Skip to content

¿Perdonó Jesús Incondicionalmente En la Cruz?

11 octubre 2016

ESJ-015 2016 1011-004

¿Perdonó Jesús Incondicionalmente En la Cruz?

Por Chris Brauns

Siempre que se argumenta que el perdón debe ir precedido por el arrepentimiento, algunos responderán: "¿no es verdad que Jesús perdonó a los que lo crucificaron?"

La referencia en mente en esta cuestión es el relato de la crucifixión en Lucas 23.

Cuando llegaron al lugar llamado "La Calavera", crucificaron allí a Jesús y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y echaron suertes, repartiéndose entre sí sus vestidos.." ~ Lucas 23: 33-34

La respuesta corta a esta pregunta es "no", Jesús no los perdonó. Si usted piensa cuidadosamente acerca de este pasaje, verá que este es el caso. Jesús oró para que los que lo crucificaron fuesen perdonados en el futuro, El no dio gracias a Dios de que ya eran perdonados. Si ya habían sido perdonados, tal oración habría sido superfluo.

Jesús mismo sin duda podría haberlos perdonado en el acto, habían sido arrepentido en el acto. Sabemos por otra parte en la Escritura que Jesús tenía autoridad para perdonar pecados. De hecho, hubo momentos cuando le dijo a la gente que le fueron perdonados sus pecados (Lucas 5:20-24, 7:49).

Nótese también que en la cruz, exactamente en el mismo contexto en el que Jesús oró para que sus asesinos fuesen perdonados, ¡Jesús concede el perdón a otra persona! Había dos malhechores crucificados con Jesús, y uno de ellos se arrepintió. Jesús lo perdonó de inmediato: “Hoy estarás conmigo en el paraíso.” Él no dijo: “Oro para que seas perdonado.” Él le perdonó. Y, el perdón de Jesús prometió una nueva relación: “Hoy estarás conmigo en el paraíso.”

La oración de Esteban por aquellos que lo mataron se asemeja mucho a la oración de intercesión de Jesús en nombre de sus torturadores.

Y cayendo de rodillas, clamó en alta voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Habiendo dicho esto, durmió. — Hechos 7:60 —

Yo no sería el primero en observar que la conversión del apóstol Pablo fue una respuesta a la oración de Esteban. Pablo, que estaba cerca celebrando las ropas de los que apedreaban a Esteban, fue salvado más tarde. Pero, de nuevo, se podría señalar que Esteban no dijo a los que le lapidaron, "Te “les perdono.” Pablo no fue perdonado hasta que se arrepintió en el camino a Damasco. Hipotéticamente hablando, si Pablo hubiese perdido la vida en un accidente durante el período de tiempo entre la muerte de Esteban y su propia conversión, Pablo no habría ido al cielo.

Otros argumentan que, en otras partes de la Escritura, Jesús no parece incluir el arrepentimiento como condición para el perdón (Mateo 6:12,14-15; 18:21-22). Es verdad en estos versos que Jesús no dice explícitamente una condición del arrepentimiento. Sin embargo, el requisito está implícito. En Mateo 6, Jesús dijo a los discípulos que perdonaran como Dios los perdona. No menciona explícitamente esto en Mateo 6, pero sabemos por otros pasajes que el perdón de Dios es en verdad condicional. Así que el énfasis de Mateo 6 es perdonar como Dios perdona, que es otra reiteración de que nosotros debemos perdonar solamente a los ofensores arrepentidos.

En Mateo 18:21-22, Jesús no incluye explícitamente el arrepentimiento como un requisito previo para el perdón. Sin embargo, la naturaleza condicional del perdón, sin duda es asumida en el contexto del capítulo. Tanto en la enseñanza sobre la disciplina de la iglesia en Mateo 18:15-20, y en la parábola que le sigue en Mateo 18:23-35, Jesús describe situaciones en las que las personas deben ser perdonados cuando se arrepienten.

El perdón es condicional. El gran teólogo reformado John Murray resumió esta verdad de la siguiente manera:

El perdón es un acto definido realizado por nosotros en el cumplimiento de ciertas condiciones …. El perdón es algo que se administra de forma activa en el arrepentimiento de la persona que va a ser perdonada. Nos empobrecemos y perjudicamos en gran medida las relaciones que debemos mantener con nuestros hermanos cuando no somos capaces de apreciar lo que está involucrado en el perdón.[1]

John MacArthur escribe :

Es importante entender que la ‘petición de Jesús del perdón de sus asesinos no garantizaba el perdón inmediato y sin condiciones de todos los que participaron en la crucifixión. Él estaba intercediendo en nombre de todos los que se arrepienten y se convierten a Él como Señor y Salvador. Su oración fue que cuando finalmente se dieran cuenta de la enormidad de lo que habían hecho y buscaran el perdón del Padre celestial por su pecado, Él no traería el asesinato de su amado Hijo, en contra de ellos.

El perdón divino no se concede a las personas que permanecen en la incredulidad y el pecado. Aquellos que se aferran a su odio de Jesús de ninguna manera eran automáticamente eximidos de su crimen con la oración de Jesús. Pero los que se arrepintieran y buscaran el perdón, como el centurión, o el ladrón en la cruz, o los sacerdotes, o las personas en la multitud, todos los que más tarde le recibirían encontrarían abundante misericordia en respuesta a la petición de Cristo en su nombre.

La oración de Cristo era una señal de la misericordia ofrecida a todos los que oyeron. El oró en voz alta por ellos (cf. Juan 11:42 ). Su pecado fue tan insondablemente atroz que si los testigos no hubiesen escuchado el ruego por el perdón Sus asesinos, la mayoría podrían haber asumido que habían cometido una ofensa imperdonable.

El perdón por el que Cristo oró debe ser ofrecido gratuitamente a todos ( Apocalipsis 22:17 ). De hecho, Dios está dispuesto a perdonar a los pecadores arrepentidos. El padre del hijo pródigo es un cuadro vivo de la avidez de Dios para perdonar. El Señor aboga por cada pecador para reconciliarse con El ( 2 Corintios 5:20 ; Ezequiel 18: 3-32 ; Hechos 17:30 ). Para aquellos que se arrepienten del pecado, Él promete prodigar libremente de perdón. Si esa oferta se amplió a los que asesinaron al autor de la vida, ¿cuánto más está disponible hoy para nosotros?


[1] John Murray, “A Lesson in Forgiveness,” in The Collected Writings of John Murray (Carlisle, PA: The Banner of Truth Trust, 1982), 191.

Fuente

2 comentarios leave one →
  1. Jose permalink
    11 octubre 2016 9:22 pm

    Cuando Jesus dijo ama tus enemigos no dijo los enemigos arrepentidos. También Jesus dijo q culpable de homicidio era aquel q odiara a su prójimo.
    Mateo 5:22 Pero yo les digo que cualquiera que se enoje con su hermano, será condenado. Al que insulte a su hermano, lo juzgará la Junta Suprema; y el que injurie gravemente a su hermano, se hará merecedor del fuego del infierno.
    Mateo 22:37-39 Jesús le dijo: —“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.” Éste es el más importante y el primero de los mandamientos. Pero hay un segundo, parecido a éste; dice: “Ama a tu prójimo como a ti mismo.”

  2. José Carlos Arjona permalink
    26 octubre 2016 8:52 pm

    José; entiendo tu reflexión pero, me parece a mí, que no tiene que ver con el mensaje expuesto. Una cosa es la disposición a perdonar y otra la del arrepentimiento de aquél que me ha faltado, ofendido a hecho algo malo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: