Skip to content

La Santidad de Dios y Tu Adoración

8 agosto 2016

ESJ-015 2016 0808-004

La Santidad de Dios y Tu Adoración

Éxodo 15:11; 2 Corintios 5:21; 1 Pedro 1:16; Apocalipsis 4: 8

Por John MacArthur

¿Cuál es la primera cosa que viene a la mente cuando adora a Dios? ¿Es Su infinita sabiduría, Su poder ilimitado, o Su soberanía definitiva? ¿Es un atributo o característica que encuentre particularmente atractivo, imponente, o reconfortante?

Saber que Dios es inmutable, omnipotente, omnipresente, y omnisciente es importante, pero esos atributos dan una visión limitada de lo que Dios espera de nosotros. ¿Qué es —más allá de su inmutable, omnipotente e infinita presencia conocida — lo que nos impulsa a adorar?

Es básicamente lo siguiente: Dios es santo. De todos los atributos de Dios, la santidad es la que le describe más de manera única y en realidad es la suma de todos Sus otros atributos. La palabra santidad se refiere a Su separación, Su distinción, el hecho de que Él es diferente a cualquier otro ser. Indica Su perfección completa e infinita. La santidad es el atributo de Dios que une a todos los demás. Correctamente entendido, revolucionará la calidad de nuestra adoración.

Cuando exaltaron a Dios, los ángeles no dijeron, "eterno, eterno, eterno"; no dijeron, "fiel, fiel, fiel"; “Sabio, Sabio, Sabio”; o “Poderoso, Poderoso, Poderoso.” Ellos dijeron: "Santo, Santo, Santo, es el Señor Dios, el Todopoderoso" (Apocalipsis 4:8). Su santidad es la corona de todo lo que Él es.

Éxodo 15:11 pregunta: “¿Quién como tú entre los dioses, oh SEÑOR? ¿Quién como tú, majestuoso en santidad, temible en las alabanzas, haciendo maravillas?” La respuesta, por supuesto, es que ningún ser es igual a Dios en santidad. De hecho, la santidad es tan única y exclusivamente un atributo de Dios que el Salmo 111:9 dice: Esto no sólo significa que el nombre de Dios es sagrado y santificado; "Santo y temible es su nombre." Significa que la santidad es tanto la esencia del carácter de Dios que Santo es uno de los nombres de Dios por el que es llamado.

El Estándar de la Absoluta Santidad

Dios no se ajusta a un estándar sagrado; Él es el estándar. Él nunca hace nada malo, nunca se equivoca, nunca comete un error de juicio, nunca hace que suceda algo que no es correcto. No hay grados a Su santidad. Él es santo, impecable, sin errores, sin pecado, totalmente justos –totalmente, absolutamente e infinitamente santo.

Para habitar en la presencia de Dios, uno debe ser santo. Eso quedó demostrado cuando los ángeles pecaron. Dios los echó de inmediato y preparó un lugar para ellos separados de Su presencia. Cuando los seres humanos pecadores deciden no venir a Dios, cuando optan por rechazar a Jesucristo, su fin último es ser enviados al lugar preparado para el diablo y sus ángeles, fuera de la presencia de Dios.

Hebreos 12:14 dice claramente que, sin santidad, nadie verá al Señor. El problema para nosotros es que la norma de la santidad de Dios es la perfección absoluta. Su propia santidad sin mancha es el último criterio por el cual somos juzgados. Pedro articuló esa verdad cuando escribió: "Está escrito:" Sed santos, porque yo soy santo "(1 Pedro 1:16). Jesús dijo lo mismo: "sed pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto" (Mateo 5:48).

Esto supone una barrera aparentemente intransitable para la humanidad caída, porque todos hemos pecado. Estamos fatalmente manchados por nuestro propio pecado. Lo que Dios requiere de nosotros, simplemente no podemos alcanzarlo por nosotros mismos. De hecho, nuestra propia naturaleza está corrompida hasta la médula con el pecado. El pecado ha corrompido todos los aspectos de nuestra mente, nuestro corazón y nuestra voluntad. No podemos ser perfectos; ya somos profundamente imperfectos – seriamente e indeleblemente corrompidos con malos deseos, malos motivos, malos pensamientos y malas acciones. Por tanto no tenemos ninguna esperanza de volver a obtener por nosotros mismos la perfección de la santidad que Dios requiere.

La Santidad y la Imputación

Pero el plan de salvación de Dios resuelve todo ese dilema de una manera notable y multifacética. La propia justicia perfecta de Dios es imputada –o puesta a la cuenta – a cada pecador que cree en Jesucristo. Del mismo modo que Cristo tomó nuestro pecado y pagó por ello, obtenemos crédito por Su justicia y somos recompensados ​​por ello. Al que no conoció pecado, le hizo [Dios] pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El." (2 Corintios 5:21).

Por lo tanto, la fe auténtica implica derramamiento de toda pretensión de nuestra propia justicia y confesar que somos pecadores sin esperanza. De hecho, incluso los intentos más exigentes para ganar mérito por nosotros no cuentan para nada a la vista de Dios. Nuestros mejores y mas caritativoas obras humanas están todas profundamente defectuosas debido a nuestra pecaminosidad. Son como basura en la estimación santa de Dios. Pero Él imputa Su propia justicia perfecta para los que se arrepienten de su justicia propia y confían en Cristo como Señor y Salvador (ver Filipenses 3: 8-9). Eso nos da una posición inmediata justa delante de Dios: “Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, 2 por medio de quien también hemos obtenido entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.” (Romanos 5:1-2). “Por consiguiente, no hay ahora condenación para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne sino conforme al Espíritu.” (Romanos 8: 1).

Habiéndonos ya justificado y revestidos con una túnica de justicia perfecta (no una de nuestra propia creación, sino la justicia de Cristo imputada a nosotros), Dios nos está conformando con mayor y mayor semejanza a Cristo, haciéndonos aptos para el cielo. Cuando morimos, o cuando Cristo vuelva, ese proceso se completará al instante en nuestra glorificación (Romanos 8:29; 2 Corintios 3:18; 1 Juan 3: 2).

Por eso es que hablamos de la santidad de Dios como uno de Sus atributos comunicables- una de las perfecciones de Dios que sus criaturas pueden, hasta cierto punto, compartir y participar. Dios nos conforma a la perfección de Su propio estándar santo. Al instante nos da una posición justa, y luego con el tiempo nos hace perfectamente santos. Ese es un buen resumen de lo que Dios hace por nosotros en la salvación.

Santidad y Odio al Pecado

La santidad de Dios se ve mejor en Su odio hacia el pecado. Dios no puede tolerar el pecado; Él está totalmente carente de ello. Amos 5: 21-23 registra fuertes palabras de Dios a los que tratan de adorarle mientras están contaminados con pecado:

21 Aborrezco, desprecio vuestras fiestas, tampoco me agradan vuestras asambleas solemnes. 22 Aunque me ofrezcáis holocaustos y vuestras ofrendas de grano, no los aceptaré; ni miraré a las ofrendas de paz de vuestros animales cebados. 23 Aparta de mí el ruido de tus cánticos, pues no escucharé siquiera la música de tus arpas..

Eso no quiere decir que Dios odia sacrificios y ofrendas y fiestas y la música como medio de adoración. Dios desea todas esas cosas, porque Él las ha instituido. Más bien, el punto es que Dios odia cualquier tipo de adoración que está manchada con pecado.

Dios no quiere que usted peque, incluso si haría su testimonio más emocionante, o muestre Su gracia a un mayor grado (Romanos 6: 1-2). El nunca aprueba el pecado. Él no será necesariamente le impedirá pecar, y El puede incluso utilizar su pecado para Sus propios propósitos sabios y santos. Pero nunca permite ni tolera el pecado, e incluso cuando el pecado de alguien ayuda a cumplir con la manifestación externa del plan eterno de Dios, es siempre la criatura, no Dios, quien es el agente responsable del pecado. Dios no tienta a nadie de forma activa o incita al pecado, y Él mismo no puede ser tentado al pecado (Santiago 1:13). El pecado es el objeto de Su desagrado. Dios ama la santidad. Salmo 11:7 dice: “Porque el Señor es justo, y ama la justicia.”

Adorar al Señor en la Belleza de la Santidad

El reconocimiento y la comprensión de la santidad absoluta del Señor es esencial para la verdadera adoración. El Salmo 96:2-6 nos exhorta a:

Cantad al SEÑOR, bendecid su nombre; proclamad de día en día las buenas nuevas de su salvación. Contad su gloria entre las naciones, sus maravillas entre todos los pueblos. Porque grande es el SEÑOR, y muy digno de ser alabado; temible es El sobre todos los dioses. Porque todos los dioses de los pueblos son ídolos, mas el SEÑOR hizo los cielos. Gloria y majestad están delante de El; poder y hermosura en su santuario..

Eso describe actos de adoración. El versículo 9 hace la declaración clave: " Adorad al SEÑOR en vestiduras santas ; temblad ante su presencia, toda la tierra.” Vestiduras santas significa la ropa espiritual de la santidad. Temblad ante implica temer. De hecho, la versión Textual traduce ese versículo: “Adorad a YHVH en la hermosura de la santidad, Temblad ante su presencia, toda la tierra.”

Aquí se nos presenta la conexión bíblica frecuente de la idea de la santidad de Dios con temor por parte del adorador. Es un temor que crece a partir de una abrumadora sensación de falta de mérito en presencia de la santidad pura. La próxima vez vamos a considerar por qué ese temor es apropiado, y por qué ha desaparecido de gran parte de lo que pasa por la adoración en la actualidad.

(Adaptado de Worship: The Ultimate Priority .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B160808
COPYRIGHT © 2016 Gracia a Vosotros

One Comment leave one →
  1. eva de la parra permalink
    11 agosto 2016 12:36 pm

    Verdaderamente DIOS es grande y misericordioso Y Y no nos paga conforme a nuestras maldades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: