Skip to content

La Recuperación de la Prioridad de la Santidad Personal

18 julio 2016

ESJ-015 2016 0718-001

La Recuperación de la Prioridad de la Santidad Personal

Por Alistair Begg

“Si la palabra no habita en nosotros con poder," escribió el puritano John Owen, “no la transmitiremos con poder” (The Works of John Owen, vol. 16, p. 76.). Este ministro piadoso personificó esta verdad en su vida personal y ministerio público hace más de tres siglos. Durante años llevó el mensaje de Jesucristo a las trincheras de una cultura tan caótica como la nuestra lidiando al mismo tiempo con la muerte de su esposa y los once de sus hijos. John Owen había no era ningún teólogo torre de marfil, sino más bien un celoso pastor que trabajaba al borde del agotamiento para promover el trabajo de los reformadores. Se le recuerda por brillar la luz del Evangelio a las arenas espiritualmente oscuras de la política y el mundo académico. Y su amor por la Escritura fue clara y enérgicamente articulada a partir de la variedad de púlpitos en la que Dios lo llamó.

Sin embargo, lo que dio el éxito a John Owen en el ministerio no era tanto su habilidad oratoria, ni su celo evangelístico, ni siquiera su amor por las personas a las que sirvió de guía. John Owen fue usado poderosamente por Dios en todas estas formas porque él era un hombre que se caracterizó por la santidad personal. Y en una época en que la iglesia esta emulando el mundo, donde ya no es distinguible de nuestra cultura orientada al placer, el ejemplo de John Owen brilla como un faro en una noche de tormenta.

Vamos a considerar si hemos permitido que la cultura contemporánea se infiltre en nuestras mentes y corazones. ¿Hemos invertido el deseo de Cristo de que la iglesia este en el mundo trayendo en cambio al mundo dentro de la iglesia? Si tomamos una mirada honesta, tal vez vamos a descubrir que estamos contribuyendo a esta tendencia. En lugar de confiar únicamente en la suficiencia de la Palabra de Dios, ¿estamos usando consejeros en nuestras iglesias que aplican métodos mundanos de análisis psicológicos para tratar las necesidades sentidas? ¿Hemos adoptado medios mundanos para llegar a los buscadores que se sientan con escepticismo en las bancas de atrás en lugar de ofrecer las verdades del Evangelio y la vida cristiana? La fiel enseñanza de la Palabra de Dios está desapareciendo. ¿Estamos entre los que han reemplazado la predicación con producciones teatrales elaboradas destinadas a entretener? En términos de relaciones de pacto, la tasa de divorcio y nuevo matrimonio refleja las estadísticas sociales.¿Dónde estamos en este tema? La iglesia se ha convertido en tolerante de todo tipo de compromiso bíblico, dejando a un lado los principios que Owen y sus contemporáneos habrían dado sus vidas para proteger y defender.

A diferencia de Owen, estamos en peligro de caer en la creencia de que sin entretenimiento y otras concesiones del mundo, nadie va a querer lo que Jesús ofrece. No olvidemos el intercambio, en el capítulo 19 del Evangelio de Mateo, entre Jesús y el joven rico cuando Jesús le dijo al hombre las realidades del verdadero discipulado. A medida que el hombre rico se dio cuenta de que no se requería un sacrificio personal para vivir en el reino de Dios, se alejó. ¿Qué hizo Jesús? Él no hizo lo que muchas iglesias hacen hoy en día: correr detrás del hombre en un esfuerzo por hacer l Evangelio más atractivo. No, Jesús lo dejó ir, porque las únicas condiciones en las que cualquier persona puede verdaderamente seguir a Cristo son los términos de Dios.

Owen atrajo la cultura sin rendirse a ella porque su principal deseo era reflejar la pureza de Dios en su vida y ministerio. Se mantuvo fiel en su predicación a las verdades de la Escritura — incluso en medio de la persecución que amenazaba la vida — a causa de su compromiso con la santidad. La gente se reunió para escuchar Owen predicar porque reflejó el carácter de Dios. Owen escribió, como se señaló en el libro God’s Statesman: The Life and Work of John Owen de Peter Toon: “Espero sinceramente poder poseer en sinceridad que el deseo de mi corazón a Dios, y el principal diseño de mi vida … sean, que la mortificación y la santidad universal, puedan ser promovidos en mi propia vida y en los corazones y los caminos de los demás, para la gloria de Dios, para que el evangelio de nuestro Señor y Salvador Jesucristo pueda ser adornado en todas las cosas” (p. 56).

Temo que la santidad personal no es una prioridad dentro de la iglesia — incluso entre sus líderes — como lo fue en los días de los puritanos. Muchos ministros están a menudo hoy en día más preocupados por el crecimiento y el éxito visual que con el cultivar la pureza personal. Eso sin duda no fue el caso de John Owen. En lugar de dedicar mucho tiempo al desarrollo de diversiones innovadoras para la hora de adoración, Owen hizo de la comunión privada con Dios una prioridad. El entendió por qué el apóstol Pablo escribió: “No os conforméis a los patrones de este mundo, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Entonces podrás comprobar cuál es la voluntad de Dios — su buena voluntad, agradable y perfecta” (Romanos 12: 2.). La Palabra de Dios es el medio empleado por el Espíritu Santo para transformarnos en la imagen de Cristo, de manera que si la predicación y la evangelización han de ser eficaces, la comunión privada con Dios en su Palabra debe ser más importante que el descubrimiento de la última técnica de ministerio. Owen escribió que “cualquier otra cosa que se haga en las iglesias, si los pastores de ellos, o los que son muy estimados, no son ejemplares en obediencia al Evangelio y santidad, la religión no se realizará ni será mejorada entre el pueblo” (Works, vol. 16, p. 88).

Sin embargo, la santidad no es sólo una necesidad para los ministros. Si la iglesia debe recuperar su carácter distintivo, la santidad es un requisito para cada miembro individual. Hebreos 12:14 dice: " Buscad la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.” A menos que recuperemos este énfasis en la santidad, ¿cómo podrá el mundo ver al Jesús que profesamos? Los esfuerzos evangelísticos quedarán huecos si esos esfuerzos no van acompañados de la pureza personal.

Este post ha sido publicado originalmente en la revista Tabletalk.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: