas citas constituyen la totalidad de la interacción con las Escrituras que Kendall ofrece sobre el tema de las lenguas. A lo largo del libro, Kendall retrata el don de lenguas como sonidos inarticulados. Él afirma que las lenguas pueden ser o no ser el puntapié inicial de que una persona hable galimatías, pero niega que todos los creyentes pueden o deben esperar hablar en lenguas. [11] Fuego Santo, 140-45. Aunque el apóstol Pablo escribe extensamente acerca de la la naturaleza, el uso y propósito de las lenguas en 1 Corintios 12-14, Kendall no hace ningún intento de ofrecer instrucción bíblica sobre las lenguas. En su lugar, ofrece su opinión y una serie de relatos de cómo él y otros han experimentado lenguas carismáticas.

Del mismo modo, mientras Kendall guía a través de los dones del Espíritu que se enumeran en 1 Corintios 12: 8-11, él no ofrece ningún apoyo bíblico de porque el define la naturaleza y la práctica de los dones como él hace. Con cada don él ofrece una definición y por lo general uno o más ejemplos de un uso moderno del don. Pero en ningún caso se mira los datos bíblicos relevantes para la comprensión de la naturaleza de los dones.

Esto es aún más preocupante a la luz de su amonestación sobria, "Dos veces Pablo dijo que debemos ‘con entusiasmo desear los dones (1 Corintios 12:31; 14: 1). Es responsabilidad de todos nosotros mostrar cuan cercanamente se quiere apegar a la Escritura por anhelar los dones del Espíritu Santo. "[12] Fuego Santo, 151. Por desgracia, Kendall no ofrece ninguna ayuda para el lector que desee “apegarse a la Escritura” cuando se trata de la naturaleza y el uso de los dones ellos mismos.

Guiado Experimentalmente y No Textualmente

La trágica ironía de Fuego Santo es que en última instancia termina reforzando a Fuego Extraño en lugar de refutarlo. En su intento de corregir la evaluación de John MacArthur del movimiento carismático como anti-bíblico, Kendall en realidad termina demostrando el punto de MacArthur. Su metodología para probar la validez de las afirmaciones carismáticas no tiene base bíblica alguna.

Kendall se propone responder a la pregunta: “¿Cómo puede usted, lector, estar seguro de que lo que he dicho es cierto?" [13] Fuego Santo, 153. Esta es la pregunta correcta de hacer para cualquier maestro de la Biblia. Los que enseñan "tendrán un juicio más severo" (Santiago 3: 1), en parte debido a que influyen a los creyentes en formas que afectan a su vida terrenal y eterna. Por lo tanto, le corresponde a cualquier maestro asegurarse de que está usando "bien la palabra de verdad" (2 Timoteo 2:15), y de que sus oyentes sean alentados a comparar su enseñanza con la Escritura (Hechos 17:11). Por lo tanto, la pregunta que plantea Kendall es muy importante, sobre todo en el tema de la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas.

Kendall reconoce sus propias debilidades en el discernimiento de la verdadera obra del Espíritu Santo: "Yo sé lo que es ser engañado, defraudado, decepcionado y traicionado por aquellos que amaba y confiaba. Es suficiente hacer a una persona un cínico profesional. Pero he sobrevivido.” [14] Fuego Santo, 153. Entonces, ¿Cómo sugiere Kendall que pongamos en práctica el discernimiento? “Hay cuatro cosas que nos dan un consejo bastante seguro de si estamos o no en presencia del Espíritu Santo. Estos son:. Valentía, poder, amor y dominio propio” [15] Fuego Santo, 154. ¿Notó lo que falta? Kendall no menciona que uno debe evaluar las experiencias carismáticas con la Escritura.

Al abordar cómo se sabe si son manifestaciones del poder del Espíritu Santo, Kendall escribe: “Se necesita el don de discernimiento cuando se trata de predicadores que afirman poder, porque la gente puede ser tan ingenua. Temo esto de mí mismo, siendo esta una de las razones por las que yo he sido engañado a veces.” [16] Fuego Santo, 160. Entonces, ¿cómo se puede discernir si las afirmaciones de poder son auténticas? De acuerdo con Kendall, uno debe tener el don de discernimiento. Él no ofrece ninguna otra prueba.

Esta es una preocupación pastoral, porque si Kendall –un pastor con alto nivel de educación y experimentado y erudito – no puede discernir si las afirmaciones milagrosas son genuinas, ¿qué esperanza tiene el cristiano ordinario? Especialmente cuando admite que “no es casi siempre lo que afirmaban los sanadores de fe.” El resultado de esta enseñanza es que todos aquellos a quienes el Espíritu no ha dado el don de discernimiento están destinados al engaño.

Pero de acuerdo a la Escritura, cualquier creyente puede evaluar adecuadamente las afirmaciones de poder al comparar lo que se enseña y se practica por supuestos sanadores con la Escritura. El Espíritu Santo nos ha dado pruebas para discernir los espíritus (1 Juan 4:1-6), así como pruebas para discernir verdaderos y falsos profetas (Mateo 7: 15-20; 1 Corintios 14: 37-38; Gálatas 1:8) .

La Brocha Más Amplia de Kendall

Los aullidos de protesta de carismáticos eran casi ensordecedores cuando la conferencia Fuego Extraño expuso los elementos más extraños y extremos de su movimiento. Ellos argumentaron que John MacArthur estaba usando una brocha demasiada amplia en atacar a todo el movimiento con los excesos de la franja.

Pero Kendall usa el brocha más amplio que hemos visto hasta ahora cuando coloca al cesacionismo en el mismo nivel de error como cosas que él etiqueta en otros lugares como herejías grotescas:

Pero el cesacionismo apaga el Espíritu Santo tanto como las enseñanzas mencionadas anteriormente [teísmo abierto y el Evangelio de la Prosperidad] que a El le desagradan. No convencerá segurmaente a un cesacionista e creer que el Dios viviente sana sobrenaturalmente en la actualidad. [17] Fuego Santo, 160.

Mientras Kendall describe acertadamente al teísmo abierto como satánico [18] Fuego Santo, 75. y teología de la prosperidad como el peor error infiltrado en la Iglesia [19] Fuego Santo, 64., el tergiversa y caricaturiza al cesacionismo de tal manera que hace que los cesacionistas difamen el carácter y la obra de Dios. No estoy al tanto de cualquier cesacionista –ciertamente no las voces más prominentes como John MacArthur – que creen lo que Kendall sugiere que creen.

Conclusión

Dado el la gran elogio para el Fuego Santo por un amplio espectro de líderes carismáticos, uno debe estar preocupado por la productividad o la falta de interacción entre cesacionistas y carismáticos sobre el texto de la Escritura. También hay que preocuparse por cuánto influirá Fuego Santo a los creyentes que carecen de los conocimientos y fundamentos bíblicos necesarios para evaluar la enseñanza de Kendall con el registro histórico y la Escritura.

Han pasado tres años desde que el Fuego Extraño que llamó la atención sobre los errores carismáticos. La respuesta preventiva de RT Kendall ejemplifica el tenor de las respuestas de los carismáticos y sus simpatizantes. Mostraron una alarmante falta de discernimiento y se niegan a interactuar exegéticamente con el texto de la Escritura, que conduce a serias preocupaciones sobre su capacidad para proteger a sus rebaños de los falsos maestros.

Nota: Este artículo es un breve resumen de una reseña de un libro académico escrito por Gabriel Powell. Para leer esta reseña, haga clic aquí .


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B161027
COPYRIGHT © 2016 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: