Skip to content

Predicador: no Confíe en Usted Mismo en Su Predicación

29 agosto 2016

ESJ-015 2016 0829-006

Predicador: no Confíe en Usted Mismo en Su Predicación

Por Thabiti Anyabwile

No estoy seguro de que la mayoría de los cristianos reconocen cuántas escollos hay en la predicación. Por supuesto, usted no necesita ningún entrenamiento especial para reconocer cuando un predicador está realmente teniendo problemas con un sermón. Podemos sentir eso. Y, cualquiera que tenga un poco de experiencia cristiana es consciente de que el orgullo puede ser una tentación para el predicador. De hecho, el apóstol Pablo tomó nota especial de orgullo y trampas de Satanás cuando se enumera los requisitos para los pastores ( 1 Tim. 3:6 ).

Pero hay otros desafíos en la vida del predicador que pueden ser menos obvios. Tomemos, por ejemplo, la confianza. Sospecho que la mayoría de los predicadores luchan regularmente en poner su confianza en el lugar correcto cuando se trata de su predicación. Tal vez eso es sólo conmigo, pero probablemente no estoy solo. Me parece que es fácil para el predicador confiar en sí mismo, incluso cuando no tiene la intención.

A continuacion algunas de las formas que pueden suceder:

  1. Confiar en Nuestra Preparación

Esto es complicado. Creo en la preparación. La predicación es un trabajo duro y un hombre perezoso no debería hacerlo. Además, una buena preparación puede y debe producir un cierto tipo de disposición y confianza. Pero nunca debemos confiar en nuestra preparación como si fuera suficiente para la predicación. Nunca debemos confiar en nuestra exégesis, nuestro descubrimiento homilético, o nuestro tiempo en los comentarios. Todos son necesarios, pero pueden fallar.

  1. Confiar en Nuestra Condición Espiritual

A veces, un predicador puede mirar hacia el bienestar de su propia alma. Si las cosas van bien en su alma, tienden a creer que las cosas tienden a ir bien con la predicación. De esta manera, la devoción personal se convierte en un tipo de preparación en la que confiamos. Y de esa manera el predicador se convierte en un tipo de "profesional cristiano." Pero ¿qué pasa con la temporada seca en la vida del predicador? Si nos deslizamos en confiar en nuestra condición espiritual, entonces es probable que nuestras temoradas secas nos hagan menos seguros en el púlpito y más seguros acerca de nuestros esfuerzos. Pero Dios usa un Elías deprimido o un Jeremías llorando con tanta eficacia como Él usa un apóstol regocijándose en una cárcel de Filipos. Debemos cuidar nuestras propias almas con mucho cuidado ( 1 Tim. 4:16 ), pero no hay que confiar en el informe cuando se trata de nuestra predicación.

  1. Confiar en Nuestros Dones

Podría estar equivocado, pero como que sentirse confiar y hacer hincapié en los "dones" de alguien se ha vuelto más popular en la última década más o menos. Se oye muy a menudo: "Es inusualmente dotado" o "Él es un tal predicador dotado." Alabado sea el Espíritu Santo para dar a las personas de talento a la iglesia ( Eph. 4:11 )! Sin embargo, la excesiva dependencia de "dones" ha llevado a algunos hombres a no prepararse o ignorar el estado de sus almas. El pecado múltiple puede ser cubierto bajo “el ser dotado” externamente y algunas iglesias pueden llegar a preferir “a hombres dotados”, en lugar de hombres piadosos.

A pesar de nuestros dones no pueden dar espacio ante reyes ( Prov. 18:16 ), nuestros dones no pueden soportar el peso del ministerio de predicación del evangelio. No confie en ellos; adminístrelos.

  1. Confiar en Nuestra Inspiración

Esto es difícil para mí expresarlo también. Pero a veces el predicador encuentra un punto en el texto, una idea de gran alcance o aplicación, y comienza a confiar en ese "¡aha!" en su predicación. Es increíble cómo una idea puede abrumarnos durante la preparación del sermón y comenzar a pensar, "Esto va a ser poderoso!" Y nosotros construimos nuestro sermón sobre ese punto, a veces perdiendo de vista el texto mismo. En el momento en la predicación, nos dirigiremos sobre esa idea como una especie de frase clave en la cual confiamos dirigir el sermón. Pero las personas no necesitan nuestras ideas; necesitan la palabra de Dios. Y a veces esas ideas son realmente son sólo para el predicador, el Señor rompiendo la monotonía de nuestra preparación – hace esto – hablándonos a los predicadores! No confiemos nuestras intuiciones más de lo que confiamos en la explicación sencilla y la aplicación de la Palabra de Dios.

  1. Confiar en los Comentarios de las Personas

Tal vez los momentos más peligrosos en la vida de un predicador son esos 20 minutos pasados ​​después saludando a la gente a medida que salen de servicio. Se intercambian sonrisas, las manos se agitan, se dan peticiones de oración, se cuentan chistes y se entrega retroalimentación. Según maneje el predicador la reacción determina mucho. La retroalimentación crítica puede aplastar. La retroalimentación positiva puede inflarse. Todo, desde el abatimiento hasta el orgullo crece allí mismo en la puerta de la iglesia. Nuestra gente tiene buenas intenciones. Sus ánimos están destinados a ayudar. Incluso los comentarios desalentadores, cuando se ve correctamente, suelen ir dirigidos para fortalecer. Tenemos que aprender de todo y seguir sirviendo en amor. Pero la única cosa que no debemos hacer es confiar en los comentarios después del sermón como alguna medida final de lo fiel o efectivo que es nuestra predicación. Nosotros no hacemos (o no deberíamos) predicar para un "Amén." Nosotros no hacemos (o ¡no deberíamos!) predicar en el temor del hombre. Nosotros no hacemos (o ¡no deberíamos!) empezar a pensar que esos pocos comentarios (y son pocos) representan la totalidad de la iglesia o la totalidad de la obra de Dios. El Maestro opera Su plan mucho más allá de la vista de los hombres. Así que no debemos confiar en última instancia, en los comentarios de nuestro pueblo, o incluso nuestras propias evaluaciones.

Dónde poner nuestra Confianza

En el análisis final, en nuestra lucha por poner nuestra confianza en el lugar correcto, tenemos que tomar nuestras pistas de la palabra de Dios en sí. De los muchos textos que se podrían citar, permítanme sugerir dos pasajes bien conocidos.

10 Porque como descienden de los cielos la lluvia y la nieve,
y no vuelven allá sino que riegan
la tierra,
haciéndola producir y germinar,
dando semilla al sembrador y pan al que come,
11 así será mi palabra que sale de mi boca,
no volverá a mí vacía
sin haber realizado lo que deseo,
y logrado el propósito para el cual la envié.
( Isaías 55:10-11 )

14 Pero gracias a Dios, que en Cristo siempre nos lleva en triunfo, y que por medio de nosotros manifiesta en todo lugar la fragancia de su conocimiento.15 Porque fragante aroma de Cristo somos para Dios entre los que se salvan y entre los que se pierden; 16 para unos, olor de muerte para muerte, y para otros, olor de vida para vida. Y para estas cosas ¿quién está capacitado?17 Pues no somos como muchos, que comercian con la palabra de Dios, sino que con sinceridad, como de parte de Dios y delante de Dios hablamos en Cristo. ( 2 Cor. 2:14-17 )

Isaías nos recuerda que la palabra de Dios lleva a cabo lo que a El place. No volverá nula o vacía o ineficaz. ¡Eso es una buena noticia para el predicador! Deje que la palabra de Dios haga el trabajo. ¡En la lucha por poner nuestra confianza en el lugar adecuado, pongamos nuestra confianza en la palabra de Dios!

Pablo nos recuerda que debemos también poner nuestra confianza en el Dios de la palabra. No somos suficientes para predicar a Cristo en nosotros mismos. No somos suficientes en nosotros mismos para estar entre los aromas de la competencia de la muerte y la vida, entre los que perecen y los salvados. Y si lo intentamos, podemos encontrarnos como "vendedores ambulantes de la palabra de Dios." En su lugar, clamamos: "¿Quién es suficiente para estas cosas?" Y contestamos, "¡Sólo Dios!" Sólo necesitamos ser "hombres de sinceridad" que " ante los ojos de Dios … hablan en Cristo." Él es nuestra fuerza, nuestra suficiencia, y nuestra esperanza.

Hermanos, hemos de confiar en la palabra de Dios y en el Dios de la palabra, no en nosotros mismos.


Thabiti Anyabwile

Thabiti Anyabwile sirve como pastor de la Iglesia río Anacostia (Washington DC). Twitter: @ThabitiAnyabwil

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: