Skip to content

El Propósito de un Seminario: ¿Académicos o Pastores ?

10 octubre 2016

ESJ-015 2016 1010-002

El Propósito de un Seminario: ¿Académicos o Pastores ?

Por Tim Miller

¿Cuál debería ser el principal papel de un seminario, la formación de académicos o de pastores? En los últimos años se ha hablado mucho sobre el Pastor-Académico, una raza de prodigios teológicos capaces de manejar dos trabajos de tiempo completo. Mientras que algunos pueden ser capaces de mantener este equilibrio, la mayoría tiene que determinar el llamado que Dios tiene para ellos y llevarlo a cabo con la máxima atención. Si es así, ¿cuál es el papel del seminario?

Algunos estudiosos se saltan el primer grado de seminario (la Maestría en Divinidad), la elección de tomar una maestría y luego el doctorado. DBTS ha considerado que se trata de un acceso directo, evitándole al estudiante de la gama completa de cursos necesarios para preparar a uno para el ministerio. Si el estudiante responde, no pienso entrar en el ministerio, tengo la intención de ser un erudito, entonces tenemos que continuar la conversación. ¿Cuál es el propósito de un académico?

Recientemente me encontré con un autor que improvisadamente comentó que el papel del profesor / académico [1] es ser un sirviente de la iglesia, sirviendo principalmente a los pastores. Por supuesto, esto parece obvio en un nivel. Dado que muchos ministros están entrenados en los seminarios, los académicos les sirven en esta capacidad educativa. La cita, sin embargo, sugiere más. Todo el propósito de la erudición –el trabajo no se realiza principalmente en el aula sino en la oficina –se va a hacer en el servicio de los pastores que sirven en las primeras líneas del ministerio. En otras palabras, el académico debe preguntarse continuamente a sí mismo, ¿cómo beneficia esto a los pastores y a la iglesia? [2]

Si esto es correcto, y yo creo que lo es, entonces saltar el MDiv con el fin de llegar al doctorado más rápido no es un plan inteligente. Es cierto que el estudiante puede obtener el diploma más rápido, pero no puede estar adecuadamente equipado para hacer la tarea que en última instancia el tiene como objetivo de hacer. Por lo tanto, el investigador necesita el Mdiv, y si es así, regresamos a la pregunta original, ¿cuál es el papel principal del seminario?

Yo diría que el seminario debe ser un lugar que desarrolla las habilidades intelectuales de los estudiantes con el objetivo hacia el ministerio pastoral. Mientras que muchos pastores no serán académicos, deben ser competentes en las habilidades básicas necesarias para la erudición (lectura crítica, comunicarse de manera convincente, etc.). Por otra parte, los académicos no pueden llegar a ser pastores, pero deben ser conscientes de las necesidades de aquellos para los que en última instancia sirven.

AT Robertson, el principal erudito griego de su época, dirigió un mensaje al Seminario del Sur en 1890 titulado, La Predicación y la Erudición. En esa dirección, encontró el equilibrio adecuado por el que DBTS se esfuerza en replicar:[3]

La idea alemana es primero hacer académicos y secundariamente predicadores. Pero la nuestra es hacer predicadores y estudiosos sólo como un medio para ese fin. Tenemos una pequeña necesidad en el púlpito para hombres que pueden hablar sabiamente y oscuramente sobre las tendencias del pensamiento y la tendencia de la filosofía, pero no sabemos cómo predicar a Cristo y, a éste crucificado. Lo más esencial del día no es saber lo que los académicos alemanes piensan de la Biblia, sino ser capaces de decir a los hombres lo que la Biblia dice acerca de sí mismos. Y si nuestro sistema de formación teológica deja de hacer predicadores, no está a la altura del objeto para el que fue establecido. Pero si cumple con el objeto de su creación, demanda una cordial simpatía y apoyo. . . . . . . Pero mi petición es por la erudición que ayude a los hombres que predican. Porque después de todo, la gran necesidad del mundo es la predicación del Evangelio, por no decir un sermón, sino la predicación que agita los corazones de pecadores al arrepentimiento ya la piedad.

En conclusión, si un seminario está predominantemente interesado en los estudiosos de formación, puede ser una señal de que se ha desviado de su propósito fundamental: ayudar a la iglesia a impactar a los futuros y actuales pastores.

*****

[1] No estoy sugiriendo aquí que todos los profesores son académicos o que todos los académicos son profesores. La mayoría de los profesores, sin embargo, se esfuerzan por ser también un erudito en su propio campo.

[2] Se podría concluir que esto excluye necesariamente la erudición esotérica –por ejemplo, la distinción de Aquino entre la esencia y la existencia. Yo diría, sin embargo, que incluso ese tema tiene su valor a la iglesia. Ningún pastor predicaría esto a su congregación (o, al menos, ¡espero que no!), pero las implicaciones de tal distinción podrían influir en la perspectiva de cada uno de Dios y, por tanto, un impacto global en el ministerio de un pastor. No todo pastor esta directamente involucrado en este tipo de discusiones, pero muchos se verán influidos por el hilo de la conversación más amplia.

[3] Me encontré con esta cita cuando estaba leyendo el tributo Going Deeper with New Testament Greek: An Intermediate Study of the Grammar and Syntax of the New Testament a AT Robinson.

Fuente

3 comentarios leave one →
  1. 10 octubre 2016 10:46 am

    ¿Y por qué solo académicos o pastores? La tragedia de las universidades y colegios cristianos es que solamente se preocupan por ciertos líderes en las iglesias. ¿Qué de los maestros y maestras de escuela dominical que son las personas que influencian a niños, niñas, adolescentes más que el pastor o los ancianos? ¿Qué de los diáconos y diaconisas? Su actitud de servicio debe tener una buena base para que ellos y ellas puedan pasar esas convicciones y conocimiento a nuevos servidores. ¿Sabe cual es el problema de todo? Seguimos pensando verticalmente como la iglesia católica, el protestantismo y Asambleas de Dios. Aunque somos llamados a mantener las estructuras que Cristo puso como el pastor, los diáconos y los ancianos, Cristo quería que todos sus hijos e hijas conocieran bien su Palabra y Doctrina, tanto, que pudieran refutar al liderazgo falsedades, equivocaciones o ignorancias.

  2. 11 octubre 2016 1:16 am

    Queridos hermanos, pienso que la respuesta a la pregunta es: ni académicos ni pastores… el propósito de un Seminario es capacitar y equipar a quienes tienen el llamado de Dios para el Ministerio Pastoral. Creo que es un error asumir que todo el que sale de un Seminario ya puede pastorear, como también que si alguien no ha pasado por un Seminario, no puede ser Pastor.
    Creo que es excelente que todos nos capacitemos y busquemos con los medios a los que tenemos acceso, mayor conocimiento y comprensión de la Palabra de Dios.Todos podemos entrar a Institutos Bíblicos o Seminarios, sería fantástico… no a todos los varones que entren, se les debe considerar como Pastores, pero sí como siervos dispuestos a ser útiles en sus iglesias y en sus familias. Bendiciones y gracias por este sitio!!!

Trackbacks

  1. Tim Miller – El Propósito de un Seminario: ¿Académicos o Pastores ?  | yozefel's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: