Skip to content

7 Cosas que Su Iglesia no Debe Hacer Sobre las Misiones

21 diciembre 2015

ESJ-076

7 Cosas que Su Iglesia no Debe Hacer Sobre las Misiones

Por Zane Pratt

La Gran Comisión es un mandato claro de Jesús a su iglesia. En general, una parte de lo que significa ser una iglesia evangélica es apoyar la difusión del Evangelio a aquellos que nunca han escuchado. Durante la mayor parte de la historia de la iglesia, esto ha supuesto el envío de misioneros a largo plazo, dar dinero para apoyarlos, y orar por ellos. Sin lo viajes aéreos y el Internet, simplemente no había mucho más por hacer para una iglesia local en Occidente.

Ahora, sin embargo, las oportunidades para la participación directa en las misiones en el extranjero son legión. Ante tantas posibilidades, ¿cómo decide una iglesia lo que deben hacer? Basado en décadas de experiencia en el otro lado de la ecuación (como un trabajador de campo que viven en el extranjero), aquí hay una lista de cosas que su iglesia NO debe hacer, cuando considera su participación en el cumplimiento de la Gran Comisión.

1. Usted no debe ignorar el imperativo misionero.

Un montón de excusas se pueden dar por no hacer nada acerca de las misiones globales que no sean, tal vez, una ofrenda de misiones ocasional. Llevar el evangelio a los no alcanzados es caro, incómodo, inconveniente, y a veces incluso insalubre o peligroso. Hay tantas personas perdidas a su alrededor de donde usted vive. Usted tiene tantas necesidades dentro de su propia iglesia. La lista podría seguir.

Todas esas cosas son ciertas, y ninguna de ellas son excusas válidas. Jesús no te llamó a la seguridad, o la comodidad o la conveniencia. Él te llama a tomar su cruz y morir. De hecho, existen muchas personas perdidas a su alrededor en su iglesia, pero usted está allí para compartir el evangelio con ellos. Más de dos mil millones de personas en el mundo no tienen iglesias, no hay creyentes, sin acceso al evangelio en algún lugar cerca de ellos, y ellos nunca oirán si nadie va. Usted debe de hecho suplir las necesidades de las personas en su iglesia, pero hay una diferencia entre las necesidades reales y deseos o preferencias, y la mayoría de las iglesias de Occidente tienen más que suficiente para cubrir necesidades reales dentro de sus filas y para llevar el evangelio a los no alcanzados. Claro, hacerlo puede implicar un cierto nivel de sacrificio de nuestra abundancia, pero debe hacerlo de todos modos. No ignore el imperativo misionero y haga algo más que pagar servicio de labios. Involúcrese con el mundo perdido de una forma seria.

2. Usted no debe hacerlo solo.

Si bien es cierto que la evangelización del mundo es la responsabilidad de la iglesia local, las agencias misioneras y socios de campo pueden ser muy útiles a usted al cumplir con esa responsabilidad. Las agencias misioneras tienen experiencia en enviar y apoyar a los misioneros, tanto a largo como a corto plazo, y también tienen perspectiva sobre lo que hay que hacer y cómo hacerlo.

Del mismo modo, los trabajadores de campo en el extranjero tienen la experiencia, conexiones, y los conocimientos técnicos que pueden ser de gran valor para la iglesia local, ya que busca una mayor participación. Tanto con las agencias misioneras y con los socios de campo, la iglesia local debe hacer su tarea y asegurarse de que exista una compatibilidad tanto en la teología y en filosofía de la misión entre la iglesia y aquellos con los que van a trabajar. Una vez que esto se establece, no obstante, la iglesia encontrará que los buenos socios crean una participación misionera tanto más manejable y más fructífera.

3. Usted no debe tratar de dirigir el programa en el campo.

Si usted está en una alianza con obreros o una agencia en el campo misionero, su iglesia local en Occidente no debe tratar de ser responsable de lo que sucede allí. Las culturas, pueblos y situaciones varían enormemente en todo el mundo. Las personas en el campo entienden aquellas variables de manera que no usted no puede. Si desea enviar a un equipo misionero a corto plazo, envíelos a hacer lo que los trabajadores de campo necesitan hacer, y no lo que haga que el grupo a corto plazo disfrute el viaje o se sienten bien consigo mismos. Vaya con un espíritu de servicio humilde, no con un espíritu de imposición. Siga las costumbres y prácticas que sus anfitriones de campo le piden que siga, incluso si no tienen mucho sentido para usted. Asegúrese de que sus contribuciones encajen en la estrategia a largo plazo del equipo de campo. En el uso del dinero, déjase guiar por la sabiduría y la experiencia de los trabajadores de campo al momento de decidir lo que debe y no debe ser financiado. Si usted no puede confiar en sus socios de campo, en esta medida, usted tiene los socios de campo equivocados. Basta recordar que tienen que vivir con las consecuencias de sus acciones mucho después de que usted se vaya.

4. Usted no debe tratar de hacer todo en todas partes a la vez.

Las iglesias que han adquirido recientemente una pasión por llegar a los excluidos a menudo se involucran en un enfoque de escopeta a la misión global. Ellos quieren ir a todas partes, ya veces lo intentan. Pueden enviar un equipo a corto plazo a un lugar y un trabajador a largo plazo a otro lugar, al mismo tiempo financiar un proyecto en un tercer lugar y comprometerse a orar por un cuarto. Este celo es encomiable pero no es muy útil. Es mucho mejor comenzar con un claro enfoque en asociación con un trabajador o un equipo extranjero, o con un grupo de personas específicas o lugar. Con el tiempo, la capacidad de la iglesia puede crecer para incluir a otros pueblos o lugares, pero usted va a hacer mucho más bien, tanto a la iglesia y al campo, si desde el principio se centran en uno o se tienen muy pocos compromisos a largo plazo .

5. No debe olvidar a sus obreros una vez que están en el extranjero.

Con demasiada frecuencia, los obreros extranjeros se sienten como que están "fuera de la vista, fuera de la mente." Teniendo en cuenta las posibilidades de la tecnología de la comunicación moderna, no hay ninguna razón para que esto ocurra en la mayoría de lugares en el extranjero.

Como iglesia misionera, manténgase en contacto con sus obreros en el extranjero. Asegúrese de que su congregación escuche de ellos, conozca acerca de ellos, y ore por ellos regularmente. Haga un punto de oración por las iniciativas estratégicas especiales que toman, y también haga un punto de orar por las cosas del mundo en sus vidas. Envíeles tarjetas y paquetes de ayuda tanto como sea posible. Págueles una visita pastoral al menos una vez por trimestre si es factible. Mantenga la comunicación lo suficientemente profunda de manera que usted conozca acerca de sus luchas, así como sus triunfos. Deles la bienvenida, continúe amándoles, y escúchelos cuando regresen en visitas breves desde el campo. No deje que los obreros extranjeros se sienten como si hubieran sido abandonados.

6. Usted no debe dejar a las misiones a la casualidad.

Con demasiada frecuencia, las iglesias locales son más reactivas que proactivas, apoyando a candidatos a misioneros que llegan a tener a un sentido de llamado por su cuenta, y apoyan causas misioneras que llegan a interesar a alguien de la congregación. En cambio, la iglesia debe ofrecer oportunidades para el ministerio transcultural, identificando aquellos que muestran los dones en esta área, animándoles a proseguir las misiones, y entrenándoles a ser discípulos y hacer discípulos en todo el mundo. La iglesia también debe ser reflexiva y estratégica en su participación a las misiones propias, dando prioridad a aquellos que todavía tienen que escuchar el evangelio, y centrarse en asociaciones en el extranjero a largo plazo de la iglesia. Las iglesias locales deben orar, priorizar y planificar su participación en las misiones cuidadosamente.

7. Usted no debe dejar que las misiones se convierten en un solo un interés especial entre muchos en la iglesia.

Las misiones necesita ser integrado en todos los componentes normales de la vida de la iglesia. Con este fin, el pastor principal debe estar plenamente comprometido y debe liderar el camino. La oración por las misiones y los testimonios sobre las misiones debe incorporarse en el servicio principal de adoración, las reuniones de grupos pequeños, y todo lo que la iglesia hace regularmente. El pastor debe predicar sobre misiones y el corazón de Dios por las naciones cada vez que surge en el texto de la Escritura, no sólo durante un servicio especial de misiones de un año. La educación de misiones debe ser entregada a todos los miembros de la iglesia, no sólo a un grupo de interés pequeño. Las misiones dan deben ser priorizadas en el presupuesto de la iglesia y destacadas como un componente normal del discipulado. El avance global del evangelio no es solo un nicho de interés de una pequeña elite dentro de la iglesia. Todo creyente comparte esta responsabilidad, y la totalidad de las necesidades de la iglesia necesita ser movilizada para llevar la Buena Nueva a todos los que aún tienen que escuchar.


Zane Pratt es el Director de Educación Teológica Global para la Junta de Misiones Internacionales.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: