Skip to content

Perdonando a los Pastores Caídos

4 mayo 2016

Post-ESJ-243

Perdonando a los Pastores Caídos

1 Corintios 9:27; 1 Timoteo 3:1-7; Tito 1:5-9

Por John MacArthur

Siempre me ha entristecido a lo largo de los años, como he observado líderes de la iglesia traen reproche a la iglesia de Jesucristo. Lo que es tal vez lo más impactante para mí es la frecuencia con que los líderes cristianos pecan groseramente, luego regresan al liderazgo casi tan pronto como la publicidad se desvanece.

Hace algún tiempo, recibí una grabación que me molestó mucho. Era un audio de un servicio de reinstalación de un pastor que había sido noticia nacional confesando una relación adúltera. Después de poco más de un año de "asesoramiento y rehabilitación," este hombre regresaba al ministerio público con el consentimiento de su iglesia.

Está sucediendo en todas partes. Equipos de restauración – equipados con manuales para instruir a la iglesia sobre cómo restablecer a su pastor caído -esperan al igual que los conductores de camiones de remolque al lado de la carretera, anticipando el próximo “accidente” de liderazgo. Grace Community Church, donde yo pastoreo, ha recibido consultas preguntando si se han escrito instrucciones o un libro para ayudar a la restauración al liderazgo de los pastores caídos. Muchos sin duda esperan que una iglesia del tamaño de la nuestra tendría un programa de rehabilitación sistemático para líderes que han pecado.

El pecado grotesco entre los líderes cristianos es una señal de que algo no va bien dentro de la iglesia contemporánea. Sin embargo, un problema aún mayor es la reducción de las normas para acomodar el pecado de un líder. El hecho de que las iglesias están tan ansiosas por traer a estos hombres de nuevo dentro del liderazgo – y hacerlo con relativa rapidez – es un síntoma de podredumbre al núcleo.

Los cristianos no deben considerar el liderazgo en la iglesia a la ligera. El requisito más importante de un líder es que él "debe ser irreprochable" (1 Timoteo 3:2, 10; Tito 1: 7). Esto es un requisito difícil, y no todo el mundo puede cumplirlo.

Algunas clases de pecado irreparablemente hacen añicos la reputación de un hombre y su inhabilitación para un ministerio de liderazgo para siempre, porque ya no puede ser irreprochable. Incluso Pablo, siendo el hombre de Dios que era, dijo que temía tal posibilidad: " sino que golpeo mi cuerpo y lo hago mi esclavo, no sea que habiendo predicado a otros, yo mismo sea descalificado." (1 Corintios 9:27).

Cuando hace referencia a su cuerpo, Pablo, obviamente, tenía la inmoralidad sexual en consideración. En 1 Corintios 6:18 lo describe como un pecado en contra de su propio cuerpo – el pecado sexual está en su propia categoría. Ciertamente descalifica a un hombre del liderazgo de la iglesia, porque él de forma permanente pierde una reputación intachable como un hombre de una sola mujer (Proverbios 6:33; 1 Timoteo 3:2).

¿De dónde sacamos la idea de que una licencia de un año de ausencia puede restaurar la integridad de alguien que ha desperdiciado su reputación y ha destruido la confianza de la gente? Ciertamente no de la Biblia. La confianza perdida no se recupera tan fácilmente. Una vez que un hombre sacrifica su pureza, la capacidad de dar el ejemplo se pierde para siempre. Como mi amigo Chuck Swindoll comentó una vez cuando se refería a la cuestión – sólo se necesita una clavija para reventar un globo.

¿Qué pasa con el perdón? ¿No deberíamos estar ansiosos de restaurar a nuestros hermanos caídos? A la comunión, sí. Pero no al liderazgo. No es un acto de amor para regresar a un hombre descalificado al ministerio público; es un acto de desobediencia.

Por todos los medios debemos ser indulgentes. Sin embargo, no podemos borrar las consecuencias del pecado. No estoy abogando "disparar a los heridos." Simplemente estoy diciendo que no hay que precipitarse regresándolo a las líneas del frente, y no hay que ponerlos a cargo de otros soldados. La iglesia debe hacer todo lo posible para servir a los que han pecado y se arrepienten. Pero eso no incluye la restauración de la capa de mando a un hombre que se ha descalificado y ha perdido su derecho a dirigir. Hacerlo, no es bíblico y rebaja la norma que Dios ha establecido.

¿Por qué la iglesia contemporánea ansía ser tolerante en la restauración de los líderes caídos? Estoy seguro de que una de las razones principales es el pecado y la incredulidad que impregna la iglesia. Si los cristianos casuales pueden bajar el nivel de liderazgo, estarán mucho más cómodos con su propio pecado. Con menores estándares morales para sus líderes, la iglesia se vuelve más tolerante al pecado y menos tolerante a la santidad. La iglesia "amigable al pecador" es intolerable para Dios. Y tal iglesia revela la situación precaria de la cristiandad contemporánea, una realidad que debe asustar a todos los creyentes serios y obedientes.

Los cristianos conservadores tienen un fuerte legado de luchar por la pureza doctrinal. Y eso es bueno. Pero estamos perdiendo la batalla por la pureza moral. Algunas de las peores derrotas han ocurrido entre nuestros líderes más visibles. La iglesia no puede bajar el estándar para acomodarlos. Debemos mantenerlo más alto de manera que la iglesia pueda recuperar su pureza. Si perdemos aquí, nosotros hemos fallado completamente, no importa cuán ortodoxa sea nuestra confesión de fe. No podemos ser sal y luz, si ponemos en peligro el estándar bíblico de la pureza moral de nuestros líderes.

En vista de esta crisis en el liderazgo y la moralidad, ¿qué debe hacer? Ore por los líderes de su iglesia. Manténgalos en rendición de cuentas. Motíveles. Hágales saber que usted está siguiendo su ejemplo piadoso. Comprenda que no son perfectos. Pero, no obstante, continúe llamándoles a los más altos estándares de pureza y piedad. La iglesia debe tener líderes que sean genuinamente irreprochables. Cualquier cosa menos es una abominación.

(Adaptado de The Master’s Plan for the Church . )


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B160504
COPYRIGHT © 2016 Gracia a Vosotros

2 comentarios leave one →
  1. 4 mayo 2016 9:21 pm

    Como siempre, el Pastor MacArthur preciso y acertado… de mil amores estamos dispuestos a perdonar con el espíritu de Gálatas 6:1, pero los requisitos que Dios estableció para las personas en el pastorado, no podemos cambiarlos o acomodarlos. Tampoco debemos pensar que sus requisitos son demasiado altos o imposibles de alcanzar o mantener… si están en su Palabra, son alcanzables por todos los llamados al ministerio. Gracias y bendiciones!!!!

  2. FERNANDO RIVERA. permalink
    18 junio 2016 9:53 pm

    GRACIA POR VALISO TEMA . EN MI IGLESIA UN HERMANO SE DIVORCIO SU ESPOSA NO QUIERE, ELLA NO FUE INFIEL . Y EL PONE EL DIVORCIO. QUE HACE LA IGLESIA CON EL HERMANO. DEBE ESTA EN DISCIPLINA Y POR QUE TIEMPO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: