Skip to content

No le glorificaron ni le dieron gracias – Porque la Acción de Gracias es Inevitablemente Teológica

25 noviembre 2015

ESJ-026

No le glorificaron ni le dieron gracias – Porque la Acción de Gracias es Inevitablemente Teológica


La Acción de Gracias es un acto profundamente teológico, correctamente entendido. De hecho, el agradecimiento es una teología en microcosmos – una clave para entender lo que realmente creemos acerca de Dios, de nosotros mismos y el mundo que experimentamos.

Una pregunta inquietante es la siguiente: ¿Cómo observan los ateos la Acción de Gracias? Puedo entender fácilmente lo que un ateo o agnóstico pensarían de los demás seres humanos y se sienten impulsados a expresar agradecimiento y gratitud a todos los que, directa o indirectamente, han contribuido a su vida. Pero ¿qué pasa con las bendiciones que no pueden atribuir a la acción humana? Aquellas son a la vez más numerosas y más importantes, que van desde el universo que experimentamos hasta el don de la vida misma.

¿Se puede realmente estar agradecido sin estar agradecido con alguien? No tiene sentido expresar el agradecimiento a un sistema puramente naturalista. El difunto Stephen Jay Gould, un ateo y uno de los paleontólogos más importantes y evolucionistas de su época, describió la vida humana como "una ramita diminuta, creciendo de manera tardía en el arbusto enormemente arborescente de la vida." Gould era un evolucionista lúcido que tomó la teoría de la evolución hasta sus últimas consecuencias – la vida humana no es más que un accidente, aunque un accidente muy feliz para nosotros. Dentro de esa cosmovisión, ¿cómo funciona el agradecimiento?

El apóstol Pablo señala a una idea central acerca del agradecimiento cuando él instruye a los cristianos de Roma sobre la realidad y las consecuencias de la incredulidad. Después de dejar en claro que Dios se ha revelado a toda la humanidad a través de la orden de la creación, Pablo afirma que todos estamos sin excusa cuando se trata de nuestra responsabilidad conocer y adorar al Creador.

El escribió:

Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa. Pues aunque conocían a Dios, no le honraron como a Dios ni le dieron gracias, sino que se hicieron vanos en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se volvieron necios [Romanos 1: 20-22].

Este notable pasaje tiene en su centro una acusación de ingratitud. Ellos no lo glorificaron como a Dios ni le dieron gracias. Pablo quiere que entendamos que la negativa de honrar a Dios y dar gracias es una forma cruda del pecado original. Los teólogos han debatido durante mucho tiempo el pecado fundamental – y las respuestas han variado desde la lujuria al orgullo.. Sin embargo, parecería que el ser ingratos, negándose a reconocer a Dios como la fuente de todo bien, está muy cerca de la esencia del pecado original. ¿Cómo se explica la rebelión de Adán y Eva en el jardín? A falta de agradecimiento adecuado era el núcleo de su pecado. Dios les dio riquezas indescriptibles y abundancia, pero les prohibió el fruto de un árbol. Un agradecimiento adecuado habría llevado a nuestros primeros padres a evitar ese fruto a toda costa, y obedecer el mandato del Señor. Llevándolo más allá, este primer pecado fue también la falta de acción de gracias en que la decisión de comer el fruto prohibido indica una falta de agradecimiento que tomó la forma de una afirmación que nosotros las criaturas – no el Creador – saben lo que es mejor para nosotros y quiere lo mejor para nosotros.

Ellos no lo glorificaron como a Dios ni le dieron gracias. Es evidente que, honrar a Dios como Dios nos lleva de forma natural al agradecimiento. Honrarlo como Dios es en honor a Su amor sin límites, Su benevolencia y cuidado, Su provisión y dones incontables. Fracasar en agradecimiento es dejar de honrar a Dios – y esta es la descripción bíblica de la humanidad caída y pecadora. Somos un montón de ingratos.

Los pecadores salvados por la gracia y la misericordia de Dios conocen un agradecimiento que supera cualquier agradecimiento meramente humano. ¿Cómo expresamos agradecimiento por la disposición que el Padre ha hecho por nosotros en Cristo, las riquezas que son hechas nuestras en Él, y el inefable don de la gracia sobreabundante de Dios? Como Pablo escribió a los corintios: "Demos gracias a Dios por su don inefable" [2 Corintios 9:15].

Por lo tanto, observe una maravillosa acción de gracias – pero dese cuenta de que una Acción de Gracias cristiana adecuada es un acto profundamente teológico que requiere una mente activa, así como un corazón agradecido. Tenemos que pensar profundamente, ampliamente, con cuidado, y fielmente sobre las innumerables razones de nuestra gratitud a Dios.

Es humillante ver que Pablo vincula de manera explícita la falta de agradecimiento al pecado, la insensatez, y la idolatría. A falta de agradecimiento propio de Dios es una señal clara de una impiedad básica. Millones de estadounidenses celebrarán Acción de Gracias con poca conciencia de esta verdad. Su impulso para expresar la gratitud es una señal de su necesidad espiritual que puede suplirse sólo en Cristo.

Así que tengamos un muy Feliz Día de Acción de Gracias – y recuerde que dar gracias es uno de los actos más explícitamente teológicos que cualquier humano puede contemplar. O dar gracias al Señor, porque él es bueno; para siempre es su misericordia [1 Crónicas 16:34]. En todas las cosas, de gracias a Dios.

R. Albert Mohler Jr.


No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: