Skip to content

Mi Débil Tributo a Jerry Bridges

7 marzo 2016

ESJ-015 2016 030702

Mi Débil Tributo a Jerry Bridges

Por Tim Challies

Al escuchar de la muerte de Jerry Bridges ayer, me senté ante mi computadora y comencé a escribir. Empecé a escribir sobre la manera en la que me impacto a través de su escritura. Muy pocos autores me han formado más de lo que el hizo; muy pocos libros han desempeñado un papel tan importante en mi vida y fe. Pero de alguna manera las palabras no salen muy bien y yo no podía muy bien encapsular todo lo que estaba pensando y sintiendo. Aún así, considere esto mi tributo homenaje –demasiado débil a uno de los fieles servidores de Dios.

Me encontré con Jerry Bridges sólo una vez. Estábamos en la misma conferencia –él hablaba y yo escribía. Un amigo común vino a mí y dijo, "A Jerry le gustaría conocerte." Nos encontramos en una sala fuera y hablamos durante unos pocos minutos. A decir verdad, no me acuerdo mucho de nuestra conversación, pero yo salí con dos conclusiones.

La primera conclusión fue: "Él es de lo mejor." Me había formado una imagen muy positiva de él a través de sus libros ya través de escucharlo hablar. La realidad se correspondía con la imagen. Él era amable y gentil. Él estaba realmente interesado en mí, aunque no había ninguna razón particular para estarlo. En un momento en que tenía todas las razones para distraerse y volver la atención a personas mucho más dignas de mención, el me dio el privilegio de un poco de su tiempo y algunas de sus palabras de aliento.

La segunda conclusión fue: "Quiero ser como él." A este punto en la vida me había encontrado con ancianos sucios, borrachos, y desocupados, pero muy pocos ancianos piadosos. Bridges de inmediato me llamó la atención como un hombre que se había comprometido a la piedad y que la había buscado durante mucho, mucho tiempo. Lo demostró, y me di cuenta de que estaría encantado de manifestar algún día la gracia, sabiduría y piedad que aparece en sus libros y predicación e incluso en esa pequeña habitación en ese gran conferencia.

Fue un encuentro corto, pero de una importancia desmesurada en mi vida. Y ahora, cuando pienso en la vida de Jerry Bridges y su impacto en mí, pienso en algunas lecciones que he aprendido de él.

En primer lugar, la santidad es la mayor búsqueda. Es la mayor búsqueda, ya que es, de hecho, no una búsqueda de una cosa sino una persona – buscar la santidad es buscar a Dios. A través de La Búsqueda de la Santidad él me enseñó que la santidad, como casi todo en la vida, es algo que tengo que luchar. La santidad es un don de Dios y es algo que nunca se puede lograr, sin la obra del Espíritu. Sin embargo, es mi responsabilidad de luchar por ella y trabajar para alcanzar este objetivo.. Él me desafió a buscarla con seriedad.

En segundo lugar, tengo que buscar la santidad en el nivel macro y micro. A través de La Búsqueda de la Santidad y, posteriormente, a través de Pecados Respetables llegué a ver que gran parte de mi búsqueda de la santidad había estado en un nivel macro. Había visto el progreso a gran escala. Había visto ciertos hábitos y deseos pecaminosos alejarse. Para esto yo estaba realmente agradecido y era capaz de reconocer la obra del Espíritu. Pero estos libros me ayudaron a comprender la importancia de examinar mi vida en el nivel micro también. Al hacer esto, yo estaba sorprendido y decepcionado por mi propensión al pecado en áreas pequeñas y mi ambivalencia hacia ella. Bridges me desafió a pelear contra el pecado allí mismo, en las pequeñas cosas, a odiar a los pequeños pecados con toda la intensidad de los grandes pecados.

En tercer lugar, La Disciplina de Gracia, un libro que he leído y releído, me enseñó la importancia perdurable del Evangelio en la vida cristiana. Porque de todos los libros escritos centrados en el Evangelio desde ese en particular, no estoy seguro de alguno de ellos haya tomado tan bellamente la simplicidad y la centralidad de todo. “Predicar la buenas nuevas a sí mismo … significa que usted se enfrenta continuamente a su propio pecado y luego huye a Jesús a través de la fe en Su sangre derramada y vida justa. Esto significa que usted se apropia, de nuevo por la fe, el hecho de que Jesús plenamente satisfizo la ley de Dios, que Él es su propiciación, y que la ira santa de Dios ya no está dirigida hacia usted. "Más tarde dice: "Este es el evangelio por el cual hemos sido salvados, y es el evangelio, en que podamos vivir todos los días nuestra vida cristiana. …. Si no está firmemente cimentado en el Evangelio y no ha aprendido a predicarse a sí mismo todos los días, pronto se desanimara y se debilitara en su búsqueda de la santidad. "Esta es una verdad demostrable en la vida de cualquier cristiano. Es a través de su influencia que empecé a orar el Evangelio para comenzar cada mañana, un hábito que continúo hasta este día.

En cuarto lugar, nunca voy a ser lo suficientemente santo en este lado de la tumba. En La Disciplina de la Gracia el proporciona una metáfora extendida que es tan útil en el tratamiento de una especie común de complacencia. Habla del cristianismo de control de crucero y dice: “presionamos el pedal del acelerador de la obediencia hasta que hemos llevado a nuestro comportamiento hasta un cierto nivel o ‘velocidad.’” El nivel de obediencia se determina con mayor frecuencia por la norma de comportamiento de otros cristianos que nos rodean. … Una vez que hemos llegado a este cómodo nivel de obediencia, presionamos el botón ‘control de crucero’ en nuestro corazón, retrocedemos y nos relajamos. …. No tenemos que ver las señales de límite de velocidad en la Palabra de Dios, y desde luego no tenemos que experimentar la fatiga que viene con la búsqueda de obedecerle con todo nuestro corazón, alma y mente.” El contrasta esto con la obediencia de carreras, que indica que en comparación con los conductores de control de crucero, los conductores de carreras de coches están manejando con todo su corazón, alma y mente, sin imaginar deslizarse.  Y aquí está una aplicación fundamental: “Dios no está impresionado con nuestro culto el domingo por la mañana en la iglesia si estamos practicando la obediencia de control de velocidad automática el resto de la semana. Puede cantar con un entusiasmo reverente o gran fervor emocional, pero su adoración es tan agradable a Dios como la obediencia que lo acompaña.” Él me comunicó su deseo de conducir ese coche de carreras de la obediencia.

Finalmente, Dios quiere que nuestra obediencia sea un gozo. “Ser como Jesús no es sólo dejar de cometer unos pocos pecados obvios como la mentira, el engaño, el chisme, y tener pensamientos impuros. Ser como Jesús es buscar siempre hacer la voluntad del Padre. Es llegar al lugar donde nos deleitamos en hacer la voluntad de Dios, por mas sacrificio o desagradable que pueda parecernos por momentos, simplemente porque es Su voluntad.” Bridges me enseñó a contar que el gozo de hacer la voluntad de Dios, entender esa obediencia a Dios es el único camino seguro hacia el gozo duradero.

En muchos sentidos somos los libros que leemos. Los libros Jerry Bridges dejaron una marca indeleble en mi vida y doy gracias a Dios por su vida y ministerio. No era un hombre que era conocido por sus credenciales académicas o logros del mundo. Era un hombre que era conocido por su santidad, por su piedad, por su deseo de enseñar a otros lo que el Señor le había enseñado. Él fue un don a la iglesia. Ruego que algún día pueda ser hallado tan fiel, tan piadoso como Jerry Bridges.

Aquí hay 5 imprescindible leer libros de Jerry Bridges:

1. La Búsqueda de la Santidad

2. La Disciplina de la Gracia

3. Pecados Respetables

4. Confiando en Dios

¿Quién soy?

2 comentarios leave one →
  1. 8 marzo 2016 10:08 am

    Gracias hermano por compartir esto.

  2. MaríaTe Villanueva permalink
    8 marzo 2016 1:01 pm

    Quiero comprar sus libros en Español muchas gracias. quiero correr con toda diligencia cada día de mi existencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: