Skip to content

Adviento: 2a. Parte

9 diciembre 2015
ESJ-057

Adviento: 2a. Parte

¿Alguna vez ha acusado a Dios de ser demasiado débil? ¿Alguna vez ha criticado al Señor por no amarle lo suficiente?

Me gustaría pensar que yo siempre he confiado en el omnipresente, omnipotente, omnisciente, eterno e inquebrantable amor de Dios. Pero estoy profundamente convencido de que nosotros, los que nos consideramos cristianos "teológicamente sanos", en realidad dudan el poder y el amor de Dios.

¿Por qué pienso eso? ¡Porque Dios dice que lo hacemos! Leer las palabras de Isaías 59:1 He aquí, no se ha acortado la mano del Señor para salvar; ni se ha endurecido su oído para oír..”

Permítame darle el contexto rápido de este versículo. Israel estaba sufriendo grandemente, y yase que lo dijeran en voz alta con sus bocas o se quejaran en silencio en sus corazones, acusaban a Dios de dos cosas: en primer lugar, de ser impotente en sus momentos de necesidad – "se ha acortado la mano" y en segundo lugar, no se inmuta a sus gritos de ayuda – “su oído es sordo a sus gritos.”

Me gustaría poder escribir en el día de hoy y decir que en todo momento, confío en la amplitud de la soberanía inconmensurable de Dios y la profundidad de su amor sin fin. Mientras que yo he experimentado esto en muchas ocasiones, tengo que ser honesto con usted; cuando se interrumpe la comodidad y la facilidad de la vida, yo lucho con quien realmente dice ser Dios. Yo sé que no estoy solo en mi lucha.

Usted y yo somos muy parecidos a los israelitas. Cuando la vida no está funcionando de acuerdo a nuestro plan, o cuando estamos sufriendo de alguna manera, es muy tentador para nosotros llevar a Dios al atrio de nuestro juicio y cuestionar su poder, fidelidad, sabiduría y amor.

Había dos cosas mal con la perspectiva de Israel, y dos cosas que podemos corregir en la nuestra:

1. Se olvidaron de los actos pasados ​​de Dios de poder y compasión. Todo lo que necesitaban era una rápida lección de historia en su nación, y debían recordar que Dios es todopoderoso y grande en misericordia. ¿Con qué frecuencia revisa usted su historia para recordar las manifestaciones anteriores de Dios de poder y amor?

2. Se olvidaron de que el amor de Dios visitará en formas incómodas. La dificultad en su vida no es una señal de que la mano de Dios es demasiado corta, ni tampoco es una señal de que sus oídos son demasiado sordos. No, Dios le llevará a través de la dificultad para fortalecer su fe y profundizar su amor por él! ¿Cuándo fue la última vez que se predicó a sí mismo la teología de la gracia incómoda?

Este tiempo de Adviento, recuérdese que la mayor expresión del poder y el amor de Dios se encuentran al enviar a Su Hijo. Usted no tiene que cuestionar su soberanía y amor cuando llegue dificultad – basta con ver al bebé en el pesebre!

Dios bendiga

Paul Tripp


Preguntas para la Reflexión

  1. ¿Cómo Dios ha expresado su poder y amor en su vida en el pasado? Piensa en tres historias.
  2. ¿Qué es lo que le esta sucediendo hoy, y por su corazón está "quejándose" (miedo, depresión, enojo, etc.)?
  3. ¿Cómo combaten los actos anteriores de Dios de poder y el amor con sus murmuraciones presentes?
  4. ¿Cuándo fue la última vez que se predicó a sí mismo acerca de la teología de la gracia incómoda?
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: