Skip to content

Por qué Enseñamos a Nuestros Hijos a Ser Cristianos

6 abril 2016

Post-ESJ-241

Por qué Enseñamos a Nuestros Hijos a Ser Cristianos

Por Jason Helveston

Antes de llevar mi esposa y yo a nuestros hijos a dormir, cantamos una canción y oramos.

Recientemente, ellos comenzaron a tomar nuestra rutina. Mi hija canta. Mi hijo murmura ruidos en forma de melodía. Inclinan ligeramente la cabeza y dicen amén. Soy plenamente consciente de que en su mayoría desconocen los detalles y la profundidad de la fe cristiana tejida a través del canto y la oración. Pero ellos se están dando cuenta de algo.

Cantamos "Venga Tu Fuente." Aspectos de la canción se basan ligeramente en un pasaje de 1 Samuel. Dice: "Samuel tomó una piedra. . . . . y llamó su nombre Ebenezer; porque dijo: "Hasta ahora el Señor nos ha ayudado ‘" (1 Samuel 7:12). Esto susurra uno de los temas más importantes de la Escritura – Dios rescata a su pueblo.

Una piedra Ebenezer era una "piedra de ayuda." Significaba fomentar la creencia en las generaciones actuales y futuras. Y al igual que Dios rescató el pueblo en los días de Samuel, ha rescatado mi esposa y a mí. Ahora nosotros no hemos puesto una piedra en medio de Chicago, pero tenemos historias que conmemoran nuestra propia liberación espiritual – historias que nos vemos obligados a compartir con nuestros hijos, que comienzan con el canto y la oración.

Compartiendo la Fe Con Sus Hijos

Me pregunto qué pensaban las generaciones futuras sobre la piedra de Samuel. Me imagino que a veces eran llevados a considerar la fidelidad de Dios. Otros, estoy seguro, se impresionaron menos. Tal vez razonaron que representaba los pensamientos y experiencias de una persona o de un grupo piadoso, pero eso es todo. La historia fue aislada para un pueblo en particular para un momento en particular.

Hoy en día parece que muchas personas piensan de esta manera. Por ejemplo, cuando algunos de nuestros amigos, que también son padres, escuchan que mi esposa y yo estamos criando a nuestros hijos para conocer la Biblia, amar a Jesús, ser parte de la comunidad de la iglesia, y orar a Dios, obtenemos críticas mixtas. Puesto que yo soy un pastor, a menudo tenemos una especie de aspecto de "me parece que" seguido de un cambio de tema. Otras veces – cuando he tenido la oportunidad de entrar en una conversación más abundante – He oído muchos responder de manera diferente.

Con respeto, han compartido conmigo su vacilación en enseñar a sus propios hijos su fe específica (o creencias o falta de ella) porque quieren que sus hijos escojan su propio camino. En esencia, lo que oigo decir es su piedra Ebenezer es su piedra Ebenezer. Su experiencia y creencias religiosas son personalizadas sólo para ellos.

Creo que entiendo un poco acerca de dónde vienen. Como padres, no queremos manipular a nuestros hijos. No queremos obligarlos. No queremos que nuestros hijos se conviertan en un cristiano, mormón, budista, cienciólogo, o lo que sea sólo porque nosotros lo somos. Nosotros queremos que tengan un viaje y una experiencia espiritual auténticos.

Sin embargo, pienso que sin quererlo este concepto progresivo de la fe y de la espiritualidad ha desestabilizado la fe como un todo. Nuestra intención colectiva ha sido la de dar la misma credibilidad a cada fe, religión y cosmovisión. Sin embargo, truncando la fe y la limitación de sus efectos para el individuo, en realidad hemos menospreciado la fe en su conjunto. Al decirle a nuestros hijos todas las creencias son posibles, poderosas y personales, les hemos dicho también que ninguna fe es realmente cierta.

Esto significa que cuando invitamos a los niños a elegir su propio camino, estamos suponiendo que o hay un camino que los lleve a la realidad última. Y si, como sociedad, hemos decidido que no exista una disposición religiosa que conduzca a la realidad, hemos, de hecho, impuesto una disposición a todos, a creer justo eso – ninguna fe prácticamente es real o verdadera o suprema. Cuando le decimos a nuestros hijos que depende de ellos decidir, en realidad, sólo hemos dejado una sola opción sobre la mesa.

Pero, ¿por qué no sentimos lo mismo en dejar que nuestros niños pequeños jueguen en la calle? ¿Por qué no sentimos de esta manera acerca de nuestros niños compartiendo sus juguetes o comer quinua? ¿Por qué no dejamos que nuestros niños escojan su propio camino a la hora de acostarse, o al cumplir los dieciséis años, que leyes de tránsito desean seguir?

En todas estas áreas, estamos felices de decir a nuestros hijos lo que nosotros pensamos y compartir lo que hemos experimentado e incluso darles instrucciones para que sigan nuestro camino, confíen en nuestras experiencias, y escuchen nuestra voz.

Creo que la diferencia es nuestro concepto de la realidad. Dado que a menudo pensamos que la fe religiosa no lleva mucho peso en la realidad final (sólo la nuestra), la espiritualidad ha sido relegada a una línea de buffet personalizable de clases. Ha llegado a ser considerada como una práctica que se supone se ha hecho tan a medida del individuo que la formación corporativa, la enseñanza y la educación de los hijos se consideran ilógico, si no cruel y manipuladora. Me desconcierta que Dios realmente salvó a Israel o no lo hizo. Dios realmente me salvó o no lo hizo. Dios realmente salvará a mis hijos o no lo hará.

Por qué Cantamos y Oramos

Y es por eso que cantamos. Es por eso que oramos. Es por eso que les digo cómo Jesús me rescató. Por eso les digo que todavía necesito a Jesús y su gracia todos los días. Por eso les contamos la historia de Jesús en todo lo que hacemos y decimos y vemos en Netflix.. La única forma en que la fe de mis hijos en algo será real es si les comunico la fe como una visión de la realidad, no un mero sentimentalismo.

La hora de dormir es una piedra Ebenezer que mi esposa y yo queremos dejar a nuestros hijos. Es un tiempo de paz y amor que esperamos señalarles a la gran paz y amor de Jesús. Pero al final del día, necesitarán una experiencia propia. Después de todo, Israel no iba a ganar la próxima batalla sólo porque Dios les ayudó a ganar la última. Otra piedra tendría que ser establecida para cada generación subsiguiente.

El Señor nos ha ayudado. Y también tendrá que ayudarles a ellos. Espero que eso sea lo que mis hijos estén captando. Eso es lo que estoy orando.

Publicado originalmente aquí

One Comment leave one →
  1. Pablo Morales permalink
    10 abril 2016 8:58 pm

    Reblogueó esto en Alianza Cristiana y Misionera Carcelény comentado:
    Compartimos esta reflexión publicado por nuestros hermanos de “Evangelio Según Jesucristo” que nos advierte sobre la responsabilidad que tenemos de compartir el evangelio con nuestros hijos. Bendiciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: