Skip to content

¿Cuándo es Correcto Despedir a un Pastor?

25 enero 2016

Post-ESJ-213

¿Cuándo es Correcto Despedir a un Pastor?

Por Phil Newton

La insensibilidad de la carta me sorprendió. Yo divagaba a través de un cajón y encontré una copia de una nota garabateada a mano olvidada por mucho enviada a un pastor hace veinte años. Yo lo había conocido en el seminario y principios del ministerio. Él había servido fielmente a su iglesia Bautista del Sur en un pequeño pueblo del sur por un par de años. El amaba pastorear la congregación a su cargo. Pero eso no impidió que un grupo de diáconos lo despidieran. La nota no dio razones para su despido. La amenaza no tenía velo.

1. Todos los diáconos estuvieron unánimes en 2 reuniones anteriores y en oración que, para bien de la Iglesia y el Hno. ______ Que debía abandonar nuestra iglesia a finales del actual año de la iglesia, 30 de septiembre

2. Se acuerda que nosotros le pagaremos el mes de octubre, con la siguiente excepción.

Este asunto no debe discutirse desde el púlpito o reunión de oración o en público. Hacerlo pondría fin a su tiempo con la iglesia de inmediato mientras los diáconos pedirán el voto de la congregación y detendrían su pago en ese momento. Esto queremos evitarlo a toda costa.

Él debe saber que esto se hace como un favor a él. No ha sido echado por voto por los diáconos, pero si él no dice _______ que cumplirá lo acordado – le queremos en una reunión diáconos el viernes por la noche.

Qué cosa horrible había hecho para cumplir con un despido en secreto de los diáconos? ¿Había enseñado un evangelio falso, como sucedió en Galacia (Gálatas 1: 6-9)? Si hubiera tenido una mano de hierro sobre la iglesia, echaría fuera a auténticos hermanos en Cristo, y utilizó palabras y poder para ser el primero en vez de ser un líder siervo, como Diótrefes (3 Juan 9-10)? ¿Había descuidado dirigir a la iglesia para andar en pureza, como en Tiatira (Apocalipsis 2: 18-29)? ¿Habría fallado en pastorear el rebaño comprado por la sangre de Cristo, a la que el Señor le había confiado (Hechos 20:28)? ¿Habría fallado en modelar la vida cristiana y dirigir la iglesia hacia la madurez en Cristo (I Timoteo 3:1-7; Hebreos 13:17)?¿Cometió pecados abiertos digno de reprensión pública (1 Timoteo 5: 19-20)? Si cualquiera de estos temas fuera el caso, entonces la eliminación estaría justificada, aunque no de una manera intrigante.

¿Cuál de estos rasgos sirvieron como fundamento para su despido? Ninguno se le aplicó. Él fielmente predicó Cristo, dirigiendo a la iglesia en la vida piadosa, hizo un llamado al cuerpo a la fidelidad, y trató de conmover a la congregación hacia una pasión por Cristo. Vivir, dirigir y hacer lo que Cristo espera de Sus sub-pastores parecía ser las razones del recurso de los diáconos y posterior despido.

¿Qué sucede cuando un grupo de poder utiliza su peso para echar fuera a un pastor, sólo porque pueden hacerlo? A veces los pastores se aferran a textos del Antiguo Testamento acerca de no hacer daño a los ungidos de Dios, como prueba de que son intocables. Sin embargo, los textos sobre los reyes y los sacerdotes deben ser utilizados en su contexto del AT. Sin duda hay momento adecuado para remover a un pastor, como se señaló anteriormente. Sin embargo, Jesús es el ungido de Dios -el Cristo, que es "cabeza sobre todas las cosas a la iglesia" (Efesios 1: 22-23). Él es el Señor de la iglesia, no un grupo de poder –ni siquiera un pastor. Él no va a tolerar a aquellos que buscan destruir la unidad, la pureza, y el testimonio de la iglesia (Efesios 4:3; 11-24), ya sea en grupo de poder o un pastor corrupto. El dio pastores y maestros ("pastores y maestros",) para equipar el cuerpo de servicio, para edificar el cuerpo hasta que se alcance "la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;"(Efesios 4:11-13). Así que la eliminación sin causa legítima de los instrumentos designados por Dios para el propósito de Cristo para Su iglesia significa que esos grupos de poder se enfrentarán a un ajuste de cuentas con el Señor de la iglesia. Así como Jesús se dirigió a cinco "mensajeros" de las siete iglesias de Asia Menor con reprensión y advertencia, aun así El sigue ejerciendo Su autoridad sobre todas las iglesias llamadas por Su nombre (Apocalipsis 2-3). El que intenta destruir la iglesia de Cristo, Dios ha prometido destruirle (1 Corintios 3: 16-17).

Entonces, ¿puede un pastor ser despedido de manera apropiada? Sí, si él no predica a Cristo, enseña intencionalmente falsa doctrina, descuida la piedad personal, al no ser un ejemplo para el rebaño, comete actos dignos de disciplina pública, o se abstiene de guiar a la iglesia a la madurez y la fidelidad debido a la pereza o incompetencia o codicia. Sin duda, puede haber algunos pastores que necesitan ser despedidos por tales causas. Sin embargo, buscar un curso de acción contra un pastor tal sin una clara justificación bíblica, somete a quienes lo hayan despido a una rendición de cuentas con la Cabeza de la iglesia. Él saldará todas las cuentas con justicia.

Parece que los diáconos que despidieron mi amigo hace muchos años no pensaron en dar cuenta de sus actos ante el Señor de la iglesia. Y mi amigo pastor, aunque despedido de esa iglesia, continuó sirviendo fielmente como pastor de otro rebaño. Él no guardaba rencor hacia los que le traicionaron. Él demostró ser diligentes en pastorear el rebaño de Dios. Esa es la meta de cada pastor llamado por Dios.

En lugar de despedir a un pastor porque un grupo le disgusta, hable con él en amor. Ore por él. Anímelo. Manténgale responsable de predicar a Cristo, vivir como un ejemplo para el rebaño, dirigir el cuerpo en crecimiento en la gracia y servir con fidelidad. Los pastores y las congregaciones siguen siendo responsables ante el Señor de la iglesia.

One Comment leave one →
  1. Pedro Nadie permalink
    28 enero 2016 8:53 am

    El otro extremo y que cada día tiene más auge es el que el pastor decide ser el único con autoridad en la Iglesia. Todas las decisiones, buenas o malas, son tomadas unicamente por él. Nadie puede reclamarle. Se sienten como el papa de la iglesia y si alguien tiene queja, reclamo u observación, él alega ser el úngido de Jehová. Los dos extremos son poco bíblicos e igual e aberrantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: