Skip to content

Respetando la Autoridad, Incluso Cuando es Difícil

30 agosto 2016

ESJ-015 2016 0830-002

Respetando la Autoridad, Incluso Cuando es Difícil

Por Chad Coley

Hace algunos años yo estaba de vacaciones con mi esposa en el sur de Oregón. Nos detuvimos en este hotel de propiedad familiar y comenzamos a registrarnos para la noche. El caballero detrás del mostrador era un hombre viejo, así que, naturalmente, le respondí a sus preguntas con un "sí señor." Después de unos minutos, me miró y preguntó, "¿cuándo salió?" Lo miré con curiosidad y dije, "¿de donde? " él respondió: "Del servicio." Me reí porque entendía por qué me estaba haciendo esa pregunta en particular. Le expliqué que yo era originalmente del sur y que mi padre me había enseñado a tratar a los demás con honor y respeto, especialmente aquellos que eran mis ancianos y los que tienen autoridad.

Lo que mi padre me enseñó es inherentemente bíblico. ¿Qué significa para dar honor a algo? Significa considerar algo en alto valor. Cuando algo es de alto valor, tenemos mucho cuidado con ello. Le damos el respeto y el honor. Recuerdo cuando recibí mi primer coche. Era mi propio, Ford Mustang 1966. Era tan cuidadoso con él. Lo lavaba y lo mantenía limpio y estaba tan orgulloso de ello. Yo di mi honor al coche, puse un alto valor sobre él. ¿Qué se nos dice que honremos si decimos ser cristianos? Debemos honrar a las personas, la autoridad por encima de nosotros, y Dios ( 1 Pedro 2:17).

RESPETO (1 Pedro 2:13-17)

Someteos, por causa del Señor, a toda institución humana, ya sea al rey, como autoridad, o a los gobernadores, como enviados por él para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen el bien. Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis enmudecer la ignorancia de los hombres insensatos. Andad como libres, pero no uséis la libertad como pretexto para la maldad, sino empleadla como siervos de Dios. Honrad a todos, amad a los hermanos, temed a Dios, honrad al rey..

Dios nos enseña a Dar respeto a los que él ha dado autoridad sobre nosotros.

Damos honor de las instituciones humanas que ejercen esta autoridad. ¿Alguna vez ha pensado en el gobierno de esa manera? Dios instituyó el gobierno como una institución de personas con fines de prevención del delito y protección de los que son inocentes.

Cuando vas a la escuela, ¿sabe qué? Usted está asistiendo a una institución humana ordenado por Dios. Además, cuando se dirige a los agentes de policía que ellos también son parte de una institución humana dada por Dios. Cuando ves a la gente faltando el respeto la policía, los maestros, y similares, ¿por qué participa en eso lo los alienta hacerlo? De hecho, Pedro dice en 1 Pedro 2:15 es la voluntad de Dios para ti.

¿Y sus padres? Éxodo 20:12 dice: "Honra a tu padre ya tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que el Señor tu Dios te da." ¿Cómo honramos a nuestros padres? Efesios 6: 1-3 dice que los hijos deben obedecer a sus padres. Les escuchamos y les mostramos respeto no porque se lo merecen (aunque si), sino porque Dios lo ha ordenado para nosotros. A medida que crecemos esa responsabilidad no cambia. Podemos dejar de ser menores de edad, pero nunca dejamos de ser responsables de honrar a nuestros padres. Si quiere tener una vida bendecida, honre a sus padres.

¿Por qué honramos a los que tienen autoridad? 1 Pedro 2:15 dice lo hacemos para demostrar a los demás que somos diferentes. Vivimos en tal manera para hacer que otros glorifiquen a Dios a causa de nuestro comportamiento, porque ellos no pueden decir cosas falsas sobre nosotros. De esta manera, los silenciamos al no crear problemas o romper la ley.

La Sumisión No Es Una Mala Palabra.

1 Pedro 4 dice que hay que someterse a la autoridad que Dios ha puesto sobre nosotros.¿Qué, pues, es "sumisión?" Cuando nos sometemos, estamos dispuestos a colocarnos bajo la autoridad de otro.

Sumisión era originalmente un término militar. Un soldado ordinario estaría dispuesto a ponerse bajo la autoridad de su oficial superior. Pedro pasó una gran parte de su primera epístola abordando la cuestión de la sumisión a los que tienen autoridad sobre vosotros ( 1 Pedro 2:13-3:12 ). La sumisión a las autoridades terrenales nos enseña cómo temer y someternos correctamente a la autoridad de Dios. Después de todo, si no vamos a someter a la autoridad que podemos ver (terrenal), entonces ¿por qué habríamos de someternos a una autoridad que no podemos ver (Dios).

Mostrar Respeto Aun Cuando No Es Merecido.

Incluso cuando la autoridad es agobiante y pecaminosa aún debemos sometemos. Nuestra cultura nos enseña a escapar y evitar el sufrimiento a toda costa, pero piense en el tiempo que Pedro vivió y a quienes escribía. Estos creyentes fueron sometidos a una intensa persecución por su fe. Se enfrentaban al ostracismo social, la ruina financiera, amenazas físicas sobre sí mismos y sus familias, así como cierta persecución patrocinada por el estado. Y, sin embargo, Pedro les dice a que se sometan al gobierno y le den honra. La pregunta no es "¿merecen honor?", Sino más bien, "¿Qué dice Dios acerca de honrar la autoridad en nuestras vidas?"

En la película Banda de los Hermanos hay una gran escena en la que el coronel Winters se encuentra con un capitán que una vez fue su oficial al mando. El oficial subordinado pasa donde esta el coronel Winters sin saludar. Winters lo detiene en seco y le dice estas palabras. “Capitán, saludamos al rango, no al hombre."

Eso debemos ser. Hemos de respetar la posición, incluso si no podemos respaldar al hombre. Debemos honrar y orar por el presidente incluso si no estamos de acuerdo con sus políticas. Hay que hacer lo mismo para el agente de policía que nos detiene.

Podemos someternos a las autoridades injustas porque sabemos que Dios hace todas las cosas para nuestro bien y para Su voluntad ( Romanos 8:28-30 ). Ese bien es nuestra santificación o la semejanza de Cristo. Una gran parte conformarnos a la imagen de Cristo implica sufrimiento. Nada refina al creyente como el fuego de las circunstancias difíciles.

Cristo es el ejemplo perfecto para nosotros en este sentido y Pedro aborda esto a los creyentes perseguidos en 1 Pedro 2:21-25. Jesús no merecía la dificultad que enfrentó en su vida, y sin embargo Él lo soportó confiándose al Padre. Él no devolvía el insulto o amenaza, sino que más bien miraba a Aquel que juzga con justicia. Esto es exactamente lo que debemos hacer cuando sufrimos injustamente de la autoridad tiránica y pecaminosa.

No Crea las Mentiras de Satanás (Génesis 3).

¿Que vemos constantemente en nuestra cultura?. Un total desprecio y falta de respeto a la autoridad. Satanás ha tenido éxito en engañar a muchos de nuestros compañeros de la verdad al llevarles a creer que toda autoridad es mala. Mire el tratamiento general de los agentes de policía inocentes durante las últimas semanas. Unos pocos casos de mal comportamiento no nos dan la excusa para mostrar la falta de respeto a los que hacen su trabajo designado de Dios de proteger inocentes y castigar a los malhechores ( 1 Pedro 2:14 ).

Es una mentira de Satanás que toda autoridad es tiránica. Satanás ha estado diciendo esta mentira desde el principio cuando engañó a Eva.

Eche un vistazo rápido a Génesis 3. La serpiente comienza inmediatamente engañar a Eva al acercarse a ella. Pone en duda las promesas de Dios ( Génesis 3: 3 ) y cuestiona el carácter de Dios ( Génesis 3: 5 ). Él quiere que ella no tenga en cuenta sus límites dados por Dios como irrazonables y tiránicos. Desafortunadamente, ella creyó la mentira de Satanás y luego llevó a su marido por el mismo camino de pecado, causando así que la creación fuese maldecida.

Si usted afirma ser un Cristiano debe seguir los mandatos de Dios para mostrar a aquellos que están en autoridad el respeto que se merecen. No crea las mentiras de Satanás. No toda autoridad es tiránica. Como dice Pedro, "… temed a Dios y honrad al rey." Dios es justo y pagará a la fidelidad de Su pueblo.

Pensamientos Finales

En la universidad, trabajé para una empresa de pan donde normalmente hacían entregas a las tiendas de comestibles. Parte de este proceso era hacer que mi pan se registrara por un receptor en la puerta trasera. Tenía una tienda en la que el receptor femenino era un verdadero caso difícil. Era dura con todos. Un día que ya me iba y le respondí a una pregunta de ella con un "sí m’aam." Ella me miró y dijo: "¡No soy tan vieja!" Me sonrió y respondió que no era una cuestión de edad, sino de respeto. Después de eso, su actitud hacia mí cambió y nunca he tenido otro problema con ella otra vez. ¿Qué había cambiado? Simplemente se sintió respetada.

No voy a permitir que mi hijo sea como tantos otros a su alrededor. Le estoy enseñando incluso ahora que debe mostrar respeto a sus padres, sus maestros, y los que son sus mayores (el tiene tres años, por cierto). A medida que crece, yo le enseñaré a respetar el gobierno y los agentes del gobierno, incluso si ellos no merecen ese honor. Él aprenderá que no es por tradición que hacemos esto, sino más bien para honrar al Señor Jesucristo.

Fuente

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: