Skip to content

El Debate de la Trinidad Complementaria: Un Resumen de Su Comienzo

24 junio 2016

ESJ-015 2016 0624-001

El Debate de la Trinidad Complementaria: Un Resumen de Su Comienzo

Por Wyatt Graham

Durante las últimas dos semanas, los blogs cristianos han estado en llamas con los debates sobre la Trinidad. Estos debates se han centrado en cómo el Hijo se relaciona con el Padre. Un lado sostiene que la forma en que el Hijo se somete al Padre en la historia es la misma manera en que Dios el Padre se relaciona al Dios Hijo en la eternidad. El otro lado sostiene que la forma en que el Hijo se somete al Padre en la historia no es la manera en que Dios el Hijo se relaciona con el Padre en la eternidad.

La primera posición se conoce con al menos tres nombres: la sumisión funcional eterna (SFE), la subordinación de relación eterna (SRE), o autoridad-sumisión de relación eterna (ASRE). Más específicamente, se argumenta la forma en que el Hijo difiere del Padre mediante la sumisión, mientras que el Padre al Hijo, al ejercer la autoridad. Esta relación es cómo estos dos miembros de la Trinidad se diferencian en la eternidad.

Para los defensores de SFE, la sumisión del Hijo no indica ninguna inferioridad entre los dos esencialmente. En realidad, la sumisión es un papel honorable que no requiere una diferencia ontológica entre el Padre y el Hijo. Además, esta analogía entre el Padre y el Hijo tiene sentido de las relaciones humanas, las relaciones entre marido (autoridad) y la mujer (sumisión). 1 Corintios 11: 3 proporciona una justificación para esta posición: “Pero quiero que sepáis que la cabeza de todo hombre es Cristo, y la cabeza de la mujer es el hombre, y la cabeza de Cristo es Dios.”

El otro lado representa la tradición Patrística, Medieval y Reformada de no asignar ninguna sumisión al Hijo en la eternidad. Voy a llamar a esta posición, la perspectiva no-SFE (que también podría ser llamada el punto de vista clásico). La posición no-SFE afirma que el Hijo se somete al Padre en la historia, pero la sumisión del Hijo en la historia no significa que esta sea la manera de distinguir al Hijo del Padre en la eternidad. En cambio, el Hijo procede del Padre eternamente en la misión, que se expresa en la sumisión temporal durante esa misión. El Hijo, entonces, se diferencia del Padre porque el Hijo eternamente procede del Padre.

Para las personas de no-SFE, decir que el Hijo se somete al Padre en la eternidad significa que el Hijo es esencialmente inferior al Padre. Este punto de vista va más allá del alcance de la fe ortodoxa, ya que hace al Hijo algo menor que el Padre; pero ambos son Dios. La perspectiva de no-SFE también impide a los complementaristas SFE de hacer teología mediante la antropología; es decir, que acusan a los complementaristas SFE la formulación de una perspectiva menos-que-ortodoxa de Dios con el fin de probar su punto de vista de las relaciones hombre-mujer. Los no-SFE también afirman las relaciones de complementariedad entre hombres y mujeres, pero evitan el uso del lenguaje de sumisión eterna

En lo que sigue, voy a contar cómo el debate se desarrolló durante el 9 y 10 de junio de este año, aunque voy a dar algún contexto de los acontecimientos que precedieron a la guerra civil entre SFE y los complementaristas no-SFE. En otro post más tarde, también detallaré el debate en curso después del 10 de junio.

El Período de Preguerra

El 8 de mayo de 2015, Fred Sanders da una reseña de Un Dios en Tres Personas: Unidad de Esencia, Distinción de Personas, Implicaciones para la Vida, editado por Bruce Ware y John Starke. El trabajo postula la idea de que el Hijo se relaciona al Padre por la sumisión, o a través de la subordinación funcional eterna. En la obra, Ware prefiere el título “autoridad-sumisión relacional eterna.” Ambas significan esencialmente la misma cosa: La forma en que el Hijo se somete al Padre en la historia es también la forma en que se relaciona con el Padre en la eternidad. Sanders revisa el trabajo con delicadeza.

El 22 de mayo, el año 2015 Steven Holmes escribe un artículo antipático reflexionando sobre una nueva defensa de complementariedad entre varón y mujer, que se encuentra en Un Solo Dios en Tres Personas. Holmes rechaza el argumento complementariano de la obra, en base a la doctrina de la Trinidad.

Un debate comienza cuando Liam Goligher escribe dos artículos en el blog Alliance of Confessing Evangelicals de junio 3 y 6 . En su segundo artículo, Goligher concluye: "Especular, sugerir, o decir que hay una verdadera primacía del Padre o subordinación del Hijo dentro de la eterna Trinidad se salirse de la ortodoxia cristiana y moverse o estar moviéndose hacia la idolatría.”

Aprobando los mensajes de Goligher, Carl Trueman escribe el 7 de junio que los complementaristas que se aferran a la subordinación eterna del hijo deambulan fuera de los límites de la ortodoxia de Nicea. También critica lo que él llama el respaldo Neo-Calvinista de la subordinación complementariana.

El 8 de junio, Mike Bird profetiza de la próxima guerra civil entre complementaristas que abogan por una visión subordinacionista eterna del Hijo, y aquellos que siguen la posición de Nicea que "descarta cualquier subordinación jerárquica." Uno de los lados (subordinacionista eterna) refieren la relación social de la Trinidad a los roles de género, mientras que el otro (sin subordinacionismo eterna) se aleja de este tipo de conexiones.

Comienza la Guerra Civil (Junio ​​9-10)

El 9 de junio, la profecía de Mike Bird se hace realidad cuando la guerra fría se vuelve caliente, y afirma sus preocupaciones en la guerra: “Sigo preocupado por dos cosas: (a) Que la noción de autoridad y / o jerarquía aún se está aplicando por los defensores de la Trinidad que, potencialmente, hacen a la Divinidad una Tri-arquía en lugar de una tri-unidad, y no creo que esto puede ser cuadrado con la teología de Nicea; y (b) Todo el debate está motivado por cuestiones de género y no sólo por una cuidadosa apropiación de materiales bíblicos y su recepción entre los Padres de Nicea.”

El 9 de junio, Bruce Ware defiende su posición en contra de Goligher y Trueman al afirmar la ortodoxia de su posición: “los que afirman la autoridad eterna del Padre y la sumisión del Hijo uniforme y firmemente afirman también la plena deidad del Hijo, que el Hijo es homoousios con el Padre y que el Padre y el hijo, junto con el Espíritu, cada uno posee la misma forma idéntica de naturaleza divina, indivisa, y co-eterna.” Ware también niega que él y otros estén formulando una doctrina de la Trinidad sobre la base de las relaciones sociales.

Wayne Grudem responde a Liam Goligher en el mismo día, afirmando la subordinación eterna del Hijo al Padre. El corrige la tergiversación de su punto de vista y pasa a la ofensiva, afirmando que su perspectiva es bíblica y que Goligher y Trueman no tienen en cuenta el lenguaje bíblico de la sumisión del Hijo.

Trueman, a su vez, responde a Ware y Grudem también en el mismo día (del 9 de junio). A Ware, Trueman escribe: “El punto en cuestión es el de la naturaleza de las relaciones. En sus escritos, el profesor Ware rechaza explícitamente la noción de Nicea de la generación eterna al tiempo que afirma que de la sumisión funcional eterna,” y “De hecho, el rechazo de la generación eterna te pone definitivamente fuera del Trinitarismo de Nicea.” A Grudem, Trueman afirma “los que se deshacen de la generación eterna y hablan de la sumisión eterna se encuentran fuera de los límites fijados por 381,” 381 se refiere a la actualización de Constantinopla a Nicea.

Denny Burk se suma a la conversación el dia 9 también. El esencialmente reafirma y defiende la posición de Ware y Grudem contra Trueman Goligher. Siguiendo a Grudem, Burk también pone de relieve ese testimonio bíblico a la subordinación del Hijo, usando 1 Corintios 15:28. En esencia, Burk desafía a Goligher y Trueman a considerar el testimonio bíblico de la subordinación del Hijo.

Mark Thompson , del lado de Ware y Grudem, defiende SFE el dia 9 contra la acusación de herejía: “Mi propósito en este ‘post’ ha sido simplemente empezar a explicar por qué yo me opondría de cualquier juicio de que la subordinación de relación eterna implica necesariamente ‘reinventar la doctrina de Dios,’ abadonando la doctrina ortodoxa de la Trinidad, herejía o incluso la idolatría.”

Jeff Waddington agrega otro punto de discusión el dia 9. Waddington afirma que el pacto de redención de Dios implica la decisión voluntaria del Hijo por salvar a la humanidad, una posición que pone en peligro la SFE mediante la afirmación de que el plan de salvación procede de la sumisión del Hijo con el Padre. También elogia debatir de una manera piadosa, que presumiblemente todos los contribuyentes a este debate desearían hacer.

Para el 9 de junio, los términos del debate giran en torno a (1) una subordinación eterna, ya sea requiriendo una jerarquía ontológica en la Trinidad o no, (2) una subordinación eterna como bíblicamente fiel o no, y (3) una subordinación eterna estando fuera de la ortodoxia de Nicea o no.

Temprano en el día 10, Scot McKnight resume los enfrentamientos del día anterior: “La batalla retumba a lo largo: un lado Reformado histórico han anunciado que el enfoque complementariano de Bruce Ware y Wayne Grudem tienen una teoría defectuosa de la Trinidad, y se han vuelto para anunciar que son totalmente ortodoxos. La cuestión aquí es la subordinación eterna del Hijo. Que utilizan, aunque en estas nuevas declaraciones no están hablando sobre ese tema, para apuntalar la subordinación de las mujeres a los hombres. Su énfasis distintivo en la subordinación eterna del Hijo está conectado a su complementariedad entre varón y mujer. Ahora están tratando de minimizar esto, pero los hechos demuestran lo contrario …”

En resumen, McKnight acusa a los de la SFE o ASRE de hacer teología (doctrina de la Trinidad) para probar una antropología en particular (papeles / relación hombre-mujer), lo que probablemente sería una cuarta área de debate: (4) ¿Estructuran su visión de la Trinidad los defensores de la SFE / ASRE en función de su punto de vista complementariano de hombres y mujeres?

El 10 de junio, Mike Ovey aclara una quinta área de debate cuando responde a los artículos de Goligher, afirmando que el Hijo se somete eternamente al Padre y que el Hijo tiene una voluntad personal distinguible del Padre. La voluntad del hijo, sin embargo, no difiere de la del Padre esencialmente, de acuerdo con Ovey, porque este tipo de voluntad está ligada a las personas no a las relaciones: “En este sentido, que la ‘voluntad’ está siendo tomada no en el nivel de la naturaleza, sino a nivel de la persona, uno tiene que decir Padre e Hijo tienen una voluntad distinguibles porque son personas distinguibles.”.

El mismo día, Carl Trueman cita a Calvino (su cartel invitado) para ordenar una nueva ofensiva contra los complementaristas SFE / ASRE. Mark Jones también el día 10 indica que la posición de Ware y de Grudem es inútil, mientras ofrece una perspectiva de por qué el Hijo se hizo mediador. Para este último punto, Jones afirma que la visión ortodoxa Reformada de la Trinidad (no la perspectiva de SFE de la sumisión eterna) explica por qué el Hijo es mediador y no, por ejemplo, el Espíritu Santo.

Una vez más el día 10, Darren Sumner escribe en contra de la opinión SFE y de la posición clásica de los no-SFE, afirmando una crítica teológica de que colocar la sumisión funcional en la eternidad hace conflicto con la simplicidad de Dios. Metodológicamente, también critica a Ware por derivar su relación eterna de autoridad-sumisión de las relaciones humanas (padres e hijos), y haciendo así una teología mediante la antropología: “Ware toma una construcción humana y cultural, confundiéndola con revelación, la lee hacia arriba dentro de la vida de Dios por medio de una analogía entis..

Resumen

El 9 y 10 de junio son testigos de una escritura rápida y respuestas rápidas entre lps proponentes de SFE y los no-SFE. Mientras que la batalla comenzó durante estos dos días, desde luego, no se ha detenido. Tengo la intención de avanzar en detalle el debate entre los defensores de SFE y los no-SFE, pero las salvas de apertura de la guerra civil proporcionan un resumen útil del debate hasta el momento. La batalla gira en torno a al menos cinco preguntas principales:

  1. ¿Requiere la subordinación eterna una jerarquía ontológica en la Trinidad o no?
  2. ¿Implica la subordinación eterna ser bíblicamente fiel o no?
  3. ¿Implica la subordinación eterna estar fuera de la ortodoxia de Nicea o no?
  4. ¿Estructuran los proponentes SFE/ASRE su visión de la Trinidad basa en su opinión complementariana de hombres y mujeres o no?
  5. ¿Implica la sumisión del Hijo con el Padre en la eternidad que el Hijo y el Padre tienen dos voluntades y no una?
2 comentarios leave one →
  1. 29 junio 2016 4:56 pm

    uf, primera vez q me toca ver como nace un debate teologico. Pido a Dios que guie a nuestros hermanos a hablar con sabiduría y amor y a enfocarse en lo que honra a Dios y edifica a su iglesia

Trackbacks

  1. El Debate de la Trinidad Complementariana: Un Resumen De Su Comienzo (2ª. Pte.) | El Evangelio Segun Jesucristo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: