Skip to content

Los Frutos del Espíritu

26 noviembre 2015

ESJ-033

Los Frutos del Espíritu

Por D. David Murray

Hace unas semanas, me quedé atónito por los hermosos viñedos que llenaron el área de Vineland de la región de Niágara en Ontario. Tanto tiempo, tanto dinero y tanto esfuerzo debe haber sido derramado en estas viñas para producir los racimos de innumerables uvas ricas y jugosas. Hermosos campos llenos de hermosas viñas llenas de hermosos frutos.

Pero venga conmigo a los campos de la Escritura, especialmente Gálatas 5, donde encontramos árboles y frutas que son aún más hermosos, aún más valiosos, y aún más útiles.

Frutos Nuevos

Mira de cerca y verá un árbol con el nuevo fruto en ella. Tenía fruto antes, pero no este fruto; de hecho, no es realmente digno de ese nombre "fruto." Adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y muchas más frutas podridas utilizadas para desfigurar este árbol.

Pero ahora ese viejo "fruto" se está marchitando o ha desaparecido. En su lugar se ve: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio.

Cuando miramos un árbol y vemos frutos malos, llegamos a la conclusión que es un árbol malo (Mat. 7: 17-20). Cuando nos fijamos en el mismo árbol y tiene buen fruto, fruto nuevo, llegamos a la conclusión que el árbol ha cambiado. Hay no sólo fruto nuevo, sino un nuevo árbol. Esto es lo que Dios hace por su pueblo en la regeneración. Él no sólo cambia el fruto; Él cambia el árbol.

Frutos Espirituales

En contraste con el antiguo "fruto" que vino de la naturaleza humana pecaminosa, este es fruto del Espíritu, no el fruto del espíritu humano, sino del Espíritu Santo. Estos son los frutos producidos por el Espíritu Santo en el espíritu humano. Ellos no son producidos por el esfuerzo humano, sino por el poder divino. No han sido grapados a un árbol, sino que han venido desde dentro, por la obra del Espíritu Santo en lo profundo del espíritu humano.

Frutos Visibles

Cuando Jesús dijo que íbamos a conocer un árbol por sus frutos, Él quiso decir que su fruto puede ser visto e identificado. No sirve de nada decir que el Espíritu Santo ha obrado en nuestras vidas si los frutos de esa obra no se pueden ver. Él está diciendo: si el fruto no se puede ver, hay algo mal. No hay tal cosa como un fruto invisible. Los frutos del Espíritu son visibles y pueden ser vistos por los observadores.

Frutos Variados

Los árboles por lo general tienen un solo tipo de fruto; este árbol tiene muchos frutos diferentes. Pero lo que es especialmente interesante aquí es que el apóstol utiliza el singular "fruto" en la expresión "fruto del Espíritu". En otras palabras, estos variados frutos son vistos como una unidad, como un racimo de uvas que vienen juntos. A diferencia de los dones del Espíritu, que un cristiano pueda tener y no otro, el fruto del Espíritu vienen junto o no vienen en absoluto.

Frutos Cultivados

Aunque esto es algo que el Espíritu de Dios obra en nosotros, el Apóstol también dice que debemos caminar en el Espíritu (vv. 16, 25) No es "Espera en el Espíritu", sino "Andad en el Espíritu." Andar implica acción, energía , y esfuerzo de nuestra parte. El cultivo implica avanzar a través del sudor y el dolor.

Frutos Disputables

La importancia de cultivar frutos es subrayada aún más por el conocimiento de que estas frutas son disputados (Gal. 5: 16-17). Sí, tenemos el Espíritu dentro, trabajando en nuestros espíritus, pero existe otra fuerza dentro que trabaja para debilitar ese fruto. Hay una disputa interna que no cesa y para tener alguna esperanza de cultivar el fruto hay que luchar contra la carne por el poder del Espíritu Santo.

Frutos Elogiables

Así como cuando se pasa por un hermoso viñedo, ve hermosas uvas y piensas, "El debe ser una gran viñador", de igual manera cuando la gente ve un hermoso fruto espiritual en nuestras vidas, piensan y hablan bien de nuestro labrador. Es bueno cantar canciones de alabanza a Dios, pero también podemos hacer crecer el fruto para la alabanza de Dios.

Frutos Imperfectos

Bueno, eso es lo ideal; pero estamos lejos de ser ideal. Ninguno de nosotros es lleno de fruto, como debería ser. Ninguno de nosotros somos perfectos árboles, por lo que ninguno de nosotros tiene un fruto perfecto.

Sin embargo, sé de Alguien que lo tiene – Jesucristo. Cuanto más exploras este pasaje y meditas sobre estas palabras, cuanto más se admira el árbol perfecto y Su fruto siempre perfecto (Salmo 1: 3).

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: