Skip to content

¿Qué Pensó Jesús de la Palabra de Dios?

18 julio 2016

ESJ-015 2016 0718-003

¿Qué Pensó Jesús de la Palabra de Dios?

Lucas 18:31, 24:44; Juan 5:39

Por John MacArthur

¿Puede usted creer en Cristo, pero no en la autoridad e infalibilidad de la Biblia?

Usted puede intentar, pero va enfrentar los cuernos de un dilema muy real: Si usted dice que cree en Cristo, pero duda de la veracidad de la Biblia, usted está siendo inconsistente e incluso irracional. Cristo aprobó la Biblia como verdadera y fidedigna. Por lo tanto se deduce que si usted le da a Cristo un lugar de honor y autoridad en su vida, para ser coherente usted tiene que darle a la Escritura el mismo honor y autoridad.

Jesús y el Antiguo Testamento

¿Qué pensó Jesús de la Escritura de Su época, el Antiguo Testamento? ¿La veía El como autoridad? En Mateo 23:35, El parece definir el canon hebreo como los libros desde Génesis (Abel) hasta los postexílicos 2 Crónicas (Zacarías), que abarca todo el Antiguo Testamento en cuanto a la cronología hebrea.

También es importante señalar que Jesús nunca citó o aludió ninguna de las obras apócrifas. ¿Por qué fue así? El erudito FF Bruce explica que los apócrifos…

no fueron considerados como canónicos por los Judios, ya sea de Palestina o de Alejandría, y que nuestro Señor y sus apóstoles aceptaron el canon judío y confirmaron su autoridad por el uso que hicieron de ella, mientras que no hay evidencia para demostrar que ellos consideraban la literatura apócrifa (o tanto como había aparecido en su tiempo) similarmente con autoridad [1] FF Bruce, The Books and the Parchments (London: Pickering and Inglis, 1950), 27.

Aunque esto es ciertamente un argumento de silencio, todavía es significativo que sesenta y cuatro veces Jesús citó e hizo alusión al Antiguo Testamento, mientras que él nunca se refirió a otras fuentes. Cristo puso su sello de aprobación en el Antiguo Testamento en varios aspectos clave.

Jesús reconoció abiertamente que toda la Escritura le señalaba a El. En Juan 5:39, por ejemplo, Jesús dijo a los judíos: "Escudriñad las Escrituras, porque os parece que en ellas tenéis la vida eterna; ellas son las que dan testimonio de mí.” Más tarde, Jesús explicó a los dos discípulos en camino a Emaús, “lo referente a El en todas las Escrituras.” (Lucas 24:27). A Sus discípulos, dijo: “Esto es lo que yo os decía cuando todavía estaba con vosotros: que era necesario que se cumpliera todo lo que sobre mí está escrito en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos.” (Lucas 24:44).

Cristo también dijo que vino para cumplir toda la Escritura. En Mateo 5:17 Él aseguró a los discípulos que él no tenía la intención de abolir la Ley o los Profetas, sino a dar cumplimiento. Prueba de ello es que Jesús se sometió voluntariamente a las enseñanzas del Antiguo Testamento, así como la corrección de aquellos que lo acusaron falsamente (Marcos 2: 23-28). Además, Jesús se vio a Sí mismo como el cumplimiento de las profecías del Antiguo Testamento. En Mateo 26:24, Él relató que Él, el Hijo del hombre, sería traicionado "tal como está escrito de él." Unos pocos versículos después, Jesús reconoció a Pedro que al instante podría hacer descender doce legiones de ángeles para protegerse a Sí mismo. Sin embargo, esto no habría sido de acuerdo con el plan de Dios: “Pero, ¿cómo se cumplirían entonces las Escrituras de que así debe suceder?” (Mateo 26:54). En otras palabras, Jesús vino a cumplir la Escritura. Su concepto de la Escritura fue que era que se trataba de El, y cada detalle tenía que cumplirse.

Jesús comparó la duración de la Escritura a la duración del universo. El dijo: " Pero más fácil es que el cielo y la tierra pasen, que un ápice de la ley deje de cumplirse." (Lucas 16:17). Así que "y se cumplirán todas las cosas que están escritas por medio de los profetas acerca del Hijo del Hombre." (Lucas 18:31).

Jesús también corroboró la historicidad y la validez de las personas y los eventos del Antiguo Testamento. Por ejemplo, Él confirmó la creación de Adán y Eva con la pregunta “Y respondiendo El, dijo: ¿No habéis leído que aquel que los creó, desde el principio LOS HIZO VARON Y HEMBRA, 5 y añadió: "POR ESTA RAZON EL HOMBRE DEJARA A su PADRE Y A su MADRE Y SE UNIRA A SU MUJER, Y LOS DOS SERAN UNA SOLA CARNE"?” (Mateo 19:4-5).

Algunos han intentado llamar al relato del primer asesinato, en el que Caín mató a Abel, una alegoría –una ficción que enseña una verdad espiritual. Pero Jesús, cuando en un enfrentamiento con los fariseos, dijo, “desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, que pereció entre el altar y la casa de Dios; sí, os digo que le será cargada a esta generación.” (Lucas 11:51).

En otra ocasión, Jesús hizo referencia a Lot y su esposa: “pero el día en que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y los destruyó a todos. … Acordaos de la mujer de Lot.” (Lucas 17:29, 32).

A lo largo de los años algunos han negado el carácter histórico del diluvio. Pero Jesús creía en el diluvio de Noé. Él declaró: “Porque como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. 38 Pues así como en aquellos días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dándose en matrimonio, hasta el día en que entró Noé en el arca” (Mateo 24: 37-38).

Y hay muchos otros hechos en el libro de Génesis que Él respaldó, tales como el llamado de Moisés (Marcos 12:26). En Juan 6: 31-32 Habló del maná del cielo. En Juan 3:14 Se refirió a la serpiente de bronce levantada en el desierto por la que sanó a Israel. Una y otra vez, Jesús aceptó y confirmó la autoridad del registro del Antiguo Testamento.

La Naturaleza de Dios y Su Palabra

Al examinar el testimonio de Jesús sobre las Escrituras, tenemos que aceptar una de las tres posibilidades. La primera es que no hay errores en el Antiguo Testamento, tal como Jesús enseñó. En segundo lugar, hay errores, pero Jesús no sabían acerca de ellos. En tercer lugar, hay errores y Jesús sabía acerca de ellos, pero los encubrió.

Si lo segundo es cierto, que el Antiguo Testamento contiene errores de los que Jesús desconocía -entonces se deduce que Jesús era un hombre falible; Era evidente que no era Dios y que podemos descartar a todo el asunto. Si la tercera alternativa es verdadera, de que Jesús conocía de los errores, pero los cubrió hasta entonces – Él no era honesto, Él no era santo, entonces, no era Dios, y de nuevo, toda la estructura del cristianismo se cae como una castillo de arena durante la marea alta.

Acepto la primera proposición, de que Jesús ve el Antiguo Testamento como la Palabra de Dios, con autoridad y sin error.

La conclusión obvia es que Jesús aceptó la autoridad del Antiguo Testamento y transmitió esa misma autoridad en el registro del Nuevo Testamento (Juan 14:26; 15: 26-27; 16: 12-15). Lo vio como el equivalente a la palabra de El. El registro de cumplimiento es tan autoritativo como el registro predictivo.

Salmo 119: 160 nos dice que "la suma de tu palabra es verdad" (énfasis añadido). Eso sólo puede ser cierto si las partes son verdad. Sobre la base de la autoridad de Cristo, creo que las son Un conjunto autoritativo exige partes inerrantes.

La razón no puede ser permitida para anular la revelación, ni tampoco puede la autoridad de Cristo ser usurpada por los que Él ha creado. Nada menos que la naturaleza de Dios está en juego.

(Adaptado de Why Believe the Bible? )


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B160718
COPYRIGHT © 2016 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: