Skip to content

¿Qué tan buenos son sus ojos?

15 enero 2016
ESJ-108

¿Qué tan buenos son sus ojos?

He aconsejado y pastoreado durante muchos años, y una de las cosas que más me ha impresionado una y otra vez es cuan auto-engañadas pueden ser las personas. Incluyéndome.

Es increíblemente difícil de vernos a nosotros mismos con precisión. Vemos a otras personas con un grado bastante alto de exactitud, pero no nos parecemos a vernos a nosotros mismos con la misma precisión.

Aquí están algunos que he experimentado:

  • Me han gritado personas enojadas que airadamente se defendieron cuando sugerí que batallaban con la ira.
  • Yo he tenido personas dominantes tomando el control de una conversación, de manera que me podría persuadirme de cuan servidores eran.
  • He escuchado a alguien con valentía proclamar que una de sus fortalezas espirituales era la humildad.
  • He visto como la gente vengativa vivir conscientes de su constante deseo de ajustar cuentas con los demás.
  • He pastoreado a muchos hombres, consumiéndose con el cáncer de la lujuria, que me dicen que el sexo no era una gran lucha por ellos.
  • Me he sentado con esposas con amargura y represalia que me proporcionaron una lista de formas en que pensaban que estaban amando a sus maridos.
  • He hablado con gimnasios llenos de adolescentes que dijeron que respetaban a los mayores, pero en realidad vivía como si fueran más sabios que las autoridades a su alrededor.
  • He trabajado junto con pastores sin gracia y legalistas que predicaban acerca de su lealtad a una teología de la gracia.

¿Por qué estamos tan engañados? Muchas razones. En primer lugar, cometemos el error de compararnos con los estándares diluidos de la cultura circundante, las normas que se encuentran muy por debajo de la voluntad de Dios para nosotros. En segundo lugar, también cometemos el error de compararnos con los demás, siempre capaces de encontrar a alguien que parece ser más pecador de lo que somos nosotros. Y en tercer lugar, pasamos mucho tiempo hablando de nuestra justicia que dejamos poco tiempo para reflexionar sobre la realidad del pecado restante.

Añada a todo esto la naturaleza básica del pecado. El pecado es engañoso. Ciega, se esconde, se defiende, porta máscaras, cambia su forma en formas más aceptables, señala culpas, e incluso cuestiona la bondad de Dios. El pecado siempre ciega primero a la persona que comete pecado.

Una persona físicamente ciega no es ciego a su ceguera. Siempre son inmediatamente confrontados con la realidad de que son incapaces de ver, por lo que establecen límites y buscan ayuda para mantenerse a salvo en medio de esta deficiencia física profunda.

Las personas espiritualmente personas ciegas, sin embargo, están convencidos de que ellos ven bastante bien. Ellos no buscan ayuda por su ceguera, ni establecen límites, porque creen que están a salvo.

Esto es lo que quiero dejar con hoy: admita que usted es más espiritualmente ciego de lo que cree, y busque recursos para la vista.

Pídale al Señor que abra los ojos al leer su Palabra, mientras tiene comunión con Él en oración, y al escuchar a las autoridades espirituales. Pídale al Señor que os de un corazón humilde y receptivo cuando los hermanos y hermanas confronten su pecado, incluso si usted piensa que ellos son totalmente inexactos.

Rey David dice en el Salmo 51:3, "Porque yo reconozco mis rebeliones, y mi pecado está siempre delante de mí." Pídale al Señor que le dé esos ojos que pueden ver y confesar el pecado. Hay una bendición vivificante verse a sí mismo con precisión, y sólo la gracia que puede conceder ese tipo de vista.

Su Padre le dará vista cuando se lo pida!

Dios le bendiga

Paul Tripp


Preguntas para la reflexión

  1. ¿De cuál de esos 8 ejemplos es usted culpable? Piense en casos específicos.
  2. ¿Cómo se ha comparado recientemente con los demás para sentirse más justo?

¿Cómo puede Dios utilizarle como un instrumento de vista en la vida de los demás?

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: