Skip to content

10 Cosas que Debes Saber de la Enseñanza de la Biblia Sobre Hombres y Mujeres

3 agosto 2016

ESJ-015 2016 0803-002

10 Cosas que Debes Saber de la Enseñanza de la Biblia Sobre Hombres y Mujeres

Por Andreas J. Köstenberger y Margaret Elizabeth Köstenberger


1. Fuimos creados varón y hembra por designio divino.

De acuerdo con el relato de la creación del Génesis, Dios creó a la humanidad, hombre y mujer (Gen 1: 26-28). Masculino y lo femenino son creacional, no contractual. Ellos son divinamente instituidos en lugar de socialmente definidos. Por lo tanto nuestra identidad de género no puede simplemente ser renegociada en la forma en que refinanciamos una hipoteca o cambiamos una cita. Dios nos ha creado, y nosotros somos sus criaturas, tanto hombres como mujeres.

2. Fuimos creados hombre y mujer a imagen de Dios.

El diseño binario de género de la humanidad como hombre y mujer refleja de algún modo misterioso la naturaleza de Dios. Si bien comparten una misma humanidad, el hombre y la mujer son únicos y complementarios y no idénticos. Esta complementariedad, a su vez, refleja una faceta de la propia naturaleza de Dios. Dios, también, es una unidad dentro de la diversidad (tres en uno, iguales en la personalidad, distintos en función). Esta unidad en la diversidad se refleja muy bien en el matrimonio humano, donde los dos se hacen una sola carne (Génesis 2:24-25).

3. El hombre fue creado primero y se le dio la responsabilidad de dirigir.

La Escritura enseña que el primer hombre fue creado por un acto directo de la creación divina y se le dio la responsabilidad de dirigir; posteriormente, la mujer fue creada por Dios del hombre (Gn 2:5-9) y para el hombre (Gn 2:18-20). Ha de sojuzgar la tierra y se le da el nombre de "Adán", que también sirve como el nombre de toda la raza humana. Dios llama al hombre a cuentas y lo mantiene responsable de la caída.

4. El hombre y la mujer son socios en el ejercicio del dominio sobre la creación de Dios.

El hombre y la mujer reciben conjuntamente el mandato de Dios para multiplicarse y llenar la tierra y someterla, ejercer dominio. Dios crea a los dos como verdaderos socios, y esta asociación envuelve el liderazgo del hombre y el apoyo y la participación de la mujer de tal manera que los dos trabajan en tándem, con complementariedad. Esta auténtica asociación puede reflejarse plenamente hoy, donde los hombres ejercen liderazgo piadoso sin dominación y alienta una participación solida de la mujer dentro de los límites bíblicos.

5. El quienes somos como hombres y mujeres define el núcleo de nuestra existencia, no sólo en su periferia.

Habiendo sido creados macho y hembra, somos esposos y esposas, padres y madres, hijos e hijas, hermanos y hermanas. Por lo tanto la forma en que vivimos nuestras vidas es en y a través de nuestras identidades de género creados por Dios. Estas identidades de género, a su vez, no son meramente superficiales, pero son muy profundas, que afectan a lo que somos como personas, miembros de la familia, miembros de la iglesia, y ciudadanos. Mientras que el Evangelio se extiende a todos nosotros, no dejamos de existir como hombres y mujeres.

6. La caída distorsionó, corrompió y confundió lo que somos como hombres y mujeres.

Los hombres y las mujeres tienen el propósito de vivir la diversidad de género en la unidad. La caída destruye esta perspectiva. El dominio masculino y / o femenino, son algunos de los extremos que resultan de las relaciones de género fracturados. Es sólo los redimidos en Cristo, que pueden tener la esperanza de recuperar y vivir el diseño previsto de Dios. Debemos recordar que el problema principal es el pecado, no un diseño de género defectuoso o una corrupción de un original perfecto. Dicho esto, incluso en su estado caído la humanidad sigue mostrando destellos del diseño divino.

7. El diseño de Dios es lo mejor.

¡El diseño de Dios de la humanidad como hombre y mujer no puede ser mejorado! Los caminos de Dios son muy superiores a los nuestros. El diseño de Dios para el hombre y la mujer –expresado en el liderazgo masculino con una asociación varón-hembra – es una expresión de su belleza, la sabiduría y la bondad. A través de la fe, y la fe sola, podemos apropiarnos del poder de Dios para vivir por este diseño individual y en relación unos con otros.

8. La enseñanza de la Biblia en el diseño de Dios para el hombre y la mujer es consistente y coherente.

Desde el Génesis hasta el Apocalipsis, la Biblia presenta una imagen unificada de lo que significa ser un hombre o una mujer. El patrón dual de liderazgo masculino y la asociación entre hombres y mujeres impregna toda la Escritura: desde la creación hasta la caída y la redención en Cristo y la consumación final.. Para una discusión detallada de este tema, consulte nuestro libro God’s Design for Man and Woman: A Biblical-Theological Survey [El Diseño de Dios para el Hombre y la Mujer: Un Estudio Bíblico-Teológico.]

9. Cada generación debe modelar y explicar el diseño de Dios para el hombre y la mujer a la siguiente.

El camino de Dios es que los hombres dirijan a sus familias, padres aconsejando a sus hijos de la masculinidad bíblica que honra a Dios, y para las madres consejar a sus hijas en una feminidad bíblica que honra a Dios. No sólo esto debe suceder en la familia natural, sino que también va a tener lugar en la familia de Dios, la iglesia (por ejemplo, Tito 2), especialmente cuando las estructuras familiares se rompen. ¿Cómo está usted y yo preparando a nuestros hijos e hijas para vivir el diseño dado por Dios como hombres y mujeres? ¿Cómo están nuestras iglesias preparando a aquellos que no tienen modelos a seguir?

10. Las tendencias culturales actuales reflejan el quebrantamiento de la humanidad y la rebelión profunda contra el Creador y su diseño para hombres y mujeres.

Las tendencias culturales actuales, tales como el matrimonio entre personas del mismo sexo o la transexualidad son solamente síntomas –el resultado del rechazo de la humanidad de su Creador (Romanos 1). La razón humana libertina autónoma insiste en su derecho a definirse en oposición a y en rebelión hacia Dios. Por desgracia, esta rebelión de raíz, acarrea condenación eterna a menos que la gente confía en Cristo. Como creyentes, por la gracia y por la fe, tenemos el privilegio de señalar a Dios al vivir su diseño sabio y hermoso ante un mundo que languidece en pecado y necesita desesperadamente la salvación.


Andreas (PhD, Trinity Evangelical Divinity School) y Margaret Kӧstenberger (ThD, University of South Africa) son los autores de God’s Design for Man and Woman. Andreas es tambien fundador de Biblical Foundations™ y el autor (junto con David W. Jones) de God, Marriage, and Family. Margaret ha escrito Jesus and the Feminists. Tiene cuatro hijos y viven en Wake Forest, North Carolina.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: