Skip to content

Por Qué la Controversia a Veces Es Necesaria

27 noviembre 2015

ESJ-034

Por Qué la Controversia a Veces Es Necesaria

Por Albert Mohler

Hace poco vi como una joven madre actuó con rapidez y decisión para poner fin a una disputa entre dos niños en edad preescolar. Ella actuó con rectitud y con bastante eficacia, y luego se volvió hacia sus dos acusantes e impuso la ley: "Nunca es correcto pelear."

Lo sentimos, mamá, entiendo lo que estaba tratando de hacer, pero esa instrucción moral no va a servir a esos muchachos bien a medida que crecen hacia la madurez. Su desafío será aprender a pelear cuando se tiene razón , y cómo, como manda la Biblia, pelear la buena batalla de la fe.

¿Qué pasa con la iglesia? ¿Es correcto que los cristianos y las iglesias participen en la controversia? Por supuesto, la respuesta es sí, hay momentos en que los creyentes están divididos sobre cuestiones serias y consecuentes, y la controversia es un resultado inevitable. La única manera de evitar toda controversia sería considerar que nada de lo que creemos sea suficientemente importante como para defender y ninguna verdad es demasiado costosa para comprometerla.

Sabemos que Cristo se preocupa profundamente por la paz de Su iglesia. En su oración por la Iglesia en Juan 17, Jesús ora para que su rebaño sea protegido por el Padre y marcado por la unidad. Pero, como también Cristo deja en claro, Su iglesia debe estar unida y santificada en la verdad. En otras palabras, no hay unidad verdadera sin la unidad en la verdad revelada de Dios.

El Nuevo Testamento no es evasivo, ya que revela controversias serias y consecuentes dentro de las primeras congregaciones e incluso entre los líderes cristianos. El Apóstol Pablo defendió el evangelio de cualquier peligro al entrar en una polémica con los Gálatas (Gal. 1: 6-9). El mismo se introduce n una controversia moral como escribió a los Corintios (1. Cor 5). Pablo enfrentó a Pedro sobre el tema de los gentiles y la circuncisión (Gal. 2: 11-14). Judas advirtió sobre el desafío perpetuo de la defensa de la verdad contra sus enemigos (Judas 3). Juan advirtió de una iglesia que estaba tan tibia y comprometida con la verdad que no pudo obtener una controversia (Apocalipsis 3:14-22).

La historia de la iglesia también nos recuerda la necesidad de controversia cuando la verdad del evangelio está en juego. Una y otra vez, vemos momentos cruciales cuando la verdad debe ser defendida o negada. La iglesia tiene que mirar de frente a lo que se enseña y decidir si la enseñanza es fiel a las Escrituras. Esto por lo general produce controversia. Si la iglesia cree que la controversia debe ser evitada a toda costa, no tendríamos ni idea de lo que es el evangelio.

Para nuestra vergüenza, la iglesia a menudo se ha dividido sobre las controversias equivocadas. Las congregaciones y denominaciones se han dividido sobre asuntos que son, a la luz de la Palabra de Dios, indiferentes. Por otra parte, algunas iglesias parecen prosperar en la controversia, así como algunos miembros de la iglesia y líderes son agentes de desunión. Esto trae vergüenza y reproche en la iglesia, y distrae a la iglesia de su tarea de predicar el evangelio y hacer discípulos.

Entonces, ¿cómo vamos a saber si una controversia está bien o mal? La única manera de responder a esta pregunta es ir a la Escritura y evaluar la importancia de los temas de debate. Todas las preguntas de la verdad son importantes, pero no todos son igualmente importantes. Las controversias sobre doctrinas centrales y esenciales no se pueden evitar sin traicionar el Evangelio. Como Pablo advirtió a los Gálatas, una iglesia dispuesta a afrontar la controversia sobre doctrinas de importancia capital pronto estará predicando "otro evangelio". La iglesia ha tenido que enfrentar controversias sobre doctrinas tan centrales y esenciales como la plena deidad y la humanidad de Cristo, la naturaleza de la Trinidad, la justificación por la fe solamente, y la veracidad de las Escrituras. Si se hubieran evitado esas controversias, se habrían perdido el evangelio y la autoridad de la Escritura. Estas controversias fueron sobre doctrinas de "primer nivel" de importancia, aquellas doctrinas, sin la cuales no puede existir la fe cristiana.

Doctrinas en el segundo nivel de importancia no tienen que ver con los aspectos fundamentales del Evangelio y su llamado al arrepentimiento y la fe, pero sí explican la división de la iglesia en denominaciones. Las denominaciones han surgido debido a los desacuerdos sobre el bautismo, orden de la iglesia, y otros temas que son inevitables en la vida congregacional.

En el tercer nivel, vemos controversias sobre cuestiones que deben ser discutidas, incluso debatidas, pero no hay que dividir a los creyentes en diferentes congregaciones y denominaciones. Las congregaciones y denominaciones deben desarrollar la madurez bíblica y espiritual para juzgar la importancia de los desacuerdos y saber cuándo está bien y cuando está mal la controversia.

Los políticos se han conocido por instar a sus colegas a no desperdiciar una crisis. De la misma manera, la iglesia no debe perder una controversia. La iglesia fiel deben hacer valer sus controversias. La controversia, cuando aparece, debe conducir a la iglesia a Cristo y a las Escrituras como creyentes que tratan de saber todo lo que la Biblia enseña. Las controversias y debates deben enviar la iglesia de rodillas en oración como creyentes buscando una mente común guiada por el Espíritu Santo. La controversia, correctamente manejada, servirá para advertir a la iglesia de los peligros de la apatía doctrinal y la necesidad de la humildad personal.

Por último, la controversia debe guiar a la iglesia a orar por esa unidad que Cristo logrará sólo cuando Él glorifique a Su iglesia. Ciertamente, Señor, ven pronto. Hasta entonces, no nos atrevemos a desperdiciar una controversia.

One Comment leave one →
  1. J. Eduardo Boyde M. permalink
    27 noviembre 2015 11:16 am

    Enviado desde Yahoo Mail en Android

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: