Skip to content

¿Insatisfecho con el Tamaño de Su Ministerio?

13 julio 2016

ESJ-015 2016 0713-003

¿Insatisfecho con el Tamaño de Su Ministerio?

Por Jordan Standridge

¿Alguna vez ha decepcionado con lo pequeño que es su ministerio?

Tal vez usted es una madre con niños pequeños o un pastor de un pequeño pueblo de pocas decenas de personas, y de vez en cuando se obtiene una abrumadora sensación de decepción con lo pequeño que es el ministerio.

Esta sensación es únicamente multiplicada cuando usted es un misionero en el extranjero. Recientemente, un equipo de mi iglesia fue capaz de ir en un viaje misionero a Roma, Italia. Con millones de personas que viven en Roma, sólo el 0,01% son evangélicos. Esto quiere decir que Roma es una de las ciudades menos alcanzadas en el mundo.

Nuestro equipo de nueve personas hizo un 40% de la asistencia dominical de la iglesia por la mañana en el domingo que estuvimos en Roma. La iglesia de aproximadamente 20 faltaba una familia de cuatro, y cada vez que sucede pierden 20% de su congregación. No obstante, fue un servicio increíble. La gente cantaba con todo su corazón, disfrutaron de su comunión juntos, —y la mayoría— amaban escuchar la palabra de Dios. Tal vez soy parcial ya que el predicador era mi padre, pero escucharon un sermón increíble. Se sentaron bajo un banquete expositivo. El sermón fue sobre la humillación de Cristo de Filipenses 2. Fueron alimentados y bien alimentados. La respuesta más interesante vino de nuestro equipo. Todos estábamos un poco molestos de que sólo 14 o 15 italianos escucharon el mensaje. Miles y miles estaban viviendo dentro de una milla cuadrada de la ubicación en la que esto ocurría, pero sólo 15 llegaron a escuchar esta gran exposición. El predicador se había pasado horas estudiando el griego de este pasaje, horas de trabajo en la elaboración de un mensaje y la aplicación de un mensaje para estas personas, y no podíamos dejar de preguntarnos que era un desperdicio?

¿Alguna vez se ha sentido así?

Este tipo de pensamiento no sólo es malo y pecaminoso, sino es peligroso, y realmente necesitamos revisar nuestros corazones y aprender a estar satisfechos con los "talentos" que Dios nos ha dado. Aquí hay algunas razones por las que debemos encontrar satisfacción en cualquier ministerio que Dios nos ha dado.

Es Orgulloso

Una de las razones por las que somos infelices en nuestro ministerio es el orgullo. Creemos que somos capaces de más. Vemos a otros pastores, u otras personas con pequeños grupos exitosos o clases de escuela dominical, y creemos que al instante podíamos hacer lo mismo o incluso mejor, y caemos en amargura. Lo que nos estamos olvidando es que Dios no nos ha confiado estos otros ministerios, sino en cambio nos ha dado lo que tenemos. La parábola de los talentos es un gran recordatorio de esto (Mateo 25: 14-30). Dios ha dado a cada uno de nosotros talentos y dones, y es fascinante ponernos en esa historia. Si se me dio tres talentos, estaría quejándome de ello. Estaría preguntando por qué no se me dio cinco. Sería fácil para un misionero a creer que podía pastorear una iglesia más grande en los Estados Unidos, o un líder Escuelita Bíblica al ver el programa de Escuela Bíblica en la iglesia grande por la calle y pensar que podrían hacer un mejor trabajo, pero en última instancia es orgulloso pensar que sabemos más que Dios acerca de lo que somos capaces de hacer. Tal vez haríamos un mejor trabajo, pero Dios quiere que seamos satisfechos con lo que nos da y confiar en la cantidad de ministerio que nos da. Además, estamos tratando con almas que vivirán para siempre y tendremos que dar cuenta de cada uno ( Hebreos 13:17).

Es celoso

Conocemos los peligros de los celos. Sabemos por Cristo que los celos son odiosos y, en última instancia, es una forma de asesinato. Cuando nos fijamos en lo que otra persona tiene y codiciamos, le estamos diciendo al Señor que somos ingratos con lo que Él nos ha dado. Cuando hacemos eso con el ministerio es más peligroso. Una de las razones es porque destruye la iglesia. Es fascinante ver la historia de Ananías y Safira (Hechos 5: 1-11). Dios toma su pecado tan seriamente que los mata. Dios estaba protegiendo a la iglesia primitiva de la ambición egoísta. Deseando subir las filas a través de una mentira. Es interesante ver que su conspiración pequeña de mentir sobre su venta de la casa llegó justo después de que José entregó todo el dinero de su venta de la tierra (Hechos 4: 36-37). Los discípulos amaron a José tanto que le dieron un apodo que se quedó (Bernabé, que significa "hijo de consolación"). Lucas pone estas dos historias consecutivas en la Biblia, tal vez para decirnos que Ananías se dio cuenta de Bernabé, y observó el reconocimiento que recibió por dar tanto dinero a la iglesia y decidió que él también quería el reconocimiento. Los celos jugaron un papel importante en su trama, y Dios, con el fin de mantener la unidad en la iglesia, tomó sus vidas. Los celos en el ministerio son simplemente corrosivos. No sólo hace que odies aquellos cuyo ministerio es más bendecido por Dios, sino que le deja insatisfecho con el suyo y no le hace poner su mejor esfuerzo en lo que Dios le ha dado. Te deja vacío, enojado y homicida. Y por una inmensa paciencia de Dios, El no nos trata como Ananías, sino que nos da tiempo para arrepentirnos y cambiar.

Es ingrato

El creador soberano del universo nos ha confiado el ministerio. No sólo nos salvó y echó nuestro pecado tan lejos al oriente del occidente, sino que luego El nos confía servirle. Él no nos necesita. Podía hacer que las rocas le sirvieran, y sin embargo ha planeado usarnos para glorificarlo y avanzar en Su reino. Pero aquí somos como pequeñas hormigas diminutas en Sus ojos, deseando un prestigioso ministerio más grande y mayor. Debemos recordar acerca de nuestra situación antes de Cristo. También debemos recordar que cualquiera de las capacidades que tenemos, son dones de Él que no ganamos, ni merecemos. No elegimos el número de cromosomas que nacimos, ni elegimos nuestra familia, color de piel, ni el género. Dios, en Su bella soberanía, elegirá eso para nosotros y nos dota de una manera que le agrada. Y si nuestro ministerio no es del tamaño que nos gustaría, o si sentimos que estamos siendo desperdiciado, entonces debemos recordar que Dios es el que da vista a los ciegos, y obra para Sus hijos, y debemos ser agradecidos por Sus bendiciones.

Es infiel

Pocas cosas dicen más "No confío en Dios y su soberanía" que cuando no estamos satisfechos con nuestro ministerio. Pasar 10 horas trabajando en un mensaje para 15 personas pueden parecer una pérdida para nosotros como seres humanos miopes, pero si es exactamente lo que Dios quiere para nosotros, entonces es lo mejor para nosotros y Su iglesia. El punto sobre la parábola de los talentos es que son Sus talentos los que El nos confía, y simplemente estamos llamados a ser fieles con lo que Él nos da. Él tiene el derecho a darnos, y quitárnoslo y dárselo a otra persona. Por otro lado, cuando estamos satisfechos con las obras que Él nos da, le estamos diciendo que confiamos en El, y probablemente vamos a trabajar duro y no desperdiciaremos el ministerio que Él nos encomienda.

Por supuesto, no hace falta decir que la pasión por el evangelismo y el deseo de llegar a más personas es de gran importancia y nunca se debe dejar de lado. Cada individuo en la iglesia debe seguir esforzándose por alcanzar a los perdidos, pero hay que recordar que, al mismo tiempo la insatisfacción en el ministerio es perjudicial y siempre causa división. Como John Macarthur ha dicho muchas veces antes, “Si tomo cuidado de la profundidad de mi ministerio, Dios cuidará de la amplitud del mismo.” Fue genial ser testigo de primera mano de un par de fieles misioneros que se están preparando para sermones, pequeños grupos, Escuela Biblica, evangelismo y tiempo uno a uno con la gente en su iglesia, con el mismo entusiasmo que cualquier persona que tenga ministerios más grandes. Del mismo modo, debemos trabajar duro para ser agradecidos por lo que Dios nos da, y ser fieles a ella. Dios sabe exactamente lo que podemos manejar, y sólo hace lo que es bueno para nosotros y Sus otros hijos.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: