Skip to content

¿Necesita Jesús de Su Invitación?

20 enero 2016

ESJ-113

¿Necesita Jesús de Su Invitación?

Apocalipsis 3:20

Por Cameron Buettel

Uno no sólo se invita a sí mismo a la Casa Blanca para una noche en el dormitorio de Lincoln, o en el Palacio de Buckingham para tomar té con la Reina. No importa la seriedad de su deseo o lo tajante de su solicitud, se le negará el acceso.

Y eso no es una sorpresa para la mayoría. Entendemos que los monarcas y jefes de Estado requiere un cierto nivel de exclusividad, y generalmente respetamos esos límites.

Sin embargo, no tenemos esa idea en lo que respecta al Señor y Su reino celestial. Hay demasiadas personas asumen que su entrada en la familia de Dios está en función de su propio deseo ferviente. Frases como "Pedir a Jesús que entre en mi corazón" o "Aceptar a Jesús como mi Salvador personal" son emblemáticas de una mentalidad que invierte sin cuidado el papel en la salvación. Y esa mentalidad está muy extendida en la iglesia – hoy esas frases son algunos de los clichés cristianos más comunes, marcando el comienzo de lo que podríamos llamar la época del llamado al altar.

Durante mis años de formación como cristiano, me volví tan familiarizado con estas expresiones que nunca pensaba seriamente en su significado. Siempre supuse que la idea era bíblica, ya que parecía hacer eco de las palabras de Jesús en Apocalipsis 3:20: "He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. "

¿Llamando a la puerta de tu corazón?

Jesús no es un pretendiente dejado plantado fuera en el frío por aquellos que lo rechazan. Como dijo una vez Paul Washer, “Si Él quiere patear la puerta para derribarla, Él va hacerlo.” Además, la puerta no representa los corazones de todas las personas, sino más bien la Iglesia en particular, a quien el mensaje de Cristo se dirige. John MacArthur señala acertadamente:

Aunque este versículo se ha utilizado en un sinnúmero de tratados y mensajes evangelísticos para representar a Cristo llamando a la puerta del corazón del pecador, es más amplio que eso. La puerta en la que Cristo está llamando no es la puerta a un solo corazón humano, sino a la iglesia de Laodicea. Cristo estaba fuera de esta iglesia apóstata y quería entrar – algo que sólo podría suceder si la gente se arrepiente. . . . . . . El Señor Jesucristo les instó a arrepentirse y tener comunión con Él antes de que la noche del juicio cayera y ya fuera demasiado tarde para siempre [1] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: Revelation 1-11 (Chicago: Moody Press, 1999) 140.

No sólo Jesús no esperaba en la puerta de su alma, Él no está también esperando a que usted le ofrezca una invitación, o incluso responder a Su invitación. El lenguaje de las Escrituras es el de compulsión. Pablo predicó: “Dios declara ahora a todos los hombres, en todas partes, que se arrepientan” (Hechos 17:30). Cuando los apóstoles predicaron el evangelio, sus mensajes terminaron con mandamientos fuertes para arrepentirse y creer (Hechos 2:38; 3:19).

Por último, si bien es cierto que Jesús promete residir en los creyentes (Juan 15:4), un cambio drástico debe suceder antes de que pueda tener lugar. El corazón incrédulo está muerto, duro y frío a las cosas espirituales. Antes de que Cristo pueda residir en el corazón de uno a través del Espíritu, Él tiene que cambiar el corazón de piedra por un corazón de carne (Ezequiel 36:26).

Cuando te detienes a pensar en ello, pedir a Jesús que entre en tu corazón va en contra de la naturaleza del evangelio, y comienza la nueva vida espiritual de uno con un mal entendimiento de lo que acaba de ocurrir.

¿Quién necesita aceptación?

El descuido de clichés evangelísticos modernos también es dolorosamente evidente en la frase "aceptar a Jesús como su Salvador personal." Un breve momento de reflexión debe ser todo lo que se necesita para identificar el problema. En el día del juicio, somos nosotros los que necesitaremos la aceptación de Cristo. Decir que aceptamos a Cristo supone peligrosamente que nos sentamos a juzgar y Cristo está en juicio.

Nuestra terminología de evangelización debe reflejar el conocimiento de nuestro propio lugar con respecto a Cristo cuando se trata de obtener Su aceptación. Jesús aclara quien necesita aceptar a quien cuando dice:

No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?” Y entonces les declararé: “Jamás os conocí; apartaos de mi, los que practicais la iniquidad "(Mateo 7:21-23).

Hay una diferencia eterna entre usted aceptando a Cristo y Cristo aceptándole a usted. A menudo he argumentado que el ladrón en la cruz fue un muy buen teólogo porque no tenía problemas para reconocer quien necesitaba aceptación. Tal vez, como yo, usted aceptó el cliché sin pensarlo bien. En cualquier caso, siempre es peligroso asumir que los lemas cristianos se equiparan con la verdad bíblica.

¿Hacer a Jesús Señor?

El alcance evangelístico moderno sigue regularmente el llamado a "aceptar a Jesús en tu corazón" con la frase "y hazle tu Señor y Salvador." Lamentablemente, cuando me encontré por primera vez el lenguaje de los llamados al altar contemporáneos, nunca me detuve a preguntar cuál es la función de Jesús implicada antes de "yo hacerle Señor y Salvador."

La Palabra de Dios es muy clara en este punto. El Señorío de Cristo nunca ha estado supeditado a la voluntad de nadie que le conceda ese título. Jesús es el Señor. Y su creencia actual no tiene relación con que esa realidad eterna. Él es el Señor de los cristianos, ateos, y todo lo demás en el universo, ya sea que inclinen la rodilla en arrepentimiento o se quemen en el fuego del infierno de lamento:

Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le confirió el nombre que es sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre. (Filipenses 2:8-11)

De acuerdo con Pablo: “¿No sabéis que cuando os presentáis a alguno como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, ya sea del pecado para muerte, o de la obediencia para justicia?” (Romanos 6:16) Usando esta lógica inspirada por el Espíritu, no es necesario hacer a Jesús el Señor de su vida, sólo hay que demostrar que Él es el Señor de su vida sometiéndose a Él en arrepentimiento, fe y obediencia.

El Llamado al Altar y sus Descendientes Caprichosos

No hay nada malo con el evangelismo que impresiona sobre el pecador la urgencia de arrepentirse y creer. Pero las fórmulas de llamados al altar han dado lugar a todo tipo de cristianismo imprudente e ideas defectuosas de la salvación. Ellos son el trágico legado de Charles Finney, un evangelista del siglo XIX que negaba la soberanía de Dios en el llamado y la regeneración de los pecadores.

El deseo de Finney de ver un mayor número de convertidos en sus reuniones lo llevó a inventar la "banca ansiosa." Finney estaba convencido de que el avivamiento dependía del predicador y sus métodos. La banca ansiosa fue una de las tácticas favoritas de predicación de Finney. Se proporcionaron asientos vacantes en la parte frontal de la iglesia donde aquellos que estaban preocupados por cuestiones eternas podrían sentarse, predicarles específicamente, y personalmente conversar con el predicador después de la reunión..

Mientras que usted no vería ese patrón exacto repetido hoy en día, los principios pragmáticos están todavía trabajando en los llamados al altar modernos y cruzadas evangelísticas. Fue la caminata a la parte delantera lo que fijó las ruedas en movimiento. Y los medios humanamente diseñados para producir convertidos han sido rampante desde entonces.

El Uso Apropiado del Lenguaje Bíblico

En marcado contraste, los medios soberanos de Dios de la salvación nunca han cambiado. El atrae el pecador a través de Su llamado (Juan 6:44; Romanos 8:28), convence al pecador por el Espíritu Santo (Juan 16: 8), regenera al pecador por su poder (Ezequiel 36:26; 2 Corintios 5:17 ), y ve al pecador a través del lente de la obra expiatoria de Cristo (2 Corintios 5:21).

El predicador no debe presumir de tomar sobre sí ninguna de las responsabilidades del Espíritu Santo. En cambio, Dios ha elegido la predicación como el medio para anunciar a Cristo crucificado y demandar la respuesta que Él exige – arrepentimiento de pecado (Hechos 17:30-31) y fe en Cristo (Efesios 2:8-9; Hechos 20:20- 21).

En lugar de pedir a los pecadores que acepten a Cristo debemos llamarlos a clamar por su aceptación. En lugar de decirle a los pecadores que "hagan Jesús Señor" deberíamos llamarles a someterse a Su señorío. Y en lugar de llamar a los pecadores a un altar de salvación, debemos confiarles a un Salvador soberano.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B160120
COPYRIGHT © 2016 Gracia a Vosotros

2 comentarios leave one →
  1. Juan Rubio permalink
    22 enero 2016 12:12 pm

    Que importante este comentario para una iglesia que se esta volcando en contabilizar miembros no regenerados. Gracias por estos excelentes estudios.

Trackbacks

  1. REFLEXIÒN - ¿Necesita Jesús de Su Invitación?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: