Skip to content

Más Que un Espectador

8 febrero 2016

Post-ESJ-218

Más Que un Espectador

Por Jordan Standridge

Me encanta ver fútbol. Lo crea o no, es algo que me resulta agradable. Y antes de que se burle de mí permítame recordarles que miles de millones de personas en todo el mundo disfrutan de ello también. Me encanta decirle al entrenador de mi equipo favorito de lo equivocado que estaba en su toma de decisiones. Me encanta compartir mi opinión con el árbitro por encima de sus capacidades de toma de decisiones, o su necesidad de visitar al oftalmólogo tan pronto como sea posible. Déjame decirle que es muy difícil para mí permanecer en silencio mientras veo a mi equipo favorito. El único problema con todo esto es que nadie puede oírme, bueno quizás mis vecinos puedan, pero los que participan en el resultado real del juego no pueden. El entrenador, los jugadores, el árbitro todos no tienen idea de que hay un tipo a miles de millas de distancia gritándoles a través de la pantalla de televisión.

Esta mentalidad de espectador es lo que vemos en muchas iglesias. Muchas personas se presentan pensando que la Iglesia está allí para servirles. De hecho, si somos honestos, naturalmente, todo el mundo piensa de esta manera. Todos nacemos pensando que el mundo existe para nuestros propósitos. Muchos pastores jóvenes como yo en realidad alientan esto. Establecieron iglesias para parecer conciertos de rock con un mini sermón lleno de historia atascado en el medio que rara vez duran más de 20 minutos. La Biblia es pues de lado y el servicio parece estar orientado para hacer que los incrédulos se sientan bienvenidos y cómodos.

El escritor de Hebreos tiene una mentalidad diferente. Está convencido de que ser parte de la Iglesia implica ser más que un espectador. De hecho, anima a todos los creyentes a ser participantes activos. En Hebreos 10: 24-25 encontramos un famoso pasaje. Un pasaje que normalmente apresuramos cuando nos encontramos con alguien que dice ser cristiano pero que no asiste a la iglesia. Aunque ciertamente es el pasaje del que siempre acudimos en "no ir a la iglesia", es mucho más. En sólo dos versos cortos se nos da cinco órdenes implícitas que podrían cambiar radicalmente nuestra domingo por la mañana.

La primera cosa que debemos hacer es prepararnos para la mañana del domingo.

“Y considerémonos…"

La palabra "considerar" en el versículo 24 implica que necesitamos nuestras mentes estén comprometidas en la mañana del domingo. Eso significa que nuestras mentes deben estar alertas. Esto implica que tenemos que estar en plena forma. Yo no creo que sea una exageración decir que no vamos a poder estar completamente alertas el domingo por la mañana a menos que tengamos una buena noche de sueño. Es por eso que se dice que el domingo por la mañana comienza la noche del sábado. Tenemos que estar descansados, no sólo para ser mejores oyentes del sermón, sino porque estamos más alertas y con ganas de servir y animamos a los demás cuando abrazamos la almohada lo suficiente. Creo que se da a entender que debemos estar preparados para la Iglesia. Eso significa que no estamos batallando para tener todo listo para salir por la puerta la mañana del domingo. Tal vez tener el almuerzo listo, recoger la ropa, y biblias y cuadernos en el coche la noche del sábado evitará mucho drama en la mañana. Otro aspecto clave es tener nuestras mentes pensando en el Señor y los demás, en lugar de las cosas del mundo. Estar viendo un poco de Netflix justo antes de la iglesia no es probablemente la mejor cosa que hacer. Probablemente vamos a estar preguntándonos qué va a pasar a nuestro personaje favorito en lugar de cómo podemos estar sirviendo a nuestros hermanos y hermanas.

Lo que también está implícito en la palabra "considerar" es el hecho de que no pensamos en los demás naturalmente. Esto va justo al lado de la preparación. Tenemos que recordarnos a nosotros mismos hacerlo. Tenemos que entrenar nuestra mente para pensar en los demás cuando venimos a la iglesia. Esto significa que estamos orando acerca de cómo Dios puede usarnos. Mientras estamos conduciendo a la iglesia debemos estar pensando y recordándonos a nosotros mismos que estamos a punto de hacer algo muy importante, tal vez lo más importante que lleguemos a hacer. Tenemos la oportunidad de celebrar la resurrección de Cristo, llegamos a sentarnos bajo la predicación de la Palabra de Dios, y tenemos que participar en el crecimiento de una iglesia local. ¿Piensa usted en cómo puede ser una bendición para sus hermanos y hermanas en su trayecto a la iglesia?

Se nos instruye a PRACTICAR constantemente pensar en los demás.

Y consideremos.. cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras,…”

El escritor de Hebreos dice que debemos considerar cómo estimular a otros. La palabra “cómo” tiene implicaciones. Esto no es solo apareciendo en la iglesia y descargar lo que hemos aprendido esta semana en nuestro tiempo con el Señor. Esta es una consideración de exactamente lo que necesitan nuestros amigos. Esto significa que varía de persona a persona. De hecho, tenemos que llegar a conocer a la gente que nos rodea y saber lo que será de aliento para ellos. Cuando mi equipo de baloncesto en la escuela secundaria se prepara para un juego, vemos el juego grabado y tratamos de explotar la debilidad d los otros equipos. Si fueran realmente rápidos les quitaríamos la pelota a nuestros chicos altos. Si fueran realmente altos y lentos, meteríamos a nuestros guardias y presionamos el tempo. Si fueran altos y rápidos, seremos batidos, pero usted entiende el punto, no tratamos a todos nuestros oponentes de la misma manera. Muchas veces como cristianos estamos tan concentrados en nosotros mismos que no tenemos idea de cómo provocar a la gente a nuestro alrededor hacia la piedad. 1 Tesalonicenses 5:14 capta esta idea a la perfección. Se nos dice que seamos pacientes, no importa qué, pero también nos enseña a tratar a las personas de manera diferente sobre la base de lo que necesitan. Debemos estar estudiando de forma activa y cuidando de las personas que nos rodean, a fin de atender adecuadamente a sus almas.

Se nos dice nos BUSQUEMOS unos a otros

Y consideremos.. cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras,…”… "

La palabra "estimular" se utiliza generalmente en forma negativa. Es un provocador, un fuerte impulso. Es un reto que alguien vaya a algún lugar donde naturalmente no quiere ir. En nuestra carne naturalmente no queremos hacer buenas obras. Todos somos propensos a vagar. Tenemos que buscarnos unos a otros y impulsarnos unos a otros a ser piadosos. Por su cuenta se puede aprender más acerca de Dios, puede crecer en su amor a Dios, pero al mismo tiempo hay que darse cuenta de que no puede ver todo por su cuenta. Todos tenemos puntos ciegos.. Es por eso que ser un monje no funciona. Con el propósito de crecer en la vida cristiana, no sólo usted tiene que pasar tiempo a solas con el Señor, sino también hay que estar con otros creyentes. Usted los necesita, y ¿adivine qué? ¡Ellos le necesitan! Y le necesitan en la parte superior de su juego. Si estamos albergando pecado en nuestras vidas, incluso en nuestra vida privada, entonces definitivamente no estamos creciendo en nuestro caminar, y si no estamos creciendo en nuestro caminar no vamos a ser capaces de estimular a otros a nuestro alrededor a las buenas obras. También albergar pecado, nos hace ser egoístas y disminuye las posibilidades mostrarnos en la reunión listos para servir a los demás.

Se nos ordena dar PRIORIDAD a la reunión

“no dejando de congregarnos, como es la costumbre de algunos …”

Por supuesto nada de esto importa a menos que salgamos de nuestras camas y dirigirnos a la iglesia. Y parece que la iglesia primitiva luchó con esto también. Pero a diferencia de nosotros, su disuasión no era por flojera, más bien era la persecución. Hebreos 10: 33-34 nos dice que la gente a la que estaba escribiendo había experimentado persecución seria. Algunos perdieron sus casas, otros sus vidas, por lo que la tentación de quedarse en casa habría sido fuerte. Y, sin embargo, frente a estas graves situaciones el autor de Hebreos advierte que no se pierdan de la reunión. Y a pesar de que sufrieron una verdadera persecución ellos tenían menos probabilidades de ir a la iglesia que el estadounidense promedio! Es alucinante. Debemos luchar por nuestro tiempo con nuestros hermanos y hermanas. Es absolutamente descabellado evitar ir a la iglesia. Usted tiene un pastor, que muy probablemente ha pasado horas estudiando un pasaje de las Escrituras con el único propósito de animarle a ser más piadoso! Y es de esperar, que usted tenga docenas de otros miembros de la iglesia viviendo a la iglesia considerando maneras de cómo estimularle y animarle a amar a Cristo y obedecerle más! Where would you rather be? ¿Dónde preferirías estar?

Estamos llamados a AYUDARNOS entre sí

“Sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca. "

Es muy interesante que el escritor concluya con un llamado a animarnos unos a otros. La palabra "exhortar" no dejar de lado la verdad, sino más bien mientras se habla la verdad uno al otro usted lo hace con delicadeza. Se recuerdan entre sí acerca de las promesas de Dios. Es fascinante observar que esto debería aumentar con cada día que pasa. Es interesante que en Hebreos 10:25 se conecta con la segunda venida. Cada día nos acercamos más a la venida del Señor debemos también estar aumentando en nuestro ánimo el uno del otro. El mundo es cada vez más hostil al evangelio. La iglesia debe ser un oasis para el creyente. Debemos anhelar la oportunidad de vernos uno al otro cada domingo. Y deberíamos pasar nuestro tiempo estimulándoos y exhortándonos a unos de otros a buscar de Cristo. Es interesante que de la misma manera que somos menos propensos a asistir a la iglesia que los primeros cristianos, a pesar de nuestra falta de persecución, también somos menos propensos a pensar en el regreso del Señor, a pesar de estar 2000 años más cerca. Cada mañana que nos despertamos no es sólo un día más cerca de nuestra muerte, sino que es un día más cerca del regreso de Cristo.

El escritor de Hebreos considera que es mejor pensar en los demás cuando asistimos a la iglesia. De hecho, él cree que si somos fieles en preparar, practicar, buscar, priorizar y elegirnos el uno al otro vamos a ser fieles a Cristo y participantes activos en lo que Cristo está haciendo a través de las iglesias locales en todas partes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: