Skip to content

Los Atributos de Dios en la Consejería Bíblica: Eternalidad

20 septiembre 2016

ESJ-015 2016 0920-001

Los Atributos de Dios en la Consejería Bíblica: Eternalidad

Por Dave Dunham

“Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios” (Sal. 90:2).

“En el principio… Dios …” (Génesis 1:1)

“Yo soy el Alfa y la Omega", dice el Señor Dios, "que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.” (Ap 1:8)

Decir "Dios" es hablar de un ser que está más allá del tiempo. Él no tuvo principio, nunca hubo un momento en el que no existió. Él no tiene un final, nunca habrá un momento en que deje de existir. La eternidad de Dios es un atributo de poder, y de este poder el creyente puede encontrar gran esperanza. Los consejeros bíblicos pueden utilizar la doctrina de la eternidad de Dios para fomentar la confianza en el Señor entre los aconsejados.

El mundo es caótico, y la vida a menudo poco fiable. Se nos enseña a temprana edad que hay consecuencias por el mal comportamiento, y sin embargo, a menudo se puede sentir como si la gente se salga con el mal todo el tiempo. Se puede sentir como el bueno y el noble sufre por su rectitud. Las personas en las que confiamos traicionan esa confianza. Por lo tanto, los cónyuges nos abandonan, los amigos mienten acerca de nosotros, los padres abusan de nosotros.. El mundo, se siente, como si estuviese en constante cambio. “Lo único que es seguro es que no hay nada seguro", nos decimos a nosotros mismos al entrar en la edad adulta. A la vista de tal imprevisibilidad buscamos la confianza y la esperanza en alguna parte. A menudo nos miramos a nosotros mismos, pero nosotros no estamos más fiables que el resto del mundo. Nuestros propios deseos nos traicionan y nos esclavizan.. Nuestras convicciones vacilan bajo presión. Nuestra integridad, reluce en un momento dado, pero es una farsa en el siguiente.¿Dónde podemos buscar para asegurar esperanza y confianza? Un consejero fiel volverá la atención de una persona al Dios incambiable de las Escrituras, el mismo ayer y hoy y por los siglos (Heb. 13:8).

El hecho de que Dios nunca cambia, es una invitación a poner nuestra confianza en El. Debido a que Él es eterno e inmutable usted puede confiar en Su carácter. Quien demuestra ser hoy, es quien lo será mañana. Dios no pasa por ajustes de desarrollo. Él no envejece como nosotros. Nunca crece en sabiduría, ni pierde Su memoria. Cuando busca la sabiduría de Él es sabiduría eterna, perfecta y completa en el conocimiento. Él no se cansa de hacer el bien, ni está frustrado o melancólico sobre la vida. El carácter de la bondad de Dios es eterno (Sal. 106:1). Él no se cansa de ayudar a los necesitados. “El amor de Dios", dice el consejero Heath Lambert, "como todas Sus otras virtudes, es inagotable" ( A Theology of Biblical Counseling , 112). Su completa infinita perfección de carácter es un recurso maravilloso en la consejería. Lambert escribe:

En la consejería la perfección infinita de Dios es de crucial importancia. Cuando una persona experimenta el tipo de presión que les lleva a buscar la ayuda en la consejería, siempre hay alguna circunstancia negativa operando. Algo malo está pasando. Algunos mala situación se está desarrollando en cierto mal lugar causado por, quizás, una mala persona. En tal negatividad, es de gran utilidad práctica señalar a la perfección infinita de Dios.

El carácter perfecto de Dios es eterno e infinito en Su perfección. Él nunca cambia y por lo tanto se puede confiar en El.

Dios también es eterno en su fuerza. En repetidas ocasiones la Biblia nos dice que Dios no se cansa. Isaías le ruega a la gente a recordar la fuerza de Dios:

¿No sabes? ¿No has oído?  El Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra no se fatiga ni se cansa Su entendimiento es inescrutable. (40:28) (40:28)

Mientras que otros "se desgastan como una prenda de vestir", dice el salmista, Dios permanece (Sal. 102: 26-27). Usted puede contar con Dios para hacer grandes obras. Él no se cansa, necesita una siesta, o sucumbe al agotamiento y decadencia. Su fuerza es eterna. Su poderoso brazo nunca necesita descansar, Sus músculos no requieren recuperación. Debido a que Su fuerza nunca falla podemos confiar en El para venir en nuestra ayuda, para ayudarnos en nuestro tiempo de necesidad, y aún más profundamente proveernos de fortaleza para la batalla. Su provisión es interminable y Él nos puede dar exactamente lo que necesitamos para seguir luchando. Por lo tanto, Pablo dice:

y cuál es la extraordinaria grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, conforme a la eficacia de la fuerza de su poder, el cual obró en Cristo cuando le resucitó de entre los muertos y le sentó a su diestra en los lugares celestiales, (Ef. 1:19-20)

La fuerza inmutable de Dios invita a nuestra confianza y dependencia.

Dios es inmutable en Sus promesas también. Su palabra es "eterna", se nos dice (1 Pedro 1:24-25). Nunca pasará (Marcos 13:31), está "en los cielos" (Sal. 119: 89). Sus promesas son seguras en Cristo (2 Cor. 1:20), y podemos confiar en El. Lo que Dios dice que hará, lo hará (Núm. 23:19). El que promete es fiel (Heb. 10:23). Así, recordamos a la gente de la eternidad de Dios y los dirigimos al fiador de Sus promesas. Él mantendrá Su palabra. Cuando dudas, cuando se lucha, recuerde que El que promete es fiel!

Finalmente, Dios es eterno en Su presencia. El objetivo final de la salvación es que vamos a estar con Dios. Él habitará con nosotros para siempre. Jesús deja claro que él "nunca nos dejará ni nos desamparará” (Heb. 13: 5). Su pacto, la relación a la que entra con Su pueblo, es un pacto eterno (. Jer 32:40). Usted puede confiar en Dios porque Él siempre estará con usted, caminando por el valle de sombra de muerte (Sal. 23), o levantarle los pies del hoyo. Él está siempre presente, e incambiable en Su relación de pacto con el creyente.

Un buen consejero sabrá cómo señalar a la gente a la esperanza y la confianza que pueden tener en este Dios perfecto e infinito. Él es inmutable y eterno, y debido a eso podemos vivir con confianza. De hecho, el apóstol Pedro une nuestra vida piadosa a este tipo de confianza en el Dios eterno.

8 Pero, amados, no ignoréis esto: que para el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. 9 El Señor no se tarda en cumplir su promesa, según algunos entienden la tardanza, sino que es paciente para con vosotros , no queriendo que nadie perezca, sino que todos vengan al arrepentimiento.  10 Pero el día del Señor vendrá como ladrón, en el cual los cielos pasarán con gran estruendo, y los elementos serán destruidos con fuego intenso, y la tierra y las obras que hay en ella serán quemadas.  11 Puesto que todas estas cosas han de ser destruidas de esta manera, ¡qué clase de personas no debéis ser vosotros en santa conducta y en piedad,  12 esperando y apresurando la venida del día de Dios, en el cual los cielos serán destruidos por fuego y los elementos se fundirán con intenso calor! 13 Pero, según su promesa, nosotros esperamos nuevos cielos y nueva tierra, en los cuales mora la justicia.

Dado que las promesas de Dios son seguras y Él es fiable, entonces, debemos ser personas que vivan vidas santas y piadosas ahora. Independientemente de como sea el mundo que nos rodea, sabemos que las promesas de Dios son verdaderas y, por tanto, podemos seguir la piedad porque podemos confiar en El. Los consejeros bíblicos apuntan a la gente al sólido fundamento del incambiable carácter, fuerza, promesas, y presencia de Dios. Deles esperanza en el Dios eterno de la Escritura.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: