Skip to content

Lo Que Usted No Necesita Perdonar

23 agosto 2016

ESJ-015 2016 0823-002

Lo Que Usted No Necesita Perdonar

Por Brad Hambrick

No todo lo que incomoda o molesta a nosotros necesita ser perdonado. El perdón es sólo para los delitos morales. Cuando tratamos de usar el perdón como el método para resolver irritantes relacionales que no son de naturaleza moral varias cosas malas le suceden.

  • Establecemos nuestras preferencias como el estándar moral para nuestro cónyuge – orgullo.
  • Empezamos a sentir como si perdonamos más de lo que somos perdonados – fariseísmo.
  • Obtenemos una visión cada vez más negativa de nuestro cónyuge – crítico.
  • Nuestro matrimonio comienza a ser construido en torno a un número complejo de normas – la aceptación basada en el rendimiento.
  • Empezamos a sentir como si Dios estuviera pidiendo demasiado de nosotros – cansancio de Dios.

"¿Qué más hay?", Podríamos preguntar. En ¿Qué Esperabas? Paul Tripp ofrece tres categorías de tensión relacional que no requieren una respuesta del perdón (p 94;. Sólo el texto en negrita). Después de describir lo que pasa en cada categoría, veremos qué tipo de respuesta constructiva basada en la gracia, se pide en cada situación.

1. Debilidad humana

Ser torpe, tener dificultades con un tema en particular / aptitud, experimentar la limitación de una enfermedad / lesión física, sucumbir a la influencia degenerativa del envejecimiento y experiencias similares pueden afectar negativamente a un matrimonio. Estas cosas pueden ser molestas, provocar miedo, o molestia, pero no son morales y, por lo tanto, no necesitan ser perdonadas.

La respuesta apropiada a la debilidad humana es la compasión, la paciencia, y la asistencia. Una pareja debe ser capaz de discutir el impacto que las debilidades de cada uno tienen sobre el otro. Tomar estas conversaciones fuera de la "esfera moral" disminuye el sentimiento de vergüenza comúnmente asociados con nuestras debilidades. Uno de los aspectos de mayor unión del matrimonio es la creación de un ambiente seguro para reconocer nuestra debilidad y ser amado de todos modos.

Una pareja también debe ser capaz de hablar sobre cómo pueden apoyar las debilidades de cada uno. Esta es una gran parte del aprendizaje de diseño de Dios para el matrimonio y se expresará de forma única en cada hogar. Pero no todos los puntos débiles se complementarán con la fuerza de un cónyuge. En estos casos, mostramos nuestro compromiso con el matrimonio al permitir que nuestro afecto por nuestro cónyuge supere a nuestra molestia con sus debilidades.

2. Las Diferencias en la Personalidad o Perspectiva

Ser una persona extrovertida contra introvertida, optimista contra pesimista, cautelosa contra aventurera, especifico contra abstracta, y organizado contra fluido son todos ejemplos de diferencias en la personalidad o perspectiva. Estas diferencias impactan el matrimonios en muchos aspectos, pero no son morales, y, por lo tanto, no necesitan ser perdonados.

La respuesta adecuada a las diferencias en la personalidad o perspectiva es la apreciación, el aprendizaje, y la cooperación. Las diferencias bien gestionadas y discutidas humildemente será lo que proporciona una vida de disfrute a su matrimonio. Condenar o exigir orgullosamente la conformidad dejará a los dos sentirse derrotados y rechazados.

Debido a que estos son cualidades perdurables de su cónyuge probablemente diferentes a las suyas, estas diferencias son fuentes comunes de amargura. Con demasiada frecuencia, las parejas quedan atrapados tratando de hacer que los demás "hablen su idioma" en lugar de apreciar sus diferencias. Cuando esto sucede la atracción mutua se vuelve división marital.

3. Intentar Hacer Algo y Fallar

Cuando una pareja llega a conocer las debilidades, personalidad y perspectivas de cada uno, comenzarán (o, al menos, deberían) a intentar formas de "hacer vida en común" que desafían y esfuercen a ambos. Con frecuencia estos esfuerzos motivados por amor fallarán (o, al menos, no lograrán el resultado deseado). Estos momentos pueden provocar una sensación de decepción o vergüenza, pero no son morales, y, por lo tanto, no necesitan ser perdonados.

La respuesta adecuada a las diferencias en estos casos es la afirmación y estímulo. El intento de hacer algo bueno y fallar todavía debe ser visto como algo bueno. Son al menos dos pasos adelante del intento de hacer una cosa mala y fallar, y un paso adelante al ser pasivo.

Responder a estos momentos con una apreciación que raya en la celebración es una parte esencial de la creación de una cultura civil que ambos cónyuges se sienten libres para asumir riesgos relacionales sanos (es decir, ligar nuevos modos, arrepentirse, la buena voluntad de intentar cosas que su cónyuge disfruta, etc. …).. Cuando permitimos que estos momentos sean encerrados en el lenguaje moral de perdón sofocaremos la libertad relacional que deberíamos abanicar en llamas.

Lea Efesios 4:1-3: En un matrimonio centrado en el Evangelio una motivación principal para cada cónyuge es “andar de una manera digna de la vocación con que habéis sido llamados [se refiere a la salvación] (p. 1)." Pablo nos dice cómo hacerlo, “con toda humildad y mansedumbre, con paciencia, estar con los otros en amor (v. 2).” Estas acciones y actitudes capturan la esencia de nuestra respuesta a las molestias maritales y decepciones que no merecen el perdón . Pablo nos dice como será el fruto de tales acciones – unidad y paz (v. 3).

Este recurso fue tomado del seminario “ Creating a Gospel-Centered Marriage: Communication ”.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: