Skip to content

Conociendo el Cristo de la Navidad

22 diciembre 2015

ESJ-079

Conociendo el Cristo de la Navidad

Por Dr. James Benecke

“Salió Jesús con sus discípulos a las aldeas de Cesarea de Filipo; y en el camino preguntó a sus discípulos, diciéndoles: ¿Quién dicen los hombres que soy yo?" Marcos 8:27

Existe la pregunta más importante que el mismo Jesús hizo a sus discípulos: " Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?" (Mateo 16:15; Marcos 8:27). Ninguna pregunta ha sido más objeto de acalorados debates, total o parcialmente, incomprendida, ignorada a cuenta y riesgo propio, y respondida correctamente a ganancia propia. Si la vida eterna significa conocer a Jesucristo (Juan 17: 3), entonces no podemos permitirnos ser ignorantes sobre el que es "distinguido entre diez mil" (Cantar de los Cantares 5:10).

La Declaración Asombrosa de Pedro

Traigo esto a colación porque, cuando nos acercamos a Navidad, existe una oportunidad increíble para todos los creyentes de usar el nacimiento de Cristo como una oportunidad de evangelización. Pero con el fin de compartir a Cristo, debemos conocerlo personalmente como Salvador y Señor. Y debemos saber cómo presentar el Cristo de la Escritura. Quiero tomar un breve vistazo a un pasaje en el evangelio de Marcos. Antes de la predicción de la pasión de Jesús en Marcos 8: 31-32, Jesús pide a sus discípulos si realmente pueden ver lo que está pasando (8:17, 18). Entonces Él sana a un ciego que no puede ver nada físicamente. Después de lo cual, Pedro hace una declaración asombrosa sobre la identidad de Jesús que revela el hecho de que Dios en los cielos ha abierto los ojos para ver algo que nunca se había dado cuenta antes.

Jesús está trabajando con sus discípulos. Mientras Él ha llevado a este hombre de la mano dándole vista física, así Él está llevando sus discípulos de la mano llevando gradualmente a la comprensión de quién es Jesús y lo que Él ha hecho. Cuando pensamos en estos términos nos damos cuenta que la confesión de Pedro es un momento de brecha en los evangelios. Cuando Pedro hace su declaración, "Tú eres el Cristo", estaba diciendo algo revolucionario, no sólo acerca de Jesús, sino de la naturaleza de Dios mismo. Tú eres el Cristo; tú eres el Mesías; Tu eres de hecho Dios. Esto es un momento tan dramático como el mendigo ciego obteniendo vista. Pedro, criado en la tradición judía del monoteísmo, se destrozado por la confesión de sus propios labios. ¿Por qué no dice Jesús: "Excelente, Pedro! Vamos a la acción. Ve a decirle a todos sobre esto "? Después de la confesión de que Jesús es el Cristo, Jesús pone el freno y les mandó a guardar silencio.

¿Por qué? Debido a que la gran confesión de Pedro está a punto de ser seguida por su reprensión mal concebida en el versículo 32 cuando Jesús revela que Él debe sufrir y morir. Y Jesús sabe que mientras Pedro y el resto de ellos estaban en un nuevo lugar con respecto a la identidad de Jesús, Él iba a tener que enseñarles acerca de la naturaleza del ministerio de Jesús. Marcos señala muy cuidadosamente que Jesús comenzó a enseñarles en los versículos 31-32. Jesús ahora va a enseñarles lo que significa ser el Mesías de Dios. Desde el punto de vista de Pedro, Jesús es el Mesías, y los mesías no mueren. La idea de un Mesías rechazado no encajaba en el cuadro. Pedro, al igual que el resto de los discípulos, estaba luchando con este concepto.

La Sorprendente Reprensión de Jesús

Como Pedro, estamos totalmente preparados para la naturaleza radical de la enseñanza de Jesús. La aguda reprensión de Jesús a Pedro- "¡Quítate de delante de mí, Satanás !! – es la manera de Jesús de decirle a Pedro que él no estaba pensando los pensamientos de Dios, sino que él estaba pensando los pensamientos del hombre. Si Pedro estuviera pensando correctamente se daría cuenta de que la pasión de Jesús, el sufrimiento, la muerte y resurrección se encontraban en la misma voluntad de Dios. Entonces Jesús dice algo mientras la multitud y los discípulos están dentro de un oído.

Y es una declaración sorprendente: "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame" (Marcos 8:34). Jesús está diciendo que si el camino de la cruz, el camino del sufrimiento, el camino de rechazo, es Mi camino, entonces ese es el camino de mis seguidores también. Si vas a venir y marchar conmigo, entonces es una marcha hasta la muerte. Yo no te invito a dar un agradable paseo por la tarde; Te pido que camines hacia la puerta de la muerte Conmigo. Esta imagen habría sido inconfundible para los lectores de Marcos. La persona con el travesaño sobre sus hombros caminaba al lugar de su ejecución y diciendo: "Yo no voy a volver". Y los que vieron a esta persona sabían que él se alejaba de sí mismo; lejos de la vida. Y esta es la imagen que Jesús emplea para sus seguidores. Cuan diferente de nuestros intentos de ofrecer a la gente el evangelio.

La serie de contrastes lo dice todo: salvar una vida, perderla; ganar el mundo, perder el alma. Esta es la perspectiva de la vergüenza ahora y la honra más tarde; o honores hoy y vergüenza más tarde. Los discípulos, no a diferencia de muchos de nosotros hoy en día, tenían sus mentes llenas de poder y gloria y triunfo. Vamos a reunirnos con Jesús. Después de todo, los ciegos ven, los cojos andan. Jesús constantemente en el curso de su ministerio, confronta a la gente para decirles que Él no se refiere a lo que ellos piensan acerca de El.

Cuando Dios llama a un hombre Él ordena que venga y muera. Dietrich Bonhoeffer

Hemos domesticado la historia de Jesús en nuestra cultura occidental. No tenemos que volver demasiado para poder ver las historias de personas que fueron quemadas y asesinadas por su fe. Ciertamente no queremos despreciar los beneficios que disfrutamos de libertad y oportunidad como creyentes. Pero nunca debemos omitir el costo de seguir a Jesús. Si lo hacemos, no podremos hablar con los que conocen la realidad del sufrimiento, el rechazo, la muerte, desfiguración y el estropear de sus propias almas.

Nuestra invitación es a menudo benigna e inocua. Pero Jesús dice esto: Usted necesita tener un cambio radical en su vida. La medida es de sí mismo a Dios; un sostenido "no" a uno mismo, y un "sí" a Dios. Muchos rechazan a Jesús porque la invitación es tan cojo –simplemente venir y entrar en el reino de Dios; todo lo que tienes que hacer es hacer algunos ajustes menores en tu vida cotidiana. Te invitamos a conocer a un Dios que lo consentirá y ver que usted tiene derecho a todo tipo de cosas. Esto está mal.

El Dios de la Biblia no es un Dios que viene a nosotros disfrutar. Él es el Dios que hace demandas sobre nosotros. Él es el Dios que, en Jesús, convierte a los discípulos y dice que si quieres ser serio acerca de la vida cristiana, tome su cruz, muera a sí mismo, pierda el mundo, gane su alma, que hay vergüenza hoy y honra más tarde.

Este es un mensaje radical. Aquí hay algo vale la pena vivir; aquí está algo por lo que vale la pena morir. Estamos tan justamente condenados por la reprensión de Jesús a Pedro como Pedro mismo lo estaba. ¿Qué dijo Jesús a él? Usted no tiene en mente las cosas de Dios, sino las de los hombres. La predicación centrada en el hombre; un cristianismo centrado en el hombre; canto centrado en el hombre. Apelaciones centradas en el hombre – apelaciones a los afectos de la gente, sus necesidades sentidas, su sentimentalismo. Esto no funcionará si seguimos leyendo nuestras Biblias y seguimos viviendo nuestras vidas.

Tarde o temprano cada uno de nosotros va a correr en contra de al menos una de esas experiencias que dice que a no ser que tengas un Cristo que sabe lo que es sufrir y morir y ser rechazado, no tengo el Cristo, que sabe lo que es experimentar lo que estoy experimentando ahora.

Tenemos en Jesús un gran sumo sacerdote que es tocado con los sentimientos de nuestras enfermedades. Alguien a quien podemos ir quien ha andado en el camino del sufrimiento, el rechazo y la muerte, y que ha salido victorioso al otro lado. Él invita a los que van a seguirlo a tomar el mismo camino que conduce finalmente y en última instancia a la victoria. Pero podría ser muy doloroso en ruta.

Pido a Dios que mientras aprovechamos las oportunidades del Evangelio en esta temporada de Navidad, vamos a presentar el Cristo de la Escritura que invita a hombres y mujeres a morir al yo y vivir para Él.

Bendiciones en el Señor Jesús,

Jim

2 comentarios leave one →
  1. Paulina permalink
    23 diciembre 2015 6:58 am

    Cuanto nos falta todavía entender lo que exige nuestro Señor Jesús el camino que el Señor nos marca no es fácil pero si descansamos en El lo podemos hacer.El morir a nuestro yo duele cuesta pero cuando uno somete todo al Señor el nos ayuda .Por eso le doy gracias al Señor Jesucristo que aunque sufrimos en este caminar el nos fortalece y nuestra fe se fortalece día a día por la obra que El hace en nosotros.

  2. Pastor, Fredy Bravo permalink
    23 diciembre 2015 12:23 pm

    excelente muy linda enseñanza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: