Skip to content

La Cosmovisión de los Libros Sapienciales

13 julio 2016

ESJ-015 2016 0713-004

La Cosmovisión de los Libros Sapienciales

Por Paul M. Henebury

Los libros sapienciales nos proporcionan una gran cantidad de información útil para ayudarnos a vivir sabiamente y piadosamente en medio de nuestra época de incertidumbre. He aquí una breve intento de construir una cosmovisión orientada a la perspectiva de estos libros.

Fundamento para el Pensamiento.

A lo largo de estos tres libros (pero sobre todo en Proverbios) debe verse una clara oposición entre el pensamiento centrado en Dios (teísta), y el pensamiento centrado en el hombre (Anti-teísta). El “Temor del Señor" (Prov. 1:7; Job 28:28) se dice que es el principio del conocimiento, y que despreciarlo es desechar la sabiduría y la enseñanza. Por otra parte, conocer a Dios en Su santidad es encontrar la comprensión (Prov. 9:10). Estas cosas – el temor del Señor y el conocimiento de lo santo – deben estar en su lugar antes de que el oído esté realmente abierto a la sabiduría (Prov 1: 2-5.). Continuar sin tal comprensión ( Eccles. 12:13) es gastar la misma vida en la vanidad y el vacío (Ecl 2:11, 22-24; 6: 7-8.). Por lo tanto, el punto de partida de un punto de vista bíblico del mundo y de la vida es el temor de Dios (Eccles 7:18). Sin eso, es imposible comprender el mundo de verdad (Prov. 28: 5).

Creación y Providencia.

Lo primero que hay que saber después del temor de Dios son las obras de Dios en la Creación y la Providencia. El hombre no es un accidente cósmico y no se sostiene por fuerzas impersonales naturalistas. Él existe en este mundo, porque él y el mundo fueron creados el uno al otro.Los cielos y la tierra fueron hechos por Dios (Job 9: 8; 26:13; 38: 7) y así fue también el hombre (Job 33: 4-6; Eccles. 12: 1; 7:29). De hecho, parte de la lección aprendida por Job fue sobre la notable aptitud de las criaturas a su entorno (Job 39:1-8, 27-30).

Además de la doctrina de la creación, también se nos dice sobre la Providencia sustentadora de Dios y su Gobierno continuo sobre lo que Él ha hecho. Es el Señor que preserva a los hombres (Job 34:14), a veces para la perplejidad de algunos (Ecles 6:8-12; 7:15; Job 12:6). Pero Dios guarda Su propio consejo (Job 40:2, 8;33:13). Nosotros hemos de confiar en El (Job 13:15; Proverbios 3: 5-6; 16:3, 20; Ecles 12:13.), y no cuestionar Sus formas (Ecles. 8: 4; Prov. 3:7).

Se nos dice que hay un tiempo para todo (Eccles 3:1 ss.), Y no podemos saber lo que va a ocurrir en el futuro (Ecles. 8: 6-7). Debemos ver que las cosas pertenecen a Dios (Job 41:11), y que El preserva y gobierna este mundo con infinita sabiduría (Prov. 8:14 ss; Eccles 11:5).

La Difícil Situación del Hombre.

Para empezar a dar sentido a nuestro mundo, es imperativo tomar la caída con seriedad. El hombre nace para la aflicción (Job 5: 7). Él se ha apartado del camino recto (Pr 2:13, 15; 4:14-15, 19; Ecles 7:29). De hecho, hay una manera que parece correcto a él, pero su fin es muerte (Prov. 14:12; 16:25).

El problema con el hombre es su rebelión orgullosa contra su Creador (Prov. 1:29-30). Él es recto delante de sus ojos (Pr 12:15; 16: 2.), confía en sí mismo (Pr 28:26.), mientras se mofa del pecado (Pr 14: 9.). Todos los hombres son pecadores (Ecl 7:20; 8:11; Job 15:16). Son difíciles de soportar (perversos en sus razonamientos-Prov. 21: 8; 3:32; 6:12), y necios (Prov 10,23; 5:14b; 18:6-7; 27:22). Esto significa que no pueden interpretar el mundo de Dios sabiamente. En otras palabras, la visión de la vida de un pecador está en contradicción con el propósito de Dios para nosotros. Todo esto significa que, por mas que lo intente, el hombre caído no puede encontrar un sentido sin Dios (Pr 17:24; Ecles 1:14; 2:1-11).

Juicio.

No hay duda de que los hombres son culpables (Job 4:17; 9:28; Ecles. 9: 3). Los pecados del hombre le encuentran (Job 4:8; 13:26; Prov. 11: 5-6, 27: 22: 8). Esto significa la posibilidad de que el juicio está delante de cada hombre (Ecl 3:17; 11: 9;12:14; Prov 24:12; 20:26.). No hay ningún punto de protesta contra Dios. Él es totalmente justo (Job 37:23; 8: 3). Este conocimiento debe provocar a los hombres a apartarse del mal (Prov. 16: 6), porque el justo será aprobado (Job. 17: 9; Prov 4:18; 11:31). La voz de la sabiduría nos hace un llamado a abandonar nuestra necedad y vivir (Prov. 9:6). Dios es un Redentor, así como un juez (Job 19:25; 13:16). Es sabio, entonces, a reconciliarse con El (Job 22:21).

En resumen, hemos demostrado que una perspectiva apropiada sobre el mundo debe incluir varias facetas que no están asociados con el pensamiento de la persona sin Dios, empezando por el temor de Dios mismo. A continuación tenemos que ver el mundo como creado y sostenido por Dios. Una verdadera comprensión de nosotros mismos debe tener en cuenta la caída y la rebelión del hombre y los efectos del pecado noéticos cuya observancia haga ser necio el razonamiento autónomo del hombre natural. Sin embargo, los hombres sienten la venida del juicio de Dios sobre ellos (Job 15:21; 18:14). Debemos reconocer todas estas cosas y tratar de vivir nuestras vidas en referencia a ellos (Prov. 4:23).

¿Cómo entonces debemos vivir?

En el octavo capítulo de Eclesiastés, nos encontramos con un gran pasaje sobre el cual comenzar a construir una visión práctica del mundo y de la vida. Vamos a describir brevemente algunos de sus elementos. Si permitimos que el "rey" en estos versículos (ver vv. 2-4) sea el Señor, se nos recuerda en contra de destituirnos tontamente de Su presencia, y si lo hacemos, no permaneceremos “en lo impío,” porque Dios hará lo que él quiere (v. 3). Además, “salir de Su presencia” es dejar el lugar de poder (v. 4). De ello se desprende que, “guardar el mandato” es asegurar la paz (vv. 2, 5), y conocer el tiempo y el juicio de Dios cuando venga (v. 6). Y si se demora y tenemos la tentación de ser abatidos (v. 8), podemos levantarnos nosotros mismos, confiando en la providencia de Dios (v. 7).

Además de lo anterior, se debe prestar atención a la voz de la sabiduría en el resto de los libros. Proverbios, por ejemplo, prescribe muchas medidas para mantenerse al margen de las trampas de los malvados (Proverbios 1:10; 4:. 14-15; 23-27; 6: 20-35; 8: 33-36; 11: 2- 4, etc.). Encontramos lo mismo en Job (5:3; 8:20; 23:12). Debemos entender que llenar nuestras vidas con alegrías mundanas no puede callar la profunda resaca de la tristeza y el descontento que ese estilo de vida produce (Prov. 24:13).

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: