Skip to content

John F. Macarthur – Sesión Final (Shepherds Conference 2016)

14 marzo 2016

ESJ-015 2016 ses06

John F. Macarthur – Sesión Final (Shepherds Conference 2016)

7:00 —Michael Mahoney da la bienvenida a los hombres de regreso a la sesión de la tarde, y el coro de la iglesia Grace llama a la congregación a adorar.

7:02 —Dr. Clayton Erb dirige a la congregación a cantar "O Adora al Rey", "O que mil lenguas", y "Aclamen el Poder".

7:15 —El Coro de Adoración canta "Cuán grande es Él."

7:20 —Phil Webb canta "Está Bien".

7:25 — El Dr. Erb dirige a la congregación en el canto "Él Fue Herido."

7:30 — El Dr. MacArthur presenta un video promoviendo la Conferencia Pastores –una cumbre de 4 días planificada para 2017, sobre la doctrina de la Cristología.

7:38 —Dr. MacArthur comienza a predicar, señalando los hombres de nuevo a Juan 17.

Como dije el miércoles por la mañana, la negligencia del clero abunda.

El requisito bíblico para el pastor es predicar la Palabra y de decir lo apropiado para una sana doctrina – y hacerlo con autoridad. Tenemos que tomar el trabajo del teólogo.

Y el ejemplo de la mente teológica es nuestro Señor, Jesucristo.

Me llamó la atención, al predicar a través de Juan 17, cómo su oración estaba llena de teología. Aquí vemos su ejemplo mediador. Este es el único ejemplo que tenemos de su "abundante obra." Nosotros no menospreciamos la obra de la cruz, sino que reconocemos que Él está siempre vivo para interceder por nosotros.

El hace esta oración a los oídos de los once. El ora por ellos, y por todos los que creerán en función de su palabra. Él está orando por todos los redimidos de todo el resto de la historia. Y su oración es el dogma y la doctrina soteriológica.

Como vimos el miércoles, Él habla a Dios como Dios el Padre. Nosotros hablamos de la Trinidad. Él es tres personas, y por lo tanto él es el amor, porque Él está en eterna perfecta, y amorosa comunión.

Y vemos que Dios le dio los elegidos al Hijo.

También vemos que Jesús vino al mundo, porque Dios lo envió. Hubo una obra de justicia activa, en la que la justicia puede ser acreditada a nosotros. Y hubo una justicia pasiva en Su muerte en la cruz.

7:45 —Como dijo Paul Washer antes, el podría absorber toda esa ira por todos los elegidos en la cruz, porque Él es una persona infinita.

Ahora, llegamos a otra doctrina, la doctrina de la revelación.

Toda esta verdad tuvo que ser liberada de una vez por todas, de modo que pudiera ser predicada, porque no hay salvación sin el evangelio.

El pronunció esta verdad a los once. El manifestó la plenitud de lo que Dios es a aquellos que el Padre le dio. Él dice, "les hice conocer tu nombre, y lo daré a conocer."

¿Cómo reveló a Dios?

En primer lugar, El reveló a Dios en Su persona. Jesús fue tan lejos como para decir, en Juan 12: "El que me ve, ve al que me ha enviado. Ver también Juan 14: 9, Col. 1, Hebreos 1. Él reveló a Dios en Su persona.

7:48 —También reveló Dios en Sus palabras.

El dijo: "Yo no he hablado por mi propia iniciativa." Habló al igual que el Padre le había hablado. Eso es revelación divina. Jesús es inerrante e infalible. El dijo: "Yo les he dado Tu Palabra".

Tenía un compromiso con el Antiguo Testamento. En el Nuevo Testamento hay cerca de 80 veces donde se refirió hasta por lo menos de 27 libros del Antiguo Testamento diferentes.

Y cuando dijo: "Santifícalos en la verdad, tu palabra es verdad", no sólo estaba mirando hacia lo que se había escrito, sino también hacia adelante a lo que se escribiría.

Esto también es porque El envió el Espíritu Santo, quien vendría y revelaría todas las cosas a ellos. Todo se transmitió, desde el Padre, al Hijo, al Espíritu, a los Apóstoles.

El Hijo encarnado declaró la importancia de la verdad revelada en Juan 17:20.

Le recibieron, lo entendieron, y le creyeron. No hay salvación aparte de eso. Eso es lo que marca la fe de los salvados.

7:55 —Vea Romanos 10:13 y los siguientes, donde tenemos el tratamiento más claro sobre la necesidad de predicar la Palabra y su papel en la salvación.

El poder está en la Palabra, no sólo para salvación, sino también para santificación. Vea Juan 17:17. La Palabra los santifica. Y siempre será así. No hay otra manera. El Espíritu de Cristo ha inspirado la Escritura y la Escritura permanece para siempre.

Ahora eso conduce a la siguiente doctrina.

7:57 —La doctrina de la regeneración.

La obra de Dios que hace posible creer es la regeneración.

Si usted vuelve a Juan capítulo 3, es una conversación muy interesante, que tiene con Nicodemo. Él viene al Señor con una pregunta en su corazón diferente a la que él tiene en sus labios.

Quiere saber cómo se puede obtener vida eterna.

Jesús responde de forma extraña.¿Dónde está el "haz esta oración?" Jesús dice: "eso es una obra de Dios." Jesús atrae a las ovejas a Sí mismo (Juan 10).

¿Qué es ser regenerado? Es salir de la muerte, la oscuridad y la ignorancia, y conocer a Jesucristo. Si conocemos a Cristo, conocemos al Padre. Si usted no conoce a ambos, usted no lo conoce tampoco.

¿Qué es la vida eterna? Es el verdadero conocimiento transformador de Dios (1 Juan 5:20).

Tiene un efecto dramático (Juan 17:14). Se nos da la bienvenida en el odio con que el mundo odia a Cristo.

8:03 — Para ver el odio del mundo, de un vistazo a Juan 15:18 y los siguientes. Usted ha sido regenerado, y ahora vive en un ámbito completamente diferente, y el mundo le odia porque usted está en el Reino de Cristo. El que odia a Cristo, aborrece el Padre, y aborrece a los que pertenecen al Reino del Padre.

Una vez que haya sido regenerado, usted ha sido atraído y sacado del mundo … pero todavía tiene un trabajo en el mundo. Pero Dios nos ha dado un ayudante en el mundo (de nuevo a Juan 17).

8:06 — Vea 17:18. Este es nuestro ministerio. Así como Dios envió a Cristo al mundo, hemos sido enviados al mundo. Este es el trabajo que estamos llamados a hacer.

Vea Juan16:8-11. Aquí está nuestro trabajo de evangelización. Usted es un fiscal de Dios. Usted acusa a pecadores. Usted procesa a los pecadores.

¿Cómo se hace eso? ¿Cómo se llevan a cabo? Efesios 5 nos dice que no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino exponerlos, y acusarles. Si usted no está procesando a los pecadores, no está haciendo su trabajo. Es la predicación la que procesa pecadores.

Jesús dijo en Juan 7:7 “El mundo me odia porque yo doy testimonio de él, y sus obras son malas.” Los profetas del Antiguo Testamento eran los fiscales de Dios. Juan el Bautista fue el último fiscal del Antiguo Testamento de Dios, y eso le costó la cabeza. Jesús acusó a los pecadores. Es por eso que mataron a Jesús.

La regeneración tiene un aspecto negativo. Nos convertimos instantáneamente en el fiscal de los pecadores. Esto tiene que ser parte de nuestro ministerio.

8:12 —Hay un lado positivo a la regeneración. La regeneración revela la gloria de Dios. Ahora que somos regenerados, Él es glorificado en nosotros. La gloria de Dios que resplandece en el rostro de Jesucristo se encarna en nosotros.

Esto nos lleva a otra doctrina, la doctrina de la unión.

Somos invitados a una unión real con la Trinidad. Vea Juan 17:11, "para que sean uno, así como nosotros somos uno." Esta no es una forma cursi de unidad.

Lo que Él está hablando aquí es ontológico, no experimental. Vaya hasta el versículo 25.

Wow. Esto es mucho más allá de una cierta clase de unidad superficial. Él está orando por la salvación de los elegidos, y para que seamos perfectos en unidad. Nos perdemos dentro de la unidad con la Trinidad. Esta unión es tan poderosa que resulta –en el versículos 23 – en que el mundo conocerá que Cristo fue enviado por el Padre.

Esto es profundo, la gloria de Dios dada a Cristo, y ahora se nos ha dado. Esto es asombroso, para comprender la realidad profunda de la salvación.

Vuelva a Juan 14:16 y sígame.

Esto es absolutamente abrumador. Todos estamos envueltos en la Trinidad. Vea el versículo 23. seremos amados por el Padre y haremos morada con El. Asombroso. Asombroso.

La salvación no es sólo un boleto al cielo. Se trata de ser atrapado en la vida eterna de la Trinidad. Conocemos al Dios Trino, no vagamente, sino claramente. Lo conocemos firmemente. Y por esta comunión, el pecado debe ser aun más odioso. Tal vez esto le ayudará a entender la respuesta de Pablo en 1 Corintios 6.

Ser uno con Dios es tanto más glorioso que todas las riquezas y comodidades de este mundo. Si Dios no es todo tu gozo aquí, el cielo será poco para ti, porque Él es todo lo que hay allí. Si el Dios Trino no es más precioso aquí, los cielos te parecerán poco.

"Yo en ellos." Esta es la realidad de ser salvado en Cristo.

8:22 —Esto nos lleva a otra doctrina, la doctrina de la santificación.

Vea Juan 17:15. No estamos siendo sacados del mundo, sino enviados al mundo. Jesús no ora que seamos quitados del mundo, sino para ser guardados del maligno. Estamos a salvo en el sentido eterno, pero estamos inseguros en el sentido temporal. Vivimos en peligro inminente.

Jesús ora, mientras su obra estaba empezando, "guárdalos del maligno."

Debemos resistirle de manera que él huya, armarnos de modo que no seamos vulnerables, prepararnos y todo eso se resume en el verso 17: “Santifícalos en la verdad; Tu Palabra es verdad.”

Jesús, la única persona que podría santificarse – lo hizo al hacer la voluntad del Padre. Él vino para hacer la voluntad del que lo envió.

La santificación viene por medio de la obediencia, y la obediencia perfecta [de Cristo] creó la santificación perfecta.

¿Mediante que poder hizo eso? Bueno, por supuesto que El era Dios. Pero todo lo que hizo en Su encarnación lo hizo en el poder del Espíritu Santo. Que ejemplo perfecto de santificación, obediencia perfecta por el poder del Espíritu Santo.

8:27 —Ahora, una última doctrina, la doctrina de la glorificación.

Vea Juan 17: 1, 5, 24. . . . .

El Señor ora por nuestra glorificación. El punto de la intercesión del Hijo es llevar a todos los que fueron escogidos por Dios, los que han sido regenerados, los que han creído la Palabra de Dios, santificados por la Palabra de Dios. . . . . y traerlos a todos al cielo.

Cristo había estado trabajando en esto (Juan 17:12, Juan 6). Sin embargo, en unas pocas horas, Cristo ya no sería capaz de guardarlos. Así que ora para que el Padre los guarde y los proteja (Juan 17: 11).

Todos vamos a lograrlo. Tenemos una salvación eterna.

¿Por qué hace esto? ¿Por qué el nos guarda y nos protege?

A horas desde la cruz, horas de ser abandonado por su Padre, y estamos en Su corazón. El está preocupado por asegurarse de que los pecadores por los que va a morir lleguen al cielo. El sabía que su hora había de venir, y El nos ha amado hasta lo sumo (Juan 13:1).

Él nos ha amado y quiere que veamos el amor del Padre (Juan 17: 23). Él quiere llevarnos a la gloria, para que podamos ver lo que será ser eternamente amado por el Padre, y para que podamos ser amados de la misma manera.

¿Como puede ser eso? ¡Porque El ama a Su Hijo amado, y nosotros estamos en Su Hijo amado!

Sólo el Dios Trino puede amar infinita y eternamente, y Él ama a todos Sus hijos. Él nos ama ahora así. El Hijo absorbió Su ira por nuestro pecado, y ahora nos ama de la misma manera que Él ama al Hijo eterno, porque esa es la única manera en que Dios puede amar.

8:38 —Oración final.

Publicado originalmente aquí

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: