Skip to content

Agradarle a Él: Nuestra Ambición Suprema

18 julio 2016

ESJ-015 2016 0718-002

Agradarle a Él: Nuestra Ambición Suprema

Por Mike Riccardi

Por eso, ya sea presentes o ausentes, ambicionamos serle agradables. – 2 Corintios 5:9 –

La relación entre este versículo y el anterior es instructiva. El "por tanto" señala que esto es una consecuencia de la verdad anterior.¿Cuál es la consecuencia necesaria de tener una preferencia establecida en esta vida y estar con Cristo? ¿Cuál es la consecuencia necesaria de anhelo por comunión sin obstáculos, libre de pecado, cara a cara con Jesús? Si el disfrute abierto de la gloria de Cristo es la gran esperanza de su vida en el futuro, entonces eso significa que su ambición suprema será ser agradable a Él en el presente.

Ambición

Esta frase, "Por eso… ambicionamos ", habla de la intensidad del deseo de Pablo de agradar a Cristo por encima de todo. Es la fuerza motriz detrás de todo lo consume todo lo que hace. Por lo general, el concepto de ambición tiene una connotación negativa, hablando de alguien que está totalmente preocupado con la auto-promoción y la gloria propia. Un joven entra en el mundo empresarial con planes de operar la empresa un día, decidido a subir la escalera corporativa no importa a quién tenga que pisar para llegar a la cima. Un político hace estrategia, planea y conspira en cuanto a cómo puede sobresalir, debilitar a sus oponentes, y mostrarse a sí mismo en la mejor luz, de manera que puede ganar el favor del electorado. Un joven tiene la ambición de jugar deporte profesional, y da forma a toda su infancia en torno a recibir la formación adecuada y entrenamiento, recibiendo los entrenamientos necesarios, observando su dieta, obteniendo buenas calificaciones para ir a una división 1 de Universidad –come, duerme y respira su juego, todo de manera que pueda llevar ese uniforme y jugar frente a miles de aficionados.

Con la misma pasión que todo lo consume (aunque expresado de manera positiva en lugar de negativa), el apóstol Pablo dice: Mi ambición suprema es ser siempre agradable a Cristo. Charles Hodge comenta: “Asi como los hombres ambiciosos desean y se esfuerzan por la fama, asi también los cristianos anhelan y trabajan para ser aceptable para Cristo. Amarle, el deseo de agradarle y ser agradable a él, anima sus corazones y gobierna sus vidas, y les hace hacer y sufrir lo que hacen los héroes por la gloria” (500).

Agradar al Señor Jesús es la suma y la sustancia de la vida cristiana. Impregna absolutamente todo el Nuevo Testamento.

  • Después de todo ese gran Evangelio-teología que ha llegado en los primeros 11 capítulos del libro de Romanos, la consecuencia inmediata de esa teología es la exhortación de Pablo a la iglesia para ser agradable a Dios: "Por tanto, os ruego, hermanos, por la misericordia de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable [o agradables] a Dios, que es vuestro culto racional "(Romanos 12: 1).
  • Lo que prescribe a la iglesia, ora por la iglesia. En Colosenses 1: 9-10, dice: “Por esta razón, también nosotros, desde el día que lo supimos, no hemos cesado de orar por vosotros y de rogar que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría y comprensión espiritual, para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, dando fruto en toda buena obra y creciendo en el conocimiento de Dios.”
  • En 1 Tesalonicenses 4: 1, dice que el objetivo de la enseñanza apostólica es enseñarles como “debéis andar y agradar a Dios."
  • En Efesios 5: 8-10, dice que lo que caracteriza a los "hijos de la luz" es que andan “examinando qué es lo que agrada al Señor.”
  • Y, por supuesto, esto sólo es seguir los pasos del Señor Jesús mismo, que dedicó toda su vida a agradar al Padre. En Juan 8:29 dice: “Y El que me envió está conmigo; no me ha dejado solo, porque yo siempre hago lo que le agrada.”

Una pasión absorbente y compulsiva de la vida del cristiano es ser agradable a Cristo.

Andando en el Camino de la Santificación

Y me encanta este versículo, porque nos dice que nosotros, que hablamos lo que hablamos también tenemos que caminar el camino. Simplemente no puede ser que fijemos nuestra esperanza en la comunión con Cristo en el cielo como nuestro mayor gran deseo, y al mismo tiempo ser capaces de buscar la comunión con Cristo en esta vida a lo largo del camino de la obediencia. Una vez más, Charles Hodge nos ayuda. Él escribe: "El desear la comunión con [Cristo] produce el deseo y asegura el esfuerzo que se ha considerado aceptable [o agradables] a Él. “Los que tienen esta esperanza se purifican como él es puro,” 1 Juan 3: 3. Es imposible que los que consideran la presencia de Cristo, o estar con él, como el cielo, no deban desear y trabajar para ser agradables para él, viviendo en obediencia a sus mandamientos "(500).

El que dice amar a Cristo y desea comunión con Él en el cielo, por necesidad absoluta, se consume con la santificación –siguen adelante para progresar en la santidad. Al igual que aquel joven hombre de negocios con la vista puesta en la oficina de la esquina, como el político que se dedica a la planificación y la estrategia para lograr su objetivo, al igual que el atleta que da forma a toda su vida con el fin de echar mano de la gloria para sí mismo, el cristiano plenea, hace estrategia, y da forma a toda su vida alrededor de traer gloria a Cristo y disfrutar de Su favor.

No queremos nada más que traer una sonrisa a Su rostro y escuchar: "Bien, buen siervo y fiel", y así tomamos seriedad acerca de mantener vigilancia sobre nuestros corazones; tomamos con seriedad la oración, para que no entremos en tentación; tomamos con seriedad la lucha contra la tentación con la espada del Espíritu; y, cuando descubrimos el pecado en nosotros mismos, tomamos con seriedad convocar a una violencia santa contra nuestros pecados, participando en la obra de mortificación – haciendo morir las obras de la carne, y poniéndose en su lugar la nueva naturaleza que ha sido recreada en Cristo, y caminar en santidad y justicia, llevando el fruto del Espíritu.

Owen tiene razón cuando dice: “Nadie contemplará la gloria de Cristo por vista en el futuro, quien no la contemple en alguna medida, por la fe en este mundo.” Pero si contemplamos la gloria de Cristo con los ojos de la fe, 2 Corintios 3:18, necesariamente seremos santificados –transformados a la imagen de Su gloria, conformado a la imagen de Cristo. Lo que significa que no se debe engañar a sí mismo. Usted que profesa gran amor a Cristo, y que proclamaría no querer nada más que disfrutar de Su gloria en el cielo, y sin embargo no tienen gusto por la obediencia, y no hacer progreso alguno en la santidad personal, y no tienen corazón para echar su vida por la borda en el servicio de la iglesia en el ministerio —es posible hablar grandes cosas, pero no es un verdadero amante de Cristo. Aquellos que desean contemplar Su gloria por vista en el cielo, contémplenla aquí ahora por la fe, y de ese modo sean transformados de un grado de gloria a otro. La ambición suprema del verdadero cristiano es ser agradable a Cristo.

Trayendo una Sonrisa Ante el Rostro del Salvador

Ahora, Pablo no está hablando aquí de una operación mercenaria. No estamos tratando de ganar el favor de Cristo mediante la acumulación de un cierto nivel de mérito. No, en virtud de la propia justicia de Cristo contada como nuestra por medio de la fe sola, ya tenemos Su favor. La ambición suprema del cristiano no es ganar la justicia, sino, como alguien que ha sido dado libremente toda justicia en Cristo, nuestro gran deseo es bendecir el corazón de nuestro amado Salvador que es toda justicia para nosotros. El verdadero creyente no quiere nada más que traer una sonrisa ante el rostro de Cristo —ser un motivo de alegría y deleite en Su corazón— al hacer las cosas que son agradables a Él, siguiendo a Él en obediencia fiel.

Reflexionando sobre esto, Alexander MacLaren escribe:

“Ahora, tal objetivo como este, implica una maravillosa concepción de las relaciones actuales de Jesucristo a nosotros. Es una verdad servir para Su alegría. Es una verdad que así como realmente ustedes madres se alegran cuando escuchan de una tierra lejana que su hijo está haciendo bien, y siguen adelante, así el corazón de Jesucristo llena de alegría cuando El le ve andar en los caminos en los que Él quiere que vayamos. . . . . . . Así que este extraño, dulce, tierno y poderoso pensamiento es una pieza de prosa llana, que Cristo se agrada cuando usted y yo somos buenos.”

Al igual que un hijo está ansioso por complacer a su padre, y no con el fin de que pueda convertirse en el hijo de su padre, sino precisamente porque ya es hijo de su padre, y lo ama, y ​​se deleita en las bendiciones de su relación con su padre, así el verdadero cristiano está dispuesto a agradar a Cristo, para ser instrumento en el ministerio de Su alegría y felicidad. Es como un marido, que está ansioso por complacer a la mujer que ama, y ​​le compra un gran regalo que sabe que le encantará. No compra el regalo para comprar su afecto por él, o para que no se vaya enojar con él nunca más. No, él simplemente se deleita en su felicidad; el quiere llevarle una sonrisa a su cara; su gozo es completa en el gozo de ella; y por lo tanto de la abundancia de su amor por su esposa, el actúa para agradarle. Lo mismo ocurre con el verdadero cristiano que ama a Cristo. El gozo del cristiano es completo en el gozo de Cristo. Él quiere nada más que para traer una sonrisa ante el rostro de Cristo y llevar alegría a Su corazón.

Qué privilegio tenemos de llevar gozo a ese corazón que fue traspasado por la espada de la ira de Dios por nosotros, precisamente porque nos podríamos llevarle ningún placer a Dios en nosotros mismos. Qué privilegio de poder llevar alegría al corazón de aquel que ha llenado el corazón de alegría inefable y lleno de gloria (1 Pedro 1:8). Qué privilegio indescriptible deleitar el corazón de Aquel que, simplemente revela la gloria de su propia faz, que ha dado a luz en nosotros diez mil delicias. ¡Que motivo poderoso es esto para la santificación!

Reflejando la Gloria de Cristo de Nuevo a Él

Usted dice: "Pero ¿Acaso la idea de serle agradable a Cristo a causa de nuestra obediencia, ¿no es legalista? ¿No es eso centrado en el hombre, decir que Cristo se deleita en nosotros? ¿No haría eso, entonces, que nuestra santificación sea un motivo de gloria? ¿No es orgulloso decir que los pecadores como nosotros –nosotros, los que no tenemos nada en nosotros mismos que podamos ser llamados “agradables” — podríamos por asomo complacer al Rey de Gloria, cuyo nombre es Santidad? No, en absoluto. Debido a la gran gracia de Dios, la santidad que agrada a Cristo es Su propia santidad. La belleza de la santidad en la que Cristo se deleita no es mi santidad, sino Su santidad, trazada sobre mi alma por la pluma de la gracia santificadora del Espíritu.

¿Cuál es nuestra santidad, sino la semejanza de Cristo? ¿Qué es la santificación, sino progresivamente ser conformado a la imagen de Cristo (Romanos 8:29)? A medida que el Espíritu nos revela la gloria de Cristo a nosotros, El nos transforma cada vez más en Su propia imagen y semejanza. Nosotros simplemente reflejan Su propia gloria, la belleza, y hermosura de nuevo a El. Lejos de ser centrados en el hombre, la búsqueda de la santidad en aras de ser agradable a Cristo es centrado en Dios, ya que busca agradar a Cristo con ninguna otra gloria que la Suya.

Un Salvador y Santificador Salvador

Que sombrosa obra ha logrado Dios en Su Hijo. Una cosa es para los pecadores como usted y yo —nosotros, que desfiguramos tan gravemente la imagen de Dios en nosotros mismos, nosotros desfiguramos la belleza de Dios con la fealdad y la contaminación del pecado — ser contados justos en Cristo por la fe en Su muerte expiatoria. Es una maravilla del cielo que nosotros, que somos pecaminosos en nosotros mismos justamente fuéramos declarados justos. Pero para considerar a esos pecadores justificados y ciertamente trabajar justicia en nosotros –no sólo para quitar nuestra culpa, sino eliminar nuestra corrupción – que poderoso Evangelio, que gran Salvador poderoso debe ser quien logre esa obra!

Estimado lector, si se encuentra fuera de Cristo, huya a ese poderoso Salvador. En usted mismo es pecador. No tienes nada agradable o que elogiar para ofrecer a Dios. Mientras usted permanece en sus pecados usted no tiene nada que esperar al final de esta vida –ningún reencuentro bendito con Jesús en el cielo, sino sólo, como dice Hebreos, una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los enemigos de Dios (Hebreos 10:27). Y sin embargo, Cristo llevó los pecados de Su pueblo. En la cruz, Él ha tomado sobre Sí el juicio, y la furia y la ira, que sus pecados merecen. Y porque Él murió y resucitó, también podría estar unido a Él por la fe, y morir con El a la pena y el poder del pecado, y resucitar con Él a una vida nueva. Aprópiese de su culpabilidad. Confiese sus pecados. Vuélvase de todas sus "buenas obras" por las cuales busca ganar el perdón. Confíe en la obra de Cristo para el perdón y para la limpieza, y comience ser agradable a Él.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: