Skip to content

No Prive de Alimento a las Ovejas

1 marzo 2016

Post-ESJ-229

No Prive de Alimento a las Ovejas

Por Jeremiah Johnson

Una de las grandes tragedias de la influencia de los modelos de liderazgo Extrabíblicos en la iglesia es que es fácil para los pastores perder de vista la obra a la que el Señor los llamó originalmente por hacer: alimentar a Sus ovejas.

Piense en esto: digamos que usted es un pastor que ha modelado su ministerio de ejecutivo exitoso. Sus prioridades podrían variar significativamente, desde el crecimiento del tamaño y el alcance de su iglesia, para imaginar nuevas innovaciones del ministerio, para el desarrollo de una visión para la próxima temporada en la vida de la iglesia. Y mientras que ninguna de esas grandes actividades son necesariamente malas, ¿deberían ser esas cosas las que ocupen la mayor parte del tiempo de un pastor?

Para decirlo de otra manera, ¿Cuál debe ser el objetivo principal del pastor piadoso?

Recientemente hemos planteado esa pregunta con John MacArthur. Aquí está lo que dijo:

La tarea del pastor, en primer lugar, es alimentar a sus ovejas. Es por eso que Cristo encarga con mucha frecuencia a Pedro hacer precisamente eso en Juan 21: 15-17. He aquí cómo John MacArthur explica la profundidad de la exhortación de Cristo:

Dos veces Jesús usó la palabra “apacentad” (boskō), lo que podría ser mejor traducida como "alimentar". "Pastor" (poimaino) encarna todos los aspectos del pastoreo. La tarea del pastor no es decirle a la gente sólo lo que quiere oír (2 Timoteo 4: 3-4), sino edificar y fortalecer con las profundas verdades de alimento espiritual sólido que produce discernimiento, convicción, coherencia, poder y testimonio efectivo de la grandeza de la obra salvadora de Cristo. No importa lo que identifique la terminología Nuevo Testamento al pastor y su tarea, en el fondo está la primacía de la verdad bíblica. He is to feed the sheep. Él debe alimentar a las ovejas [1] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: 1 Peter (Chicago; Moody Publishers, 2004) 265.

La capacidad del pastor piadoso de alimentar a sus ovejas con fidelidad es una función de su propia devoción a la Escritura. Pablo afirmó ese mismo punto en su carta a Tito, cuando describió una de las características necesarias de los pastores piadosos como "retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen."(Tito 1: 9). En su comentario sobre ese pasaje, John MacArthur explica como es esa devoción en la práctica.

Los pastores, por lo tanto, deben amar "la palabra fiel" de Dios, respetarla, estudiarla, creerla, y obedecerla. Deben ser "nutridos con las palabras de la fe y de la buena doctrina" (1 Timoteo 4: 6). Esto implica más que un mero compromiso con la inspiración y la inerrancia de la Escritura, tan esencial, como lo sea. Es un compromiso a la autoridad y suficiencia de la Palabra de Dios como la única fuente de verdad moral y espiritual. . . . . . .

El fracaso en el área de ser "retenedor de la palabra fiel", es en gran medida la causa de la predicación y enseñanza superficial vanagloriosa en muchas iglesias evangélicas. Aquí está el verdadero culpable de los "sermoncillos baratos" con etiqueta cristiana poco profundos e insípidos, que son la moda en la iglesia de hoy en día. The Supremacy of God in Preaching Este es el verdadero villano que ha llevado a muchos a volcarse hacia lo que consideran relevante y, por tanto, predican una psicología transigente que mima a os pecadores o se convierten en cómicos profesionales, cuentistas, oradores hábiles o artistas que convierten a la iglesia en lo que John Piper en su mas excelente libro La Supremacía de Dios en la Predicación ha llamado "la bufonada de la adoración evangélica" ([Grand Rapids: Baker, 1990], p.21) [2] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: Titus (Chicago: Moody Press, 1996) 46-47.

La fe superficial y el analfabetismo bíblico que ha penetrado en la iglesia hoy son el resultado directo de demasiados pastores que dejan de realizar fielmente su tarea primaria.. Se han abandonado a las ovejas hambrientas por encontrar sustento espiritual para sí mismos, y la mayoría de ellos no pueden discernir lo que deben comer y qué se debe desechar. Sin un fiel pastor, caen en todo tipo de peligro.

No sólo es necesario que el pastor fiel alimente a su rebaño, sino que también debe protegerlos, como Pablo lo dijo, debe "ser capaz también de exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen" (Tito 1: 9). Además de los pastores que no pueden siquiera alimentar a sus rebaños, hay más muchos que rechazan tomar parte con diversas amenazas a sus ovejas. No tienen ningún interés en condenar a los falsos maestros, exponer la herejía, o meterse en temas polémicos. Se contentan con ignorar los problemas que no se relacionan directamente con la vida dentro de sus iglesias, a pesar de como eso deja a su gente sin educación y sin preparación.

John MacArthur explica por qué los pastores no deben renunciar a este deber vital deben rendir este deber vital por deferencia a la repugnancia de la sociedad al conflicto..

El doble papel del predicador y maestro piadoso es proclamar y defender la Palabra de Dios. A los ojos del mundo y, trágicamente, a los ojos de muchos creyentes genuinos, pero no instruidos, denunciar la falsa doctrina, sobre todo si esa doctrina se da bajo la apariencia del evangelicalismo, es ser faltos de amor, críticos, y divisivos. Pero comprometer la Escritura con el fin de hacerla más agradable y aceptable al paladar – ya sea a creyentes o incrédulos – no es estar "hablando la verdad en amor" (Efesios 4:15). Es hablar falsedad y es la cosa más lejana del amor piadoso. Es una manera sutil, engañosa y peligrosa de contradecir la propia Palabra de Dios. El pastor fiel no debe tener ninguna parte en ello. Él mismo tolera, y enseña a su gente a tolerar, solamente la sana doctrina [3] The MacArthur New Testament Commentary: Titus , 51-52.

El pastor piadoso no cubre sus ojos y oídos a las amenazas en el horizonte, y no engaña a sus ovejas haciéndoles creer que todo está bien, cuando los lobos están en la puerta. Por su amor y compromiso con la Palabra de Dios, está obligado a tomar en serio la enseñanza falsa, e identificar aquellos que la perpetúan entre su pueblo.

El pastor fiel sabe que no es suficiente simplemente dar su rebaño cualquier cosa para comer. Él los ama, los protege del peligro, y les provee sólo el mejor alimento que puede proporcionar. .


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B160226

COPYRIGHT ©2016 Grace to You

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: