Skip to content

La Victoria de la Víctima

25 marzo 2016

ESJ-015 2016 0325

La Victoria de la Víctima

Juan 10:18; Juan 18: 2; Juan 19: 10-11; Hebreos 7: 23-25

Por Cameron Buettel

Las imágenes son una poderosa fuerza cuando es la única fuente de información. Siendo un niño, me di cuenta de Jesucristo como una víctima débil de los agresores que eran más fuertes que El. Sin ningún tipo de influencias bíblicas en mi vida, mi conocimiento se limitó a las imágenes espeluznantes católicas en la casa de mi mejor amigo, y las vidrieras en la iglesia anglicana local. En mi mente, Jesús no era más que una desafortunada víctima y un recordatorio personal de lo que ocurre con la gente amable en un mundo malo.

Cuando La Pasión de Cristo llegó a la pantalla, sin duda alguna devastó las nociones restantes de Jesús siendo un debilucho. No obstante todavía reforzó el motivo de víctima por encima de Su vida. A pesar de que fue eficaz en agredir a mis sentidos con la brutalidad física increíble de la crucifixión de Cristo, era casi imposible dejar el cine sin sentir lástima de Jesús, víctima de una conspiración tal mal.

Pero ¿es esa la forma en que debemos pensar en la muerte de Cristo? Mientras que sufrió dolor físico insoportable y la separación espiritual del Padre, era El en realidad la víctima de alguien?

Herodes, Poncio Pilato, y el Sanedrín trabajaron juntos para detener, condenar y crucificar a Cristo. Pero la Escritura es clara que la muerte del Señor no fue el resultado de sus maquinaciones:

Porque en verdad, en esta ciudad se unieron juntos contra tu santo siervo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y los pueblos de Israel, para hacer cuanto tu mano y tu propósito habían predestinado que sucediera. (Hechos 4:27-28 énfasis añadido)

Cristo no fue víctima de una conspiración judía y romana. El propósito de Su vida era la promesa de Su muerte. Había nacido para morir en nuestro lugar, el cumplimiento de Su papel como el único sacrificio aceptable por nuestros pecados.

Y como el Señor de toda la creación, Él tenía autoridad sobre todos los detalles de Su arresto, juicio y muerte.

Cristo Estaba en Control de Su Arresto

Judas logró mezclarse entre el resto de los discípulos, pero Jesús sabía desde el principio quién era en realidad (Juan 6: 70-71). A pesar de que Judas tramó traicionar a Cristo, el Señor estaba en el control (Juan 13: 2-3).

En las horas previas a la detención de Cristo, en la intimidad del aposento alto, Jesús lavó los pies de Judas con el resto de sus discípulos, a pesar de que sabía lo que había en el corazón de Judas (Juan 13:11). Y cuando el Señor rechazó Su discípulo traidor, lo hizo con pleno conocimiento de lo que estaba a punto de hacer (Juan 13: 21-30).

Una vez que Cristo y sus discípulos habían terminado de celebrar la Pascua, Jesús fue a su lugar habitual de orar: " Y saliendo, se encaminó, como de costumbre, hacia el monte de los Olivos; y los discípulos también le siguieron.” (Lucas 22:39, énfasis añadido). A pesar de Su inminente arresto, Jesús no estaba escondiéndose –Se fue a un lugar donde Judas podría fácilmente encontrarle (Juan 18: 2).

Incluso en el momento de su detención, Cristo no se desanimó: " Jesús, pues, sabiendo todo lo que le iba a sobrevenir, salió y les dijo: ¿A quién buscáis? "(Juan 18: 4, énfasis añadido). No había ninguna razón para huir u ocultarse –este era el cumplimiento de Su plan.

Judas y sus co-conspiradores nunca actuaron fuera de la autoridad soberana de Cristo. Desde el momento en que Jesús, le recibió en Su ministerio, al beso de la traición de Judas, la autoridad de Cristo estaba siempre de manifiesto.

Cristo Estaba en Control de Su Juicio

Poncio Pilato era el brazo de la ley en Judea. El ejercía la autoridad de César con un puño de hierro, y fue el árbitro final de la vida y la muerte para todas las personas bajo su jurisdicción. Pero durante el simulacro de juicio de Cristo, su autoridad temporal no era ninguna amenaza para el Señor.

Pilato entonces le dijo: ¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para soltarte, y que tengo autoridad para crucificarte? Jesús respondió: Ninguna autoridad tendrías sobre mí si no te hubiera sido dada de arriba; por eso el que me entregó a ti tiene mayor pecado."(Juan 19:10-11. )

Cristo estaba completamente indiferente y firme por Pilato y su gran ejército. El sabía que estaban en una posición de poder sobre él debido al plan pre-ordenado de Dios. Y se sometió a la sentencia de muerte con el fin de ejecutar ese plan.

Pilato todavía era culpable de dictar sentencia sobre el Cordero sin mancha, a pesar de que estaba operando bajo la voluntad soberana de Dios. John MacArthur explica cómo el Señor usó el pecado de Pilato para llevar a cabo Su plan de redención.

A pesar de que era un agente moral responsable y responsable de sus acciones, Pilato no tenía el control final sobre los eventos relacionados con el Hijo de Dios. Nada de lo que sucede, incluso la muerte de Jesucristo, está fuera de la soberanía de Dios [1] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: John 12-21 (Chicago: Moody Publishers, 2008) 341.

Para los discípulos, la cruz representó el trágico final de sus esperanzas mesiánicas en alza. Pero para Jesús, la misma cruz era Su destino, y El se dirigió hacia ello con firme propósito. No sólo aceptó Su crucifixión, también orquestó cada detalle.

Cristo Estaba en Control de Su Muerte

Había un montón de personas que estaban motivados poderosamente para asesinar al Señor. Su predicación de la verdad amenazó la subsistencia de los fariseos y de su falsa religión. Su reino celestial amenazó al rey Herodes. Su gobierno justo amenazaba el gobernante romano. Y Su poder salvador amenazó la gran maquinación de Satanás. Todos querían a Jesús muerto.

Pero Jesús nunca fue molestado por el hecho de que personas –muchas personas –lo querían muerto. La muerte no era una amenaza para el Señor de la vida. De hecho, fue el propósito de Su vida. Señalando entonces al sacrificio de su muerte, Cristo les dijo a sus discípulos: " Nadie me la quita, sino que yo la doy de mi propia voluntad. Tengo autoridad para darla, y tengo autoridad para tomarla de nuevo. Este mandamiento recibí de mi Padre.” (Juan 10:18).

Esa autoridad fue evidente en lo que El dijo cuando estaba en la cruz.

Después de esto, sabiendo Jesús que todo se había ya consumado, para que se cumpliera la Escritura, dijo: Tengo sed. Había allí una vasija llena de vinagre; colocaron, pues, una esponja empapada del vinagre en una rama de hisopo, y se la acercaron a la boca. Entonces Jesús, cuando hubo tomado el vinagre, dijo: ¡Consumado es! E inclinando la cabeza, entregó el espíritu. (Juan 19:28-30)

La crucifixión fue diseñada por los romanos como la forma de morir más dolorosa de un ser humano, que es de donde la palabra "insoportable" viene. Y sin embargo, en medio del dolor físico increíble, el Dios encarnado mostró una compostura increíble y presencia de ánimo. El entendió que una profecía quedaba por cumplirse –las palabras de David en el Salmo 69:21 que al Mesías le sería dado vinagre (vinagre) en respuesta a Su sed. Una vez hecho esto, el Señor demostró Su autoridad sobre Su muerte proclamando, “Consumado es.” John MacArthur añade:

En realidad, el Señor clamó esas palabras con un fuerte grito (Mateo 27:50; Marcos 15:37). Fue un grito de triunfo; la proclamación de un vencedor. La obra de la redención que el Padre le había dado se llevó a cabo: el pecado fue expiado (Hebreos 9:12; 10:12), y Satanás fue derrotado y reducido a la impotencia (Hebreos 2:14; cf. 1 Pedro 1:18-20 ; 1 Juan 3: 8). Cada requisito de la ley justa de Dios había sido satisfecha; la santa ira de Dios contra el pecado había sido apaciguada (Romanos 3:25; Hebreos 2:17; 1 Juan 2: 2; 4:10);  cada profecía se había cumplido. La terminación de la obra de redención de Cristo significa que nada tiene que ser ni puede ser añadido a la misma. [2] MacArthur, John 12-21, 356.

Cristo divinamente orquestó los eventos que rodearon Su arresto, Su juicio, y Su muerte. Nada le impediría ir a la cruz como nuestro sustituto justo y portador del pecado.

Y la tumba no podía imponerse sobre Aquel que tenía el poder de darle la vida de nuevo. Por otra parte, Su resurrección no fue el final del ejercicio de Su autoridad, sino el comienzo de Su ministerio como nuestro representante legal ante el Padre.

Cristo Esta en Control de Tu Eternidad

Primera de Juan 2: 1 describe a Cristo como nuestro "Abogado ante el Padre." El autor de Hebreos describe esa obra diciendo:

Los sacerdotes anteriores eran más numerosos porque la muerte les impedía continuar, pero El conserva su sacerdocio inmutable puesto que permanece para siempre. Por lo cual El también es poderoso para salvar para siempre a los que por medio de El se acercan a Dios, puesto que vive perpetuamente para interceder por ellos. (Hebreos 7:23-25)

En su comentario sobre ese pasaje, John MacArthur explica cómo la obra de intercesión de Cristo asegura nuestra salvación por la eternidad:

El vive siempre para interceder por nosotros. La seguridad de nuestra salvación es la perpetua intercesión de Jesús por nosotros. Nosotros no podemos más mantenernos salvos de lo que podemos salvarnos a nosotros mismos. Pero asi como Jesús tiene poder para salvarnos, Él tiene poder para guardarnos. Constantemente, eternamente, perpetuamente Jesucristo intercede por nosotros ante el Padre. Cada vez que pecamos Él dice al Padre: "Pon eso a mi cuenta. Mi sacrificio ya ha pagado por ello.” A través de Jesucristo, podemos "estar en la presencia de su gloria irreprensibles, con gran gozo "(Judas 24). En Su Hijo ahora somos libres de culpa ante los ojos del Padre. Cuando seamos glorificados estaremos sin culpa ante Su presencia [3] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: Hebrews (Chicago: Moody Publishers, 1983) 201.

Cristo no fue víctima de nadie. El ejecutó perfectamente el plan de Dios desde la eternidad pasada, ejerciendo autoridad total sobre todos los acontecimientos que condujeron a Su muerte. En virtud de esa misma autoridad, se levantó victorioso de la tumba, y ahora está a la diestra de Dios, intercediendo en nuestro nombre y acreditándonos con Su justicia.

Este fin de semana, al celebrar la muerte y resurrección de nuestro Señor, debemos asegurarnos de presentarlo con precisión. Cristo no fue una víctima de la cruz; fue Su gran victoria.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B160325
COPYRIGHT © 2016 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: