Skip to content

5 Formas de Discernir el Arrepentimiento Verdadero y Falso

29 agosto 2016

ESJ-015 2016 0829-002

5 Formas de Discernir el Arrepentimiento Verdadero y Falso

Por Jesse Johnson

Cada cristiano probablemente se encontrará con este escenario: alguien que conoce y quien profesa Cristo tiene un pecado importante expuesto en su vida. Como resultado, las relaciones se dañan, su reputación se destruye, y su corazón está roto. Usted, como su amigo (o pastor o cónyuge) se preguntan cómo responder.

Usted sabe que los cristianos están llamados a perdonar y restaurar otros creyentes que han mostrado su pecado, pero también lo sabe que esto sólo es cierto si están arrepentidos por sus pecados. Por ejemplo, el mandamiento en Gálatas 6:1 de "restaurar"a un creyente caído está emparejado con una exhortación acerca de la importancia del auto-examen (vv 2-4.). O Pablo, en 2 Corintios 7, dice a los corintios que él está dispuesto a perdonarlos, porque la exposición de su pecado produce la tristeza según Dios en oposición a la tristeza mundana (2 Corintios 7:9-11).

¿Entonces, que se supone que debes hacer? La persona delante de usted dice que está arrepentida. Dice que lamenta haber pecado. ¿Pero es suficiente?

La Biblia contiene varias instrucciones que están diseñadas para ayudar a los creyentes a distinguir entre el arrepentimiento verdadero y falso. Es importante que seamos capaces de distinguir los dos, ya que la diferencia entre ellos determina la forma en que respondemos a nuestro hermano o hermana caído. Si hemos de llevar la ley al orgulloso y la gracia al humilde, entonces es esencial que seamos capaces de discernir entre el orgullo y la humildad.

Por ejemplo, como he mencionado anteriormente, Pablo extendió gracia (en lugar de la ley) a los Corintios, porque juzgó su lamento de ser un señal de arrepentimiento según Dios en oposición a la tristeza del mundo. Pero ¿cómo sabía la diferencia? Después de todo, la persona que se sienta en su sala de estar, llorando sobre su pecado ahora conocido puede estar o no estar verdaderamente arrepentida, así que ¿cómo podría saber Pablo?

El nos dice que la tristeza según Dios lleva al arrepentimiento ya que se acompaña de indignación, miedo, profundo anhelo, celo y justicia (2 Corintios 7:11).

11Porque he aquí, esto mismo de que hayáis sido contristados según Dios, ¡qué solicitud produjo en vosotros, qué defensa, qué indignación, qué temor, qué ardiente afecto, qué celo, y qué vindicación! En todo os habéis mostrado limpios en el asunto.

¿Por qué eligió esas palabras? Pues bien, en su conjunto representan a alguien que se quebranta por la naturaleza de su pecado más que las consecuencias de la misma. Proporcionan cinco marcas que la persona que siente mal por haber pecado, en lugar de sentirse mal por haber sido sorprendido.

Indignación: la tristeza según Dios es una forma de ira santa. Se trata de una ira contra el pecado, no las consecuencias del pecado, pero pecado en si. El creyente quebrantado se siente mal por su pecado, pero es más que sentirse mal: es decepcionado y se duele de la depravación traída al mundo a través de Adán residiendo en su propio corazón.

Algunas personas están enojadas de que su pecado fue expuesto. Su preocupación es cubrir su pecado y convencer a otros de hacer eso también. Como Saúl que sólo quería que Samuel anduviera con él por las apariencias, estas personas no se afligen por su pecado. El verdadero arrepentimiento no crea ira contra aquellos que conocen el pecado, sino ira por la naturaleza del pecado mismo. Es por esto que Pablo describe el verdadero arrepentimiento como una forma de indignación.

Temor: la tristeza según Dios es una forma de reverencia santa que sólo se encuentra en los que temen al Señor. Si una persona teme al hombre, pueden llorar por la forma en que su pecado ha afectado a otros, pero no ha visto su pecado como una ofensa contra Dios. Pero si una persona teme a Dios, entonces se lamentará por su pecado, porque reconocen que estaba en contra de un Dios santo. Cuando David confrontó a Natán, su respuesta fue: “He pecado contra el Señor.” Él entiende que el pecado es principalmente contra Dios.

Si usted está tratando de discernir entre el arrepentimiento verdadero y falso, esto es una buena pregunta: "¿Se siente mal la persona porque ha pecado contra Dios, o se siente mal porque su pecado ha sido descubierto? ¿En respuesta a su pecado expuesto, se arrepienten como si temiesen a Dios, o quieren controlar los daños, porque temen el mundo?

Profundo anhelo: Esta palabra griega captura la idea de que la persona arrepentida quiere recibir el perdón. Se da cuenta de que su pecado tiene relaciones rotas, y quiere que esas relaciones sean restauradas. Es tan profundo que la persona quiere que las cosas vuelvan a ser como eran. En cambio, habla de una persona que quiere la reconciliación que sólo viene a través del perdón.

La tristeza del mundo quiere que se ignoren las ofensas y se pasen por alto. La tristeza según Dios quiere las ofensas sean perdonados y que se fortalezcan las relaciones. Pablo pudo decir a los corintios que su corazón "está abierto" a ellos, porque la amaban, y querían reunirse con él de nuevo en una relación espiritual (2 Co. 6:11 , 12 , 13 , 7:1 ). Este deseo de la unidad a través del perdón es un sello distintivo de un verdadero arrepentimiento.

El celo: El verdadero arrepentimiento está ansioso por resolver el pecado y seguir adelante. Pablo usa esta palabra porque capta la actitud de la persona penitente para demostrar su arrepentimiento. En otro lugar la Escritura dice que un creyente es "celoso de buenas obras" (1 Timoteo 2:14, 1 Pedro 3:13). Aquí, la idea es que las buenas obras que el creyente está dispuesto a hacer es pedir perdón.

¡Qué contraste con la tristeza del mundo! Nunca he visto a una persona mundana celosa confesar áreas de su vida en que ha fallado. En el mundo, las faltas son pasadas ​​por alto por un cierto sentido de la destrucción mutua asegurada. Pero en la iglesia, cuando un verdadero creyente está atrapado en el pecado, es celoso de ser restaurado.

Justicia: la tristeza según Dios proviene de un corazón que está dispuesto a aceptar las consecuencias del pecado. David fue quebrantado por su pecado, y mientras lloraba la muerte de su hijo, también entendió que esto era la consecuencia de su pecado, y adoró. Un creyente quebrantado no se huye de las consecuencias del pecado. Mas bien, los recibe sabiendo que si son para su disciplina, entonces deben provenir de un padre amoroso.

La tristeza del mundo es a menudo fingida para escapar de las consecuencias. El marido podría disculparse por la aventura si esto significa quedarse con su esposa. El reductor de velocidad podría fingir una lágrima para evitar la multa igualmente como puede decirse que un niño puede llorar para evitar una zurra. Pero esas acciones no provienen de un corazón arrepentido. El arrepentimiento según Dios ve la justicia como parte del Señor, y porque es según Dios y es bueno.

Pablo sabía que los corintios estaban verdaderamente arrepentidos porque estaban molestos por su pecado, anhelaban restablecer sus relaciones rotas, eran celosos para hacer las cosas bien, y confiaban en la justicia de Dios por su pecado.

Es cierto que todos estos son algo subjetivos, pero en conjunto indican un corazón que es "puro", y que busca el arrepentimiento en "diligencia" (vv 11-12). Cuando usted se encuentra atendiendo a alguien atrapado en un pecado, es imprescindible que uno de sus primeros actos de amor cristiano es tratar de discernir si sus lágrimas son del mundo y de sí mismos, o si son de la acción del Espíritu y para la gloria de Dios.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: