Skip to content

7 Maneras de Convertirse en un Mejor Oyente de Sermones

22 diciembre 2015

ESJ-081

7 Maneras de Convertirse en un Mejor Oyente de Sermones

Por Christopher Ash

Cómo escuchar un sermón? Usted puede pensar. Que tema tan tonto. Después de todo, sería inútil escribir sobre "cómo ver la televisión." Y escuchar un sermón que es aún más fácil de ver la televisión, ya que yo no tengo que lidiar con el control remoto. Es una actividad pasiva, algo predicado a mí, no es algo que hago de forma activa.

Ah, pero no lo es. Después de la parábola del sembrador, Jesús dice: “tened cuidado de cómo oís” (Lucas 08:18). Él dice que si escuchamos de una manera, se nos dará más, pero si escuchamos de otro modo, incluso lo que pensamos que tenemos se nos quitará. Es un asunto de vida o muerte, escuchar sermones. Así que vamos a considerar cuidadosamente cómo escuchar. Aquí hay siete consejos.

1. Espere que Dios le hable.

Aunque estamos escuchando las olas producidas por las cuerdas vocales humanas sonar, si el predicador está abriendo la Biblia entonces realmente estamos escuchando la voz autoritativa de Dios. “El que habla,” Pedro escribe acerca de la enseñanza de la Biblia en la iglesia,”, que hable conforme a las palabras de Dios” (1 Ped. 4:11). Y si alguien escucha un sermón fiel, debe hacerlo como si escuchara las palabras de Dios.

Oren durante la semana por el predicador del próximo domingo. Ore por usted y los que van a la iglesia con usted. Venga al sermón tan física como mentalmente fresco y atento como le sea posible. Aquiete la mente y el corazón y esperar que Dios le hable. “Señor, háblame. Estoy escuchando.”

2. Admitir Dios sabe mejor que usted.

Cuando Timoteo predicó en Éfeso, Pablo le advirtió que muchos “no soportarán la sana doctrina,” sino que desearan que el predicador "sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos" (2 Tim. 4: 3 ). Por naturaleza todos queremos eso. Queremos que el sermón nos haga sentir mejor con nosotros mismos, para aumentar nuestra autoestima, reforzar nuestros prejuicios preexistentes.

Pero cuando Dios habla, él me llama día a día, semana a semana, para apartarme del pecado y confiar en Cristo. Él me llama a “desechando toda inmundicia y todo resto de malicia, recibid con humildad la palabra implantada” en mí (Santiago 1:21). Tengo que sentarme bajo la Palabra con humildad, no sobre ella en juicio. Dios es Dios y yo no lo soy. Tengo que estar listo, entonces, para ajustar mis opiniones, mis creencias, mi corazón, mi vida.

3. Asegúrese de que el predicador diga lo que dice el pasaje.

Nuestra pregunta es cómo escuchar un sermón expositivo. Cada sermón debe abrir las Escrituras el significado que Dios ya ha puesto en las Escrituras. En este sentido, cada sermón debe ser expositivo – exponer lo que hay allí. La alternativa es predicación “impositiva” en la que el predicador impone un significado en el texto. Por supuesto, algunos sermones exponen un pasaje mientras que otros exponen versículos de más de un pasaje. La ventaja de la primera es que es más fácil de asegurarse de que el predicador dice lo que dice el pasaje.

La autoridad del predicador no viene de su oficio (pastor, ministro, o lo que sea) o su poderosa personalidad. Es totalmente una autoridad delegada. Cuando él dice lo que dice la Escritura, el habla con autoridad; cuando no lo hace, no tiene autoridad. Un amigo me dijo una vez que cuando su pastor predicó, tendría su Biblia abierta y preguntaría: “¿De dónde sacó eso?” Es una buena pregunta. Si puedo ver que lo sacó del pasaje, debo inclinarme, arrepentirme y creer; si no, no debería.

Sé humilde, pero no crédulo. Lea el pasaje durante la semana previa al sermón. Reflexione. Usted no tiene que ser un académico para hacer esto. ¿Cuál es la idea principal? Es la idea central del sermón la idea central del pasaje?

4. Escuche el sermón en la iglesia.

Es posible escuchar los sermones de las descargas, solos, en nuestro tiempo, a nuestra propia conveniencia. Esto no es algo malo, pero no es lo mejor. El patrón estándar de Dios para Su pueblo es reunirse en asamblea ("iglesia" significa "asamblea") y sentarse bajo su Palabra juntos.

El escuchar sermones no es una cosa de"Dios y yo"; se trata de un “Dios nos conformándonos juntos.” Escuchamos juntos. Nos mantenemos mutuamente responsables. He escuchado el sermón; usted sabes que yo he escuchado; ahora ya sabe lo que he escuchado. Espera que yo responda de manera apropiada, y yo espero que usted lo haga. Nos ayudamos unos a otros, estimulándonos entre sí a la vida piadosa cuando nos reunimos (Heb. 10: 24-25).

5. Esté allí semana tras semana.

Sea regular en la iglesia. Respiramos el aire cultural de anti-compromiso. Es tan fácil de entrar y salir, sentado en el borde como espectadores. Pero el compromiso de reunirse constantemente con su familia de pacto es importante.

Dios no nos da soluciones rápidas que vienen de escuchar uno o dos sermones dominicales; El moldea y da forma a nuestras mentes, nuestros corazones y nuestro carácter a través del tiempo por el constante goteo, goteo, goteo de su Palabra. Necesitamos escuchar a Cristo proclamado una y otra vez. Como Pedro dice, “siempre estaré listo para recordaros estas cosas, aunque vosotros ya las sabéis” (2 Ped. 1:12). Considere la posibilidad de llevar un registro de los domingos esta –o no esta – en la iglesia. Usted puede ser sorprendido por la frecuencia con la que usted está ausente. Resuelva estar allí con regularidad, tanto para su propio bien y el bien de los que le rodean.

6. Haga lo que dice la Biblia.

El apóstol dice: “Sed hacedores de la palabra y no solamente oidores que se engañan a sí mismos” (Santiago 1:22). El propósito de los sermones no es para darnos a saber todo, sino para hacernos como Jesús. Debemos ser los que “con corazón recto y bueno, y la retienen, y dan fruto con su perseverancia” de carácter piadoso (Lucas 8:15). No venimos a la predicación de la Palabra de Dios para ser entretenidos o para que nuestras células cerebrales tengan cosquillas por manifestaciones intelectuales o hacer que nuestras emociones se dejen llevar por la oratoria manipuladora. Venimos a escuchar, a adorar, y obedecer.

Después del sermón del domingo, piense en alguna forma concreta en la que va a obedecer la Palabra predicada. Escríbalo. Dígaselo a alguien. Puede ser algo para empezar a hacer o dejar de hacer. Pueden ser palabras para hablar, o dejar de hablar. Por encima de todo, será una actitud o deseo del corazón. Puede ayudar a mantener un diario de domingo a domingo. Vuelva a las entradas anteriores de vez en cuando y revisar su progreso. Pregúntese cómo Dios está obrando en usted a través de su Palabra. Usted puede ser sorprendido y animado.

7. Haga lo que la Biblia dice hoy, y regocíjese.

“Si oís hoy su voz, no endurezcáis vuestro corazón.” Así dice el Salmo 95, y así dice el escritor de Hebreos lo cita ( Hebreos 3:15). Hoy. Hay una urgencia al escuchar. No lo posponga hasta mañana, porque mañana puede no llegar nunca.

Y luego regocíjese. Alégrese de que Dios haya hecho que la Biblia fuese escrita exactamente como él quería. Alégrese de la buena noticia de todo lo que nos ha dado en Cristo. Si usted es un creyente, alégrese de que su nombre está escrito en el cielo. Que cada vez que se siente con su familia de pacto en Cristo escuchando un sermón sea un tiempo de arrepentimiento fresco, una dependencia fresca y una obediencia fresca a su Rey.

Christopher Ash es pastor y autor. Desde 2004-2015 se desempeñó como director de la de Proclamation Trust’s Cornhill Training Course en Londres.

One Comment leave one →
  1. Cristian Richardson permalink
    29 febrero 2016 8:59 pm

    Excelente tema.
    Es un asunto que debemos tratar con más frecuencia ya que los ministros son instruidos para hablar, mientras que los creyentes no siempre lo son para escuchar.
    Muy interesante y valioso.
    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: