Skip to content

3 Advertencias de un Pastor que Salió del Ministerio

21 octubre 2016

ESJ-015 2016 1021-001

3 Advertencias de un Pastor que Salió del Ministerio

Por Scott Hollingshead

Yo estaba en el seminario, y nunca había sido un pastor antes. Pero sabía que Dios me estaba preparando para convertirse en uno, y mi deseo era plantar una iglesia. Así que estaba muy contento cuando un pastor me pidió unirme a él en una nueva iglesia cerca de donde yo vivía. Esto era exactamente lo que quería hacer, y parecía la oportunidad perfecta.

Pero no tenía forma de saber que tal vez la lección más importante que iba a aprender a través de esa experiencia sería del mismo pastor. Después de varios años de ministerio, la iglesia plantada se disolvió y el pastor dejó el ministerio. Él y todavía se mantuvo en contacto después de que la iglesia se había cerrado, pero esa comunicación se redujo con el tiempo. Descubrí que ya no iba a la iglesia más, y cuando lo desafié acerca de eso, me echó fuera de su vida.

Me quedé impactado. Habíamos estado tan cerca. Estábamos juntos en el campo de batalla, compañeros en el evangelio, peleando con fuerza en esa iglesia que comenzaba. ¿Que pasó? ¿Cómo pasó esto? ¿Había señales de advertencia en el camino? Cuando miro hacia atrás en esa experiencia, he extraído tres lecciones para pastores – usted podría llamarlas advertencias de un pastor dejando el ministerio:

  1. Separar el ministerio de tu identidad

Se le dijo que toda su vida que se suponía que sería un pastor. Era tan claro. “Usted tiene todas estas grandes dones y un profundo amor por la gente,” le decían. Y lo era. Todo tenía sentido. Por eso Dios lo coloca en el planeta: para ser un pastor.

Pero cuando todo se vino abajo, perdió más que la iglesia. El mismo se perdió. Todo para lo que se había estado preparando y avanzando toda su vida había sido despojado de ello. En retrospectiva, hubo algunas señales de peligro de confusión de identidad, pero estas realmente nunca se realizaron hasta que la iglesia se cerró.

Así que ahora animo a los pastores a preguntarse temprano y con frecuencia, ¿por qué estoy haciendo lo que hago? El ministerio tiene que ser, ante todo, sobre nuestra propia santificación. Somos cristianos primero, y segundo pastores, en todo caso. Dios no nos necesita en el ministerio, y no estamos completos o definidos por nuestros ministerios. El contentamiento tiene que venir de nuestra relación con Cristo, no de los flujos y reflujos del ministerio vocacional.

  1. Cuidado con sentir el "llamado" al ministerio cuando su esposa no lo siente

Pastores: si su esposa no está lista para entrar en el ministerio, entonces usted tampoco. El ministerio es bastante difícil, incluso con una mujer, que está totalmente a bordo. Pero cuando la mujer apenas puede mantenerse allí, puede ser una señal de que un desastre esté a punto de ocurrir. He escuchado muchas historias de pastores simplemente determinantes, que viven en un perpetuo estado de supervivencia y resistencia, debido a que su cónyuge resiente el ministerio. No es así como Dios diseñó el ministerio para funcionar.

Esto puede ser muy difícil de identificar, ya que generalmente las esposas quieren apoyar a sus maridos. Pero los pastores necesitan tomar el tiempo para hablar y orar con sus esposas, y asegurarse de que entienden cómo el Señor los ha llamado al ministerio.

Si los sacrificios del ministerio parecen como más una queja y menos una oportunidad para el gozo, esa es una preocupación seria. Si una vida de ministerio se entiende como “reprimiendo a la familia,” eso es algo con lo que se debe tratar.

Las esposas son a menudo reticentes a expresar sus preocupaciones, porque no quieren ser la razón de que sus maridos no sigan lo que sienten es su vocación. Por lo que la advertencia para los esposos es no poner pesadas cargas de culpa o manipulación sobre sus esposas. No haga que su esposa se sienta que no puede ser obediente a Dios si no sube a bordo.

  1. Los líderes no son inmunes a salir de nosotros

Juan nos advierte:

“Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubieran sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros. Pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros” (1 Juan 2:19)

Ahora permítanme ser claro, mi pastor no era un falso maestro. Por el contrario, era un fuerte predicador expositivo y firme proclamador del evangelio. Eso es parte de lo que hizo todo esto tan difícil de comprender. Y yo todavía mantengo la esperanza y oro para que él este solo en una temporada vacilante en su fe y, una vez más vuelva a la iglesia y continué con los santos. Pero este versículo fue todo lo que necesitaba para recordar el hecho de que incluso los líderes pueden alejarse. Nadie es inmune a recaer y desaparecer.

La pregunta para los pastores: ¿qué va a hacer cuando el ministerio no resulte como lo esperaba? Si la iglesia se disuelve, o si los ancianos le despiden, entonces, ¿qué? Espero que no se aleje de la iglesia, la verdad, o la fe.

Mi experiencia sirve como un recordatorio constante para asegurarse de que mi identidad (y la de mi esposa) está en Cristo, no en una vocación.

One Comment leave one →
  1. 24 octubre 2016 2:16 pm

    amen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: