Skip to content

Separación, Pureza, y Acción de Gracias

26 noviembre 2015

ESJ-030

Separación, Pureza, y Acción de Gracias

Hebreos 13:15; Colosenses 3:17; Salmo 97:12; 2 Timoteo 3:16; 1 Corintios 15:57; 1 Timoteo 1: 12-14; Filipenses 1: 6; Santiago 1: 2-3; 2 Tesalonicenses 2:13; Proverbios 27:17; 1 Tesalonicenses 5:18

Por Jeremiah Johnson

Acción de Gracias está sobre nosotros, y su preparación es probable que esté en marcha. Tal vez usted está limpiando su casa a la espera de los amigos y familiares que pronto llegarán. Tal vez usted está cocinando y horneando con antelación para todas las bocas que necesita alimentar. O tal vez usted ha replanteado simplemente un lugar cómodo para ver el fútbol y suavemente deslizarse en su estado de coma de comida. Cualquiera que sea el caso, es probable que tenga un plan para su celebración de Acción de Gracias esta semana.

Pero he aquí una pregunta que muy pocos creyentes han considerado: En todos sus planes para el gran día, ¿dónde está Dios? Al hacer los preparativos elaborados para un día reservado para celebrar su agradecimiento, ¿ha dado mucha consideración a Aquel a quien sus gracias pertenecen?

El mes pasado hemos considerado lo que significa para los creyentes estar en el mundo pero no ser de él, y cómo nuestra separación del mundo debe apuntar a otros con el evangelio. Al final de ese estudio, hemos aplicado los principios de Halloween, buscando la manera de adornar el evangelio en medio de la celebración del mundo. Hoy, queremos ayudarle a pensar lo mismo acerca de Acción de Gracias.

Francamente, nada agrada a Satanás más que a la forma en que el mundo celebra Acción de Gracias: una palabra superficial de agradecimiento a un misterioso dios desconocido, seguido de un festival de gula, entretenimiento sin sentido, y una auto-indulgencia.

Eso es particularmente trágico si tenemos en cuenta que el Día de Acción de Gracias es uno de los raros días de fiesta, junto con la Navidad y la Pascua, cuando el mundo no salvo al menos da servicio de labios a la existencia de Dios. Muchas personas sufrirán las mociones de ofrecer agradecimiento a su deidad preferida–algunos podrían incluso hablan en serio. Y en una cultura cada vez más impía, no podemos perder las pocas oportunidades cuando los amigos no salvos y familiares pueden estar abiertos a escuchar la verdad sobre Dios y Su Palabra.

La pregunta obligada a continuación para los creyentes es, ¿cómo podemos celebrar Acción de Gracias en una forma distintivamente cristiano –una que honre al Señor y adorne Su evangelio?

El legalismo no es la respuesta, así que no se confunda esto como una llamada a evitar todas las trampas familiares de Acción de Gracias. Del mismo modo que no hay nada intrínsecamente perverso sobre el pavo y el fútbol, ​​no hay nada inherentemente piadoso sobre desconectar la antena parabólica para el día y servir atole.

Pero al mismo tiempo, vamos a trabajar para mantener a esos elementos tradicionales en la perspectiva correcta. Recordemos que, a pesar de lo que algunos piensan, no hay mérito eterno en un pavo perfectamente cocinado, y no hay recompensa celestial al ver hasta el último minuto del fútbol (o lo que su maratón de TV preferido es). En un día que en gran medida ha sido devorado en una marea agradar a hombres y de injusticia, los creyentes tienen que estar al margen.

Eso significa que tenemos que mantener a Dios en la vanguardia de la jornada, que, como John MacArthur explica en un artículo titulado "Reavivando la Gratitud", es una de las grandes bendiciones de las festividades, primeramente:

La temporada de Acción de Gracias es un momento maravilloso para aumentar su sensibilidad a las bendiciones otorgadas por Dios. Acción de Gracias llama la atención, sacude las telarañas suelta, y le recuerda de todos los dones más preciosos de Dios. Esa es una razón de porque Acción de Gracias siempre ha ocupado un lugar especial en mi corazón. Se reaviva en mí el tipo de gratitud centrada en Dios que nuestro Señor demanda y merece, de la manera que debería estar fácilmente en nuestros labios el año.

El autor de Hebreos exhorta a los creyentes a "continuamente ofrecer un sacrificio de alabanza a Dios, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre" (Hebreos 13:15). Pablo hace eco de ese sentimiento en Colosenses 3:17, "Hagan lo que hagan, de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por medio de El a Dios el Padre." Para aquellos que conocen y aman al Señor, la Acción de Gracias no es simplemente una festividad – debería ser nuestra actitud perpetua, ya que constantemente alabamos y damos gracias a Dios por sus ricas bendiciones y su obra en nuestras vidas.

Sin embargo, si somos honestos, eso no es un patrón consistente para la mayoría de nosotros. Es fácil olvidar cómo cada día depende de la gracia sustentadora de Dios, y cae a una rutina de alabanza agradecida. En lugar de ello, tendemos a centrar nuestro agradecimiento en las cosas "grandes", como las bendiciones monumentales y respuestas largamente esperadas a la oración. Debemos estar avergonzados y apenados por esa tendencia, y disciplinarnos a ser más coherentes e integrales para expresar nuestra gratitud al Señor.

Con esto en mente, he aquí algunas categorías y ejemplos para ayudar a dar forma a su agradecimiento, no sólo esta semana, sino todos los días.

Dios
No es difícil de recordar agradecer a Dios por lo que ha hecho, pero ¿con qué frecuencia le agradecemos simplemente por ser quien es? El salmista nos enseña a hacer precisamente eso: “Alegraos en el Señor, ustedes los justos, y dar gracias a su santo nombre” (Salmo 97:12; cf. Salmo 30:4). Dedique tiempo a pensar en los atributos de Dios y dele gracias por Su carácter santo.

La Escritura

Obviamente, los creyentes están agradecidos por la Palabra inspirada de Dios, y la verdad que nos enseña acerca de Él, su Hijo, y Su plan para nuestra redención (2 Timoteo 3:16). Pero ¿ha considerado el fruto del día a día de conocer y estudiar las Escrituras? John MacArthur explica:

Gracias a Dios, usted y yo tenemos una eterna, objetiva, incontestable e irrevocable estándar, podemos del cual depender de todos los asuntos de la vida. De la verdad de las Escrituras podemos entender el flujo y reflujo de la vida mejor que todos los educadores, filósofos, políticos y expertos sociales combinados. La Palabra de Dios nos ofrece una ventana sobre las cuestiones reales que las personas combaten. Sabemos cómo ser buenos empleados, amar a nuestros cónyuges, criar a nuestras familias, amar de verdad a nuestros vecinos. El significado en la vida no es una pregunta, es un hecho.

Las bendiciones de conocer y crecer en la verdad de Dios debe ser una fuente de gracias sin fin para todo creyente.

Cristo y la Salvación

El apóstol Pablo resume perfectamente lo que debe ser la actitud perpetua del creyente: "Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo" (1 Corintios 15:57; cf. Colosenses 1: 12-14). He aquí cómo John MacArthur describe su agradecimiento por el regalo más grande de Dios para nosotros:

Ninguna obra de Dios esta más allá de mi comprensión aún más cerca de mi corazón y más digno de la gratitud que la salvación. Antes de llegar a conocer a Cristo, cada uno de nosotros vivimos en una prisión autoimpuesta. Culpable, condenado, espiritualmente ciegos, y sin medios para pagar nuestra deuda, nuestro destino era la separación eterna de Dios.

Pero Cristo no sólo nos libró del poder y la pena de nuestros pecados, Él también nos levantó a un lugar de bendición. Él nos libró del castigo y llevo a la gloria. Él quitó la amenaza del infierno y nos dio la esperanza del cielo. Él nos alejo de la ira divina y nos trajo una bendición divina.

Lo que es más, a través de Cristo podemos tener la seguridad de nuestra salvación (Juan 6:37). Los creyentes pueden descansar en la confianza de la seguridad de Cristo, que es otro motivo de acción de gracias.

Crecimiento espiritual

Podemos alegrarnos de que Dios no sólo nos salva, sino que a través de su Espíritu y su Palabra, Él refina y nos afina para la obra de Su reino (1 Timoteo 1:12-14). Debemos estar siempre agradecidos de que Él no nos deja en la infancia de nuestra fe, sino en que él nos sigue santificano todo el resto de nuestras vidas (Filipenses 1:6).

También debemos recordar estar agradecidos en medio de las tormentas de la vida (Santiago 1:2-3). He aquí cómo John MacArthur explica esta fuente poco probable de acción de gracias:

Quizás el momento más difícil de estar agradecido es cuando estamos en medio de un revés, un desafío, o una prueba. Cuando viene la tormenta, dar gracias rara vez es nuestra primera reacción. Ser agradecidos por la adversidad nunca es fácil, pero siempre es lo correcto. Por experiencia sé que los tiempos difíciles son aquellos en los que Dios parece estar más obrando en nuestras vidas, fortaleciendo nuestros puntos débiles, consolando a nuestras heridas y llevándonos a una mayor dependencia.

Compañeros Creyentes

Hay otro aspecto de la santificación que no consideramos suficiente –la obra de Dios los demás. Las epístolas están llenas de ejemplos de alabanza al Señor por la evidencia de su obra santificadora de otros creyentes. Considere las alentadoras palabras de Pablo a los Tesalonicenses:

Pero nosotros siempre tenemos que dar gracias a Dios por vosotros, hermanos amados por el Señor, porque Dios os ha escogido desde el principio para salvación mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad. (2 Tesalonicenses 2:13)

Es raro que los cristianos vivan en total aislamiento espiritual. Dios ha rodeado a la mayoría de nosotros con hermanos y hermanas en el Cuerpo de Cristo. Ha forjado esas relaciones para nuestro crecimiento, estímulo, rendición de cuentas, y agudización espiritual (Proverbios 27:17), y debemos estar agradecidos por ello.

Todo

Y si usted agota todas esas categorías específicas, Pablo le recuerda que todavía no han arañado la superficie de las razones para estar agradecidos: “Dad gracias en todo; porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús” (1 Tesalonicenses 5:18).

Al final, el Día de Acción de Gracias nos presenta una clara oportunidad para proclamar la gracia y la fidelidad de Dios a través de nuestro agradecimiento. Y el cómo elegimos celebrar debería ser impulsado por la mejor forma de magnificar su bondad y Su evangelio al mundo que observa.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B151123
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: