Skip to content

Mala Doctrina vs Herejía: Un Ejercicio de Triaje Teológico

26 noviembre 2015

ESJ-032

Mala Doctrina vs Herejía: Un Ejercicio de Triaje Teológico

Por Mike Riccardi

Hace más de diez años (no se puede creer que haya pasado tanto tiempo!), Al Mohler escribió una entrada de blog seminal esbozando lo que llamó "triaje teológica." Tomando prestado el término de la sala de emergencia, Mohler discutió la necesidad de los cristianos de dar prioridad a ciertas cuestiones doctrinales sobre las demás. En lo que puede ser el caos de una sala de emergencia, los profesionales médicos necesitan saber cómo sopesar la urgencia de las necesidades de los distintos pacientes unos contra otros; es decir, una herida de bala se debe priorizar sobre un esguince de tobillo. Del mismo modo, en el mundo teológico, los cristianos deben entender la diferencia entre (a) doctrinas "de primer orden" —donde crer una posición errante en realidad impide a uno ser un verdadero hermano en Cristo, y (b) doctrinas "de segundo" y "tercer orden” – temas en los que dos auténticos cristianos pueden estar en desacuerdo y, sin embargo ser verdaderamente salvos. En otras palabras, tenemos que ser capaces de discernir la diferencia entre mala doctrina y la herejía.

Toda doctrina bíblica es importante. Yo iría tan lejos como para decir toda la doctrina bíblica es esencial. Es difícil poner cualquier doctrina en un segundo o tercer nivel, ya que de alguna manera se siente como si hacerlo es decir que no es importante. Pero el empleo del triaje teológico no quiere decir que todo lo que no es de primer orden no es importante, al igual que un médico debe priorizar una herida de bala necesariamente piensa que un esguince de tobillo no es importante. Pero el hecho es: auténticos cristianos pueden no estar de acuerdo en cosas como el modo y los receptores del bautismo; pero si dos personas no están de acuerdo sobre la tri-unidad de Dios, uno es un cristiano y el otro no.

La Realidad de Condenar el Error

Algunas personas rechazan la noción que los desacuerdos acerca de la doctrina podrían impedir a alguien de la salvación. Después de todo, nadie tiene la teología perfecta, y estamos salvados por creer en Cristo, no creyendo en la doctrina, dicen. Y es cierto, la regeneración no promete la protección de todo error. Pero si promete protección de algún error, es decir, el tipo de error que, si cree, indica que no eres un hijo de Dios en absoluto. Sabemos que existe ese tipo de error teológico porque el Apóstol Pablo escribió Gálatas 1:6-9:

Me maravillo de que tan pronto hayáis abandonado al que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente; que en realidad no es otro evangelio, sólo que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Pero si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciara otro evangelio contrario al que os hemos anunciado, sea anatema. Como hemos dicho antes, también repito ahora: Si alguno os anuncia un evangelio contrario al que recibisteis, sea anatema.

Pablo escribió que sobre el error de los judaizantes, los cuales, si se piensa en ello, por algunas evaluaciones fue un punto muy fino de desacuerdo doctrinal. Piense en todo lo que los judaizantes compartían en común con la fe una vez dada a los santos. Ellos creían en un solo Dios, que existe eternamente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Ellos creían en la divinidad y la humanidad de Cristo. Ellos creían que Él era el Mesías de Israel en cumplimiento del Antiguo Testamento. Creían en una expiación sustitutiva penal –que Cristo llevó el castigo de la ira de Dios contra los pecados de Su pueblo cuando murió en la cruz, para poder ser libres de la pena y el poder (y un día su presencia) del pecado. Ellos creían que fue sepultado, y que resucitó al tercer día. Y creían que el arrepentimiento y la fe en Cristo era absolutamente necesario para el perdón de los pecados y la comunión con Dios en el cielo. Eso es un montón de doctrina muy importante que tenían bien!

Su tema se reducía, básicamente, si las buenas obras son la causa o el resultado de la salvación. Fue el guardar la ley la base o simplemente la evidencia de la fe salvadora? ¿Somos salvos por la fe sola, o por la fe en Cristo y nuestra práctica religiosa? Ahora, ese punto de desacuerdo es una distinción ciertamente fina! Y sin embargo, Pablo todavía emplea el lenguaje más severo de condenación por su error. “Un evangelio diferente" (Gálatas 1: 6). “No hay verdadero evangelio en absoluto" (Gálatas 1: 7). “Que sea anatema” –condenado al infierno (Gal 1:8, 9 ). “Separado de Cristo” (Gálatas 5: 4). “Llevará su juicio” (5:10). “¡Ojalá que los que os perturban también se mutilaran!” (Gálatas 5:12). ¡Palabras fuertes para un desacuerdo en el ordo salutis! Lo que nos enseña es, por lo menos, que hay ciertas cosas que, si se creen, impiden a alguien de la salvación, porque creer esas cosas es creer un evangelio diferente, que realmente no hay verdadero evangelio en absoluto, y que por lo tanto no puede salvarle sino sólo puede condenarle.

¿Cuáles son las Doctrinas Fundamentales?

Eso nos lleva a la pregunta natural: ¿Cuánto puede uno estar equivocado y aún así ser un verdadero hijo de Dios? O dicho de otra manera: ¿Cuáles son esas falsas doctrinas que, si se cree, por definición, indican que alguien no es verdaderamente salvos?

Creo que tenemos una idea de entender por qué Pablo condenó severamente la doctrina de los judaizantes. Es debido a que había algo fundamental a esa enseñanza que negaba –era mutuamente excluyentes – el evangelio de la gracia. Esa es la forma en que respondemos a la pregunta de que es una mala doctrina frente a lo que viola los límites de la herejía. Las creencias equivocadas que indican que alguien no sea salvo son aquellas enseñanzas, que creyéndolas, necesariamente socavan o niegan el Evangelio de la salvación por la gracia mediante la fe en Cristo solamente de acuerdo a las Escrituras solo para la gloria de Dios.

Pero ¿cuáles son esas creencias erróneas? Creo que responder a esa pregunta haciendo una serie de preguntas que abarcan varias categorías de la doctrina cristiana.

1. Soteriología

Tenemos que empezar por aquí, porque la pregunta: "¿Qué doctrinas falsas impiden la salvación?" Es una pregunta fundamental soteriológica. Debemos preguntarnos: ¿Esta enseñanza nos instruye a confiar en nosotros mismos para contribuir a nuestra justicia ante Dios, aunque sea en parte? ¿Esta enseñanza nos anima a confiar en otra cosa que no sea Cristo para justicia? Esta enseñanza nos instruye que la salvación es algo distinto de nuestra redención y liberación del pecado a través de la obra de Dios en Cristo?

La negación de la sola fide de la Iglesia Católica Romana es una falsa doctrina que requiere una respuesta afirmativa a estas preguntas. Al negar que los pecadores son declarados justos a través de la instrumentación de la fe, el catolicismo romano en realidad comete el mismo error que los judaizantes (ellos sólo abogan por la adición de diferentes obras de la justicia de Cristo). Ver este post para saber más sobre esto.

Pero la doctrina Wesleyana arminiana del sinergismo, aunque no bíblica y correctamente etiquetada como "mala teología," no es un error condenatorio. Tal vez las implicaciones lógicas de la misma son – y si un agente sinérgico es verdaderamente coherente consigo mismo daría lugar a una herejía. Pero arminianos Wesleyanos evitan los errores condenatorias del pelagianismo y semi-pelagianismo confesando la fuente de su fe en la gracia de Dios, y no en cualquier lugar en sí mismos. Su doctrina de la gracia preveniente no se encuentra en las Escrituras, y no pueden explicarse constantemente por qué uno cree en Cristo, mientras que otro no, pero son de una manera salvados por su inconsistencia, ya que, sin embargo, ven a Cristo mediante la fe para la salvación.

2. Teología Propia

Debido a que el mismo Dios es el Autor de la salvación, no podemos ser verdaderamente salvos si estamos confiando en nadie más que al verdadero Dios. Muchas personas, incluso aquellos que se llaman a sí mismos cristianos profesan la fe en el Dios de la Biblia. Pero algunos han transgredido tan lejos que se han refundido del Dios verdadero en un dios en su propia imagen. Hay algo acerca de su dios que es fundamentalmente diferente del verdadero Dios. Así que debemos preguntarnos: ¿Esta enseñanza afirma algo acerca de Dios que es falsa, tan antitético a su naturaleza –que creerla es creer verdaderamente en un Dios diferente, y no el Dios de la Biblia?

Creo que tenemos que responder "sí" a esta pregunta en la consideración del Dios de Teísmo Abierto, que sugieren que Dios está "en proceso", está aprendiendo, y no conoce el futuro. Se trata de una negación absoluta de la omnisciencia de Dios, Aquel que insiste en que él declara el fin desde el principio, y lleva a cabo todos los planes de su corazón (Isaías 46: 9-10; Sal 33:11; Sal 139; Hebreos 4:13). Esto no es simplemente un malentendido sobre quien es Dios; este es un dios fundamentalmente diferente.

Pero nos gustaría responder "no" a la pregunta anterior con respecto a la doctrina de la orden de los decretos divinos. Los Infralapsarianos creen que el decreto de Dios de crear y ordenar la caída del hombre lógicamente (nota: no cronológicamente) precede al decreto de Dios a elegir y lograr la salvación. Supralapsarianos creen que el decreto de Dios de elegir y salvar es lógicamente anterior incluso a los decretos de crear y ordenar la caída. Ninguna de estas posiciones distorsiona la persona y el carácter de Dios como para hacer de él un "dios" diferente del revelado en la Escritura; tampoco socavar la salvación de ninguna manera. Así que esto no es un problema de primer orden.

3. Cristología

En 2 Corintios 11, Pablo les dice a los corintios que los falsos apóstoles les proclaman "otro Jesús", es decir, diferente de Aquel que existe. También se empareja esa designación con el concepto de la enseñanza "otro evangelio" (2 Corintios 11: 4). Puesto que la salvación viene sólo a través de la obra de Jesucristo, debemos estar seguros de estar confiando en el Cristo que existe, y no en "otro Jesús" a quien hemos inventado según nuestro propio entendimiento. Así que debemos preguntarnos: ¿Esta enseñanza afirma algo sobre la persona o la obra de Cristo que es falsa, y antítetica a Su naturaleza que creerla es creer verdaderamente en un Jesús diferente?

El arrianismo es tal enseñanza. Los Arrianos creen que Jesús no es precisamente de la misma sustancia (o esencia) como el Padre, sino que Él es de una sustancia similar. Jesús no es verdaderamente divino, pero tampoco Él es meramente humano. Él es como-Dios, pero Él no es Dios. Por supuesto, el Cristo de la Escritura es Dios mismo, Dios Hijo, la Segunda Persona de la Trinidad (Juan 1:1-3; 8:58; 10:30; Romanos 9: 5; Tito 2:13; Hebreos 1:8; 2 Pedro 1:1). Y no puede haber una diferencia más fundamental entre Aquel que es Dios y uno que no lo es. Por lo tanto, los arrianos creen en un Jesús diferente al del Cristo de la Escritura –un Jesús que no existe, y por lo tanto un Jesús que no puede salvar.

Pero la doctrina de la filiación de encarnación es un ejemplo de un error cristológico que sin embargo no es herética. Aquellos que sostienen a esto enseñan que Cristo no se refería al Padre como Hijo desde toda la eternidad, sino que Él se hizo Hijo de Dios en Su nacimiento (aún otros dicen que sólo en Su resurrección). Pero la distinción entre ontológica frente a subordinacionismo funcional (es decir, la subordinación en el papel, pero no en esencia) elimina cualquier preocupación de la desigualdad en la Deidad. Y cuando uno entiende el "engendrar" del Salmo 2 y Hebreos 1 como una generación eterna, no una que tiene lugar en el tiempo, la confusión desaparece. Dios envió a su único Hijo (Juan 3:16); Él no envió Uno que se convirtió en Su Hijo. En cualquier caso, los que sostienen que la filiación de encarnación no tienen la intención de socavar deidad o eternidad de Cristo en todo sentido; es una cuestión de los roles o funciones que Cristo ha llevado a cabo, no es algo que es esencial a Su naturaleza. Por tanto creer en la filiación de encarnación no es creer en un Cristo diferente.

4. Neumatología

No podemos olvidar el tercer miembro de la Trinidad. El Espíritu Santo es Dios asi como el Padre y el Hijo son Dios. Por lo tanto, mantener un error con respecto al Espíritu Santo es tener una visión falsa de Dios, y garantiza la misma preocupación que los temas de la Teología Propia y la Cristología. Por lo tanto, al evaluar el error pneumatológico, hay que preguntarse: ¿Esta enseñanza afirma algo sobre la persona o la obra del Espíritu Santo que es falsa, por tan atitetica a su naturaleza que creerla es creer verdaderamente en un Dios diferente?

Debemos responder "sí" con respecto a la doctrina de los Testigos de Jehová que el Espíritu no es una persona, sino simplemente una fuerza. Deben enseñar esto si insisten en negar la Trinidad. Pero el Espíritu Santo puede mentir (Hechos 5:3-4), Habla (Hechos 13: 2), envía misioneros (Hechos 13: 4), profetiza (Hechos 21:11), conoce los pensamientos de Dios (1 Cor 2:11 ), y puede ser contristado (Efesios 4:30). Una fuerza no puede hacer ninguna de estas cosas; sólo las personas pueden. Negar la personalidad del Espíritu Santo es negar algo fundamentalmente cierto acerca de la naturaleza del Espíritu. Es negar que el Espíritu es Dios, y que Dios existe eternamente en tres co-iguales, co-eterno, y Personas consustanciales. Por lo tanto, se trata de un error que cruza la línea de la herejía.

Pero tendríamos que responder "no" a esta pregunta si se pregunta sobre la continuación de los dones milagrosos. Los lectores habituales de este blog saben que soy un cesacionista convencido, y por lo que considero que la redefinición de los dones de profecía, lenguas, y la sanidad (como se hace incluso en el movimiento continuacionista conservador) como un ejemplo de “mala teología.” Pero no es herética, porque yo no creo que pueda argumentarse que se hace un Dios diferente del Espíritu Santo. Simplemente dice que los dones que le dio una vez Él todavía está dándolos en la actualidad. Eso no quiere decir que no son carismáticos que no son herejes; lejos de ello. Pero aquellos que cruzan esa línea lo hacen por razones aparte del concepto desnuda del continuacionismo.

5. Trinitaria

Hemos hablado acerca de Teología Propia, Cristología y Pneumatología –discutiendo errores doctrinales relacionados con cada Persona de la Trinidad. Pero también tenemos que hablar de la doctrina que se relaciona con Dios triuno. El Dios que es Uno en su esencia y el ser existe eternamente en tres co-iguales, co-eternos, Personas consustanciales. Negar cualquier aspecto de esto es negar algo tan intrínseco a la naturaleza misma de Dios mismo que vamos a terminar con un dios fundamentalmente diferente. Así que debemos preguntarnos: ¿Esta enseñanza distorsiona las doctrinas de (a) la Trinidad o (b) la unidad de la Divinidad, que creerla es socavar la Triunidad de Dios, y por tanto nos hace creer en un Dios diferente ?

Un ejemplo de una herejía trinitaria sería el modalismo, que niega lo esencial "trino" de las Personas de la Deidad.Los Modalistas enseñan que hay un Dios que puede ser designado por tres nombres diferentes (‘padre’ ‘Hijo’ y ‘Espíritu Santo’) en diferentes momentos, pero que estos tres no son personas distintas. Como se mencionó anteriormente, esta cuestión de la personalidad corta al corazón de lo que significa que Dios sea Dios. Decir que El es algo más que un solo Dios que existe eternamente en tres personas es hablar de un dios totalmente diferente. Por lo tanto, el Modalismo (la versión contemporánea de la cual es el Pentecostalismo Unitario) es una herejía.

Pero una cuestión trinitaria en la que no puede haber desacuerdo entre los verdaderos creyentes es la controversia Filioque -la cuestión de si el Espíritu procede eternamente del Padre únicamente o del Padre y del Hijo (nota: filioque significa “y el Hijo”). Si bien este tema era lo suficientemente importante como para dividir las iglesias orientales y occidentales –y tiene implicaciones para la persona del Padre o de la esencia divina concebida, generalmente es la base de la subsistencia personal del Hijo y del Espíritu – no obstante, que no menoscaba la unidad o la identidad del Tres-en-uno.

6. Bibliología

La base de autoridad de todo debate teológico es la Escritura. Por lo tanto, creer algo acerca de la Biblia que socava su autoridad en algún sentido es rendir la epistemología y la cosmovisión verdaderamente cristiana, y exaltar el propio razonamiento por encima de la revelación de Dios. Eso significa que tenemos que preguntar: ¿Esta enseñanza distorsiona la doctrina de la Escritura de manera que socava la autoridad bíblica? ¿Esta enseñanza niega esa autoridad de una manera tal que invierte esa autoridad en uno mismo, otro hombre, o un tribunal de los hombres?

Una negación de la inspiración de la Escritura pondría claramente a uno fuera de los límites de la ortodoxia. “Toda la Escritura es inspirada por Dios” (2 Timoteo 3:16). Afirmar que cualquier porción de la Escritura no es la Palabra de Dios, o tratarla de una manera tal que impugna el carácter del Dios cuya Palabra lo es, es exaltar el propio razonamiento por encima de la revelación de Dios. Es liberarse a sí mismo de la autoridad de Dios y hacer su propia comprensión de la línea de medición de la verdad. Esto ya no es verdaderamente cristiano, sino humanista, y como tal cruza la línea hacia la doctrina herética.

Pero hay algunos debates bibliológicos sobre la que los verdaderos creyentes pueden estar en desacuerdo. Un ejemplo sería el debate sobre la forma de inspiración. Algunos cristianos ingenuamente creen que la inspiración implica dictado únicamente –es decir, que Dios dictó la revelación a los autores humanos y que estos simplemente transcribieron lo que escucharon. Ahora, ciertamente hubo momentos en los esa era la forma de la revelación (por ejemplo, Éxodo 34:27), pero no fue la única. En general, la Escritura se dice que ha sido inspirada por la obra de supervisión del Espíritu Santo (2 Pedro 1:20-21). El Espíritu no anula los pensamientos, intenciones y personalidades de los autores de la Escritura, pero soberanamente los supervisó y trabajó con sus pensamientos, intenciones, y personalidades que escribieron precisamente lo que pretendió el Espíritu. Sin embargo, el modelo de dictado únicamente de inspiración no socava el carácter o la autoridad de las Escrituras que obstaculice un verdadero cristianismo.

Conclusión

La acusación de herejía es grave. No podemos ser triviales o frívolos en lanzar todo el término. Pero la respuesta de Pablo a los judaizantes (entre muchos otros pasajes de la Escritura) nos enseña que hay momentos en que debemos trazar líneas claras de separación, incluso entre aquellos que se llaman a sí mismos cristianos. Si la fidelidad exige que usted lo haga, será importante que usted pueda hacer las preguntas señaladas anteriormente. Si usted cree que una enseñanza particular, justifica respuestas afirmativas a estas preguntas, usted necesita hacer un argumento claro de por qué eso es así.

Y al final de este ejercicio, es importante para mí decir que entiendo que no somos salvos por creer en la sana doctrina en sí, sino por creer en Cristo para perdón de nuestros pecados. De hecho, somos salvados sólo por la fe, no por la mera confesión de fe. Sin embargo, en el momento en que nos preguntamos, "Salvados por la fe ¿en qué?" debemos responder con una respuesta doctrinal. No somos salvos por creer la sana doctrina, pero la fe, en la que somos salvos debe necesariamente ser doctrinalmente sana.

Que podamos ser hallados fieles mayordomos del patrón de las sanas palabras confiadas a nosotros como un tesoro (2 Tim 1:13-14 ), por la pureza del Evangelio, y para la gloria de Cristo.

One Comment leave one →
  1. Andres rubiano permalink
    3 diciembre 2015 3:13 pm

    Y la teologia de la prosperidad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: