Skip to content

Hijo del Altísimo

21 diciembre 2015

ESJ-071

Hijo del Altísimo

Lucas 1: 30-33

Por John MacArthur

“Y el ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios. Y he aquí, concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de su padre David; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.” (Lucas 1:30-33)

El pueblo de Dios no habían visto o escuchado de un ángel en más de cuatrocientos años. Durante ese tiempo no había habido ninguna revelación del Señor, ningún milagro, y ciertamente ninguna secuencia de milagros. Pero luego, por segunda vez en el lapso de unos pocos meses el mismo ángel se le apareció, en ambas ocasiones con un extraordinario anuncio del nacimiento de una persona común. Gabriel es uno de los dos ángeles que se nombran en la Biblia. El otro, Miguel, está asociado con tareas que requieren fuerza y ​​poder (Apocalipsis 12:7). Gabriel es el mensajero supremo de Dios que trajo grandes, gloriosas, y cruciales anuncios del cielo. Por ejemplo, él también salvó el pronunciamiento a Daniel con respecto al futuro de la historia de la redención y de la profecía de setenta semanas (Daniel 9).

Gabriel entregó el aviso del nacimiento más sorprendente y más significativo. Sus palabras sobre el niño divino, Jesús, constituyen un resumen de toda la persona y la obra de nuestro Señor y Salvador. La suma parece bastante simple superficialmente, pero la complejidad de cada faceta desafía nuestra capacidad de entender y apreciar todo lo que el ángel le dijo a María. Es verdaderamente impresionante contemplar la obra de Jesús de salvación, Su vida perfectamente justa, Su título de deidad, y Su posición real, todo en el mismo panorama conciso.

Su Obra Salvadora

En primer lugar, el ángel da una indicación preliminar de la misión salvífica del Niño. Sí el nombre de Jesús viene de la Yeshua hebreo, que significa "Jehová salva" (Mateo 1:21). El Dios del Antiguo Testamento era un Dios salvador, y Su pueblo lo sabía (2 Samuel 7:23; Job 19:25; Isaías 44: 21-23, 45:21; Oseas 14: 2; Joel 2:12-13 ; Jonás 2: 9).

En la descripción que hace Lucas de la encarnación, se reitera y subraya el punto de que el Niño Jesús, era el tan esperado Salvador: "Porque os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor" ( Lucas 2:11 ); “porque han visto mis ojos [los de Simeón] tu salvación" (Lucas 2:30); “Y llegando ella en ese preciso momento, daba gracias a Dios, y hablaba de El a todos los que esperaban la redención de Jerusalén.” (Lucas 2:38). Y más tarde en su evangelio, mientras que la crónica de ministerio de Cristo en Perea, Lucas transmite en propias palabras de Jesús la razón El vino: “Porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido” (Lucas 19:10).

Su Vida Perfectamente Justo

Gabriel hace la simple afirmación de que Jesús sería "Grande". Algunos comentaristas dicen que es mejor traducir la palabra griega que significa "grande" como extraordinario. O podría ser mejor aún sustituir el adjetivo espléndido, magnífica, noble, distinguido, de gran alcance o eminente. Pero esas palabras aún no permiten que hablemos tan emocionados como conviene acerca de la vida de Jesús. La grandeza de Cristo se entiende mejor en relación con lo que el apóstol Juan escribió acerca de Él:

Pero aunque había hecho tantas señales delante de ellos, no creían en El, para que se cumpliera la palabra del profeta Isaías, que dijo: Señor, ¿quien ha creído a nuestro anuncio? ¿Y a quien se ha revelado el brazo del Señor? Por eso no podían creer, porque Isaías dijo también: El ha cegado sus ojos y endurecido su corazón, para que no vean con los ojos y entiendan con el corazon, y se conviertan y yo los sane. Esto dijo Isaías porque vio su gloria, y habló de El. (Juan 12:37-41)

La segunda cita de Juan del profeta es de Isaías 6: 9-10, cuando Isaías vio la gloria (o grandeza) de Dios. El profeta Isaías sabía que un día Dios enviaría el Mesías, su Hijo, para vivir una vida perfecta entre Su pueblo y para salvarlos de sus pecados (Isaías 7:14, 9: 6-7, 53:4-6). Tuvo una vista previa de la misma gloria de Cristo que los apóstoles fueron testigos y se describe más adelante (Mateo 17: 1-8; Juan 1:14). Cuando Gabriel le dijo a María que Jesús sería grande, quería decir que Jesús iba a manifestar la misma gloria de Dios.

Su Título de la Deidad

El anuncio de Gabriel también afirma la deidad de Cristo. “Él será llamado Hijo del Altísimo” (Lucas 1:32). Altísimo era simplemente un título para Dios, lo que indica claramente que nadie es superior de lo que Él es. María y otros Judios justos estaban familiarizados con ese título, ya que se utiliza en todo el Antiguo Testamento (cf. Génesis 14:18; Salmo 47: 2, 91:1; Daniel 7:18). El equivalente hebreo del término griego utilizado por Lucas es El Elyon "Dios Altísimo." Este título se refiere a la soberanía de Dios y el hecho de que nadie es superior, más exaltado, o más poderoso de lo que Él es.

Identificar a Jesús como el Hijo del Altísimo es declarar que Él tiene la misma esencia que el Dios Altísimo. “Él es el resplandor de Su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, y sostiene todas las cosas con la palabra de su poder. Habiendo efectuado la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas” (Hebreos 1:3). Jesús dijo a Sus discípulos: "El que me ha visto, ha visto al Padre" (Juan 14: 9). Y Él afirmó audazmente a sus opositores, "Yo y el Padre uno somos" (Juan 10:30). Gabriel anunció, y el Nuevo Testamento confirma, sin lugar a dudas de que Jesús era y es digno de su título divino, porque Él es verdaderamente el Hijo de Dios.

Su Posición Real

La historia de Jesús maravillosamente concluye con Su gobierno soberano sobre la tierra y el cielo. La historia de la redención culminará con una gran precisión en el glorioso reinado de Jesucristo en el trono de David sobre la nación de Israel, por el cual Él establecerá un reino terrenal por mil años, seguido de un reino eterno.

Cuando Jesús vino a la tierra como un bebé, Él vino con las credenciales adecuadas para gobernar. Él ofreció Su reino a Su pueblo, pero despreció y rechazó y lo ejecutó. Sin embargo, Cristo regresará en gloria y con la omnipotencia para establecer Su reino (Apocalipsis 19: 1-21: 8).

Los escritores del Antiguo Testamento, bajo la inspiración del Espíritu Santo, previeron la venida del reino de Cristo. Por ejemplo, David escribe:

Pero yo mismo he consagrado a mi Rey sobre Sion, mi santo monte. Ciertamente anunciaré el decreto del Señor que me dijo: “Mi Hijo eres tú, yo te he engendrado hoy. “Pídeme, y te daré las naciones como herencia tuya, y como posesión tuya los confines de la tierra." (Salmo 2: 6-8)

En 2 Samuel 7:12-16, Dios le dijo a David que él tendría un hijo que reinaría para siempre. Y que el Hijo no era Salomón, sino el Mesías, Jesús.

La Biblia promete que todos los creyentes serán parte del reino de Dios. Aunque Dios nos llevará al cielo a través de la muerte o el rapto, Él nos incluye en el reino milenario. Otros se salvarán durante la tribulación y se volverán miembros del reino. Cristo volverá, juzgará a los incrédulos, y posteriormente, establecerá Su reino terrenal de justicia, paz y verdad. Y una vez que la rebelión final de Satanás y sus seguidores se triture y se se hayan enviado al lago de fuego, el Señor establecerá Su reino eterno. Las magníficas palabras de "Aleluya" de Handel describen perfectamente la conclusión: "Él reinará por los siglos de los siglos"

¡Aleluya!

(Adaptado de God’s Gift of Christmas .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B151218
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: