Skip to content

Poder en Medio de la Debilidad

10 octubre 2016

ESJ-015 2016 1010-005

Poder en Medio de la Debilidad

Por Mike Riccardi

En otras palabras, existe una relación desproporcionada entre la gloria del mensaje del Nuevo Pacto y la gloria del mensajero del Nuevo Pacto. Hay un contraste fundamental entre la gloria del ministerio del Nuevo Pacto y la vergüenza del ministro del Nuevo Pacto. En los siguientes versículos, Pablo se vuelve para ilustrar este principio por medio de dos verdades paradójicas que caracterizan el ministerio cristiano.

Y la primera de esas paradojas viene en los versículos 8 y 9. Hay que saber que el ministerio cristiano está marcado por el poder en medio de la debilidad. Dice, estamos “Afligidos en todo, pero no agobiados; perplejos, pero no desesperados; perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos.” En lo que los comentaristas han llamado" uno de los más poderosos momentos retóricos en el corpus paulino "(Barnett, 233), Pablo hace su punto mediante cuatro antítesis. En cada primera palabra, vemos la debilidad de la vasija de barro. Y en cada segunda palabra, vemos la extraordinaria grandeza del poder de Dios. Veamos más de cerca cada par.

Afligido, mas no agobiado

En primer lugar, dice, “Estamos afligidos.” Thlibo, de thlipsis. Esta palabra se comunica la idea de ser presionado, o de estar bajo presión. Es el término más general para describir cualquier tipo de angustia o aflicción. Creo que la Biblia NKJ lo hace mejor: “Somos presionados.” Pablo soportó la presión en todo lado. Dondequiera que iba, la persecución y la aflicción le presionaron. Anteriormente, dijo: “No queremos que ignoréis, hermanos, acerca de nuestra tribulación que nos sobrevino en Asia; pues fuimos abrumados sobremanera, más allá de nuestras fuerzas” ( 2 Cor 1:8 ). Él fue visto afectado por la aflicción – por las presiones a las que se enfrentaba a causa de su testimonio acerca de Cristo.

Pero, dice, no estamos agobiados. Podría haber sido una fuerte presión desde todos los ángulos, pero esa presión nunca le agobió. Podría haber sido cercado, pero nunca fue acorralado. Debido a que el poder de Dios estaba activo al preservarle y liberarle, Pablo siempre encontró una vía de escape.

Vemos a Pablo afligido en Corinto como se describe en Hechos 18. En medio de la clase de pruebas que dio lugar al consuelo personal del Señor Jesús mismo, Pablo fue arrastrado ante la sede del procónsul romano, y acusado de violar las leyes romanas referentes a la adoración. Y me imagino la espalda, las muñecas de Pablo, y los tobillos empezando a sentir un cosquilleo. No recuperado por completo de la última vez, comenzó a anticipar otra paliza y encarcelamiento. Comenzó a sentir la presión de tener que defenderse a sí mismo de nuevo. Dice Hechos 18:14, “y cuando Pablo iba a hablar,” el procónsul Galión habló y desestimó el caso de sus manos.

Pablo estaba presionado, pero no agobiado. En su debilidad, Pablo estaba con la perspectiva de otra paliza y encarcelamiento. Pero el Señor había trabajado, y por la extraordinaria grandeza de Su poder, él proporcionó una salida.

Perplejos, pero no Desesperado

En segundo lugar, Pablo dice: "Estamos perplejos." Aporeō. Significa estar confundido, ser desconcertado,estar en una pérdida. Pablo usa este verbo de sí mismo cuando le dice a los Gálatas que está perplejo acerca de ellos; él estaba perdido en entender cómo una iglesia que parecía comenzar tan profundamente en el Evangelio se había vuelto hechizada por la herejía de los judaizantes (Gal 4:20 ). A medida que experimentó esta preocupación diaria por la salud de todas las iglesias (2 Cor 11: 28-29 ), y a medida que él experimentó la oposición y la persecución en cada ciudad, Pablo simplemente no terminaba de entender lo que Dios estaba haciendo o la forma en que iba a salir de la difícil situación en la que estaba.

“Pero,” dice, “no estamos desesperados.” Y existe un gran juego de palabras pasando aquí en el griego: aporeō, pero no exaporeō. Perplejo, confundido, desorientado, perdido; pero nunca en un estado decisivo de desesperación, nunca perdiendo toda esperanza. Siempre en última instancia, confiado y esperanzado en el poder soberano de Dios.

Al comentar sobre esta antítesis, Philip Edgcum Hughes escribió: “Estar en el extremo de los recursos del hombre no es estar al final de los recursos de Dios; por el contrario, es estar precisamente en la posición más adecuada para probar y beneficiarse de ellos, y experimentar el excedente del poder de Dios rompiendo y resolviendo el dilema humano” (139).

Perseguidos, pero no desamparados

En tercer lugar, Pablo dice, "somos perseguidos, pero no desamparados.” “¿Son servidores de Cristo? (Hablo como si hubiera perdido el juicio.) Yo más. En muchos más trabajos, en muchas más cárceles, en azotes un sinnúmero de veces, a menudo en peligros de muerte. Cinco veces he recibido de los judíos treinta y nueve azotes. Tres veces he sido golpeado con varas, una vez fui apedreado, tres veces naufragué, y he pasado una noche y un día en lo profundo. Con frecuencia en viajes, en peligros de ríos, peligros de salteadores, peligros de mis compatriotas, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos;” (2 Co. 11:23-26 ). Si alguna vez hubo una palabra que podría utilizar para describir el apóstol Pablo fue perseguido.

Pero nunca abandonado. Fue perseguido por los hombres, pero nunca fue abandonado por Dios. En Hechos 16, Pablo echó fuera el espíritu de adivinación de la esclava de Filipos cuyos amos estaban usándola como una adivina. Y debido a que perdieron su boleto de la comida, los hombres agarraron a Pablo, fue acusado, golpeado y encarcelado. Pablo fue de hecho perseguido. Pero, por supuesto, Dios no lo había abandonado. Recuerde la historia. Dios usó una situación imposible de Pablo para poner la extraordinaria grandeza de Su poder de manifiesto. Envió un terremoto de medianoche a sacudir los cimientos de la cárcel. Todas las puertas se abrieron y las cadenas de todos se cayeron (Hechos 16:26). Y cuando el carcelero vio tal manifestación milagrosa del poder divino, cayo ante los pies de Pablo y Silas y se convirtió a Cristo.

Ahora hay una ilustración de ministerio! ¡Ir a la cárcel! ¡Estar absolutamente indefenso y dependiente del poder de Dios! ¡Orar y cantar himnos, y ver a Dios manifestarse y salvar a la gente! El carcelero no miraba a Pablo y decir: "Hombre, el hiz todo esto! ¡Mira lo bendecido que es! ¡ Mira lo sano y rico y favorecido! ¡Quisiera algo de esa bendición! ¡Creo que voy a ser cristiano! "¡No! En la impotencia absoluta del ministro, Dios se presenta y muestra Su poder tan extraordinario. ¿Quién se lleva la gloria por la conversión del carcelero? Dios únicamente. Debido a que en su debilidad, la vasija de barro no podía competir con la gloria del tesoro! ¡Maravillese con el genio de la gracia divina!

Derribado, pero no destruido

Finalmente, Pablo dice: "derribado." Kataballō. Literalmente, "echar hacia abajo." Pablo usa esta palabra en un sentido técnico que adquirió de contextos deportivos y militares. En la lucha libre, se refería a ser arrojados a la colchoneta. En el boxeo, se refería a ser derribado a la lona. En la batalla, se refería a ser derribado al suelo por las fuerzas enemigas. Pablo a menudo fue derribado, pero nunca fue destruida. Creo que la metáfora de boxeo captura esto mejor. Había infinidad de veces en que Pablo fue derribado, pero debido al poder de Dios fue perfeccionado en la debilidad, nunca fue eliminado. No hay TKOs en el círculo cuadrado del ministerio cristiano.

En Hechos 14, los Judios descendieron de Antioquía y de Iconio a donde Pablo estaba predicando en Listra. ¡Se inició un alboroto entre la multitud y Pablo fue apedreado! Pablo fue abatido, hasta el punto de que la multitud lo arrastró fuera de la ciudad y lo dejaron por muerto! Pero no fue destruido. Hechos 14:20 dice: "Pero mientras los discípulos lo rodeaban, él se levantó y entró en la ciudad."

¡Qué le parece la estrategia misionera! Predicar el Evangelio, y ser golpeado por una turba echándole piedras sobre usted! Es decir, el ministerio de gurús que se habían infiltrado en la iglesia de Corinto vieron a Pablo ser apedreado y dijeron: "¿Cómo se puede concluir otra cosa que no sea que este individuo está bajo el juicio divino!" Entonces Pablo, simplemente se levantó y se alejó después (!) ¿Había alguna duda de donde provenía el poder de su ministerio? ¡Es brillante! Dios ha diseñado específicamente que sus mensajeros sean débiles, para que él pueda mostrar Su poder –Su tesoro – en el mensaje del Evangelio.

Y este tipo de sufrimiento, este tipo de debilidad, esto no era algún tipo de anomalía en el ministerio de Pablo; no fue una experiencia ocasional. Cada uno de estos participios está en tiempo presente, habla de acción continua. Al comienzo del versículo 8, Pablo prologa las cuatro de estas antítesis con la frase, "en todo". En el versículo 10, Pablo dirá que siempre lleva sobre su cuerpo la muerte de Jesús. En el versículo 11 dice que está constantemente siendo entregado a la muerte. Estimado lector, ¡el sufrimiento es el negocio del ministerio Cristiano!

No Desperdicie Su Sufrimiento

Ahora, es cierto que la gran mayoría de nosotros no va a sufrir en las formas precisas que Pablo sufrió. Pero cuando usted está haciendo el trabajo duro de trabajar con alguien en su santificación, suplicando con ellos y fortaleciendo sus manos para despojarse del pecado y revestirse de justicia, habrá momentos en los que estará perplejo, desconcertado, en una pérdida en cuanto a cómo avanzar de manera provechosa. Cuando usted está sirviendo a las personas que son difíciles de atender, habrá momentos en los que sienta las presiones precipitarse desde todos los ángulos. Y cuando estos queridos hermanos y hermanas a los que está ministrando, a quien ama, cuando vuelven contra usted, y con el fin de nutrir su carne y proteger su pecado lo acusan de entrometerse en sus asuntos, o en el extremo opuesto, le acusan de no preocuparse lo suficiente – amigos de los que nunca se podría imaginar que le hablaran de esa manera: va a sentir como que acaba de recibir un golpe en el estómago llevándole directamente a la lona.

Y en esos momentos, no se atreva a darse por vencido. En esos momentos, reconoces que eres justo en medio de cumplir con su vocación de ser un ministro del nuevo Pacto en el cuerpo de Cristo. Reconozca que es sólo en el contexto de esas presiones, en su perplejidad, en su debilidad, que Dios es capaz de mostrarse, y, a través del ministerio de la Palabra que usted está hablando, es capaz de mostrar la excelencia de la gloria de su poder divino.

No desperdicie el sufrimiento que se experimenta en el ministerio. Reciba esas pruebas y dificultades como oportunidades enviadas de Dios para El hacerse glorioso y poderoso. La naturaleza de la vida del ministerio del cristiano no es la salud, la riqueza y la prosperidad, no está libre de conflictos y picos de montañas de un éxito tras otro. No, Dios muestra su poder en medio de la debilidad.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: