Skip to content

Conociéndonos a nosotros mismos; Conociendo a Nuestro Dios

23 noviembre 2015

ESJ-021

Conociéndonos a nosotros mismos; Conociendo a Nuestro Dios

Por Dr. James Benecke

“Pero Moisés dijo a Dios: ¿Quién soy yo para ir a Faraón, y sacar a los hijos de Israel de Egipto?” Éxodo 3:11 (LBLA)

Yo estaba revisando mis notas sobre el encuentro de Moisés con Dios en la zarza ardiente, recordando las dos preguntas que Moisés hizo a Dios: ¿Quién soy yo? ¿Quién eres tu? (Éxodo 3:11, 13). Estas son las grandes preguntas, de hecho, son las preguntas más fundamentales que una persona puede hacer. Una vez que conocemos la respuesta — quienes somos y quien es Dios — podemos empezar a vivir para la gloria de Dios.

Juan Calvino inicia sus Institutos con lo siguiente: "Casi toda la sabiduría que poseemos, es decir, la verdadera y sana sabiduría, consta de dos partes: el conocimiento de Dios y el conocimiento de nosotros mismos" Él continua: “Es cierto que el hombre nunca logra un claro conocimiento de sí mismo a menos que él haya buscado primero el rostro de Dios, y luego pasa de contemplarlo a El, para examinarse a sí mismo.” Este es el tipo de conocimiento que Moisés estaba buscando — el conocimiento de sí mismo a la luz del conocimiento de Dios. El punto de partida para toda la humanidad debe ser un conocimiento adecuado de sí mismo y un conocimiento adecuado de Dios.  La salvación depende de esto. Por supuesto, ese conocimiento depende de la gracia soberana de Dios. No podemos llegar a ese conocimiento por medio del intelecto humano. Requiere la obra divina del Espíritu Santo.

Nuestra Condición Pecaminosa Ante un Dios Santo

El conocimiento de uno mismo por necesidad incluye un conocimiento de nuestra condición pecaminosa ante un Dios perfectamente santo; una condición para la cual no tenemos cura. En, No Es La Forma en Que Se Supone Que Es: Un Breviario del Pecado, el Dr. Plantinga afirma: "Nos equivocamos desde el centro. Una tensión mala se ha metido en la acción de modo que ahora pecamos con facilidad y disposición de las personas nacidas en la tarea. El pecado califica como el peor de nuestros problemas porque, entre otras cosas, corrompe lo que es peculiarmente humano acerca de nosotros. El pecado se apega a la intención, la memoria, el pensamiento, la palabra, la acción a todas las características especiales inteligentes de la personalidad y los transforma en armas. Por lo tanto, el mismo don que permite a un científico conquistar una enfermedad también permite a ese científico la fabricación de uno y lo venden a los terroristas.”

He revisado un sermón increíble por Phil Johnson en 1 Juan 3: 4, tal vez la mejor definición de pecado en todas Escritura- "Todo el que practica el pecado infringe también la ley; el pecado es anarquía.” Estoy convencido de que no hay suficiente que podemos decir sobre el pecado. El concepto de pecado se ha perdido en nuestra cultura. El pecado es ahora el comportamiento de la corriente principal. El único pecado es ser intolerante con los deseos o las perversiones de alguna persona. Hemos perdido los conceptos del bien y el mal. La negativa de nuestra cultura por reconocer el pecado y la culpa está en la raíz de los problemas mentales y sociales indecibles. Esta es una tendencia que no está mejorando. Exponencialmente está empeorando. En lo personal, a menos que sea llevado a una comprensión más profunda de la santidad de Dios y la profundidad y la maldad de mi pecado, no voy a comprender realmente la magnitud y la maravilla de la obra de Cristo en la cruz y el esplendor del don de la gracia.

Algunos de ustedes estarán familiarizados con este pasaje en la epístola de Juan. A modo de resumen, el propósito de Juan al escribir este pasaje (1 Juan 3: 1-10) es hacer una clara distinción entre creyentes y no creyentes. Este es el propósito de toda la epístola. Él está tratando de reforzar la seguridad de los verdaderos creyentes, y a la vez destruir la falsa seguridad de las personas que tienen una confianza de más. Los verdaderos creyentes son los que se purifican (1 Juan 3:3), mientras que los no creyentes son aquellos que viven vidas sin ley. Es tan simple como eso. La complacencia en el pecado y simplemente pecar como un modelo de vida es una señal de incredulidad. Vivir de una manera anárquica es vivir como el diablo; entonces usted no es un verdadero cristiano. Las personas cuyo estilo de vida es un patrón de actividad pecaminosa ininterrumpida y sin arrepentimiento no tienen ninguna base para pensar que son regenerados.

Por otro lado, el pecado no es el tema y la conducción dominante de un verdadero cristiano. El verdadero creyente busca seguir a Cristo. Hacemos esto imperfectamente como criaturas caídas. No estoy diciendo que los cristianos nunca pecarán. Juan está hablando acerca de la dirección de su vida y la inclinación de su carácter. Todo el mundo cabe en una de esas dos categorías: o usted está purificándose a sí mismo y avanzando hacia la semejanza de Cristo (puede no estar haciendo esto con la velocidad y la consistencia con la que se desea), o de lo contrario el pecado es el gobernante y característica definitoria de su vida. No hay término medio entre estos dos. Este es un barómetro instante de nuestra condición espiritual.

La Naturaleza del Pecado

Phil Johnson describió tres aspectos del pecado en su mensaje: la naturaleza del pecado, la maldad del pecado, y la importancia del pecado. Mi atención se centra en el primer aspecto. La definición de Juan del pecado en 1 Juan 3: 4 bien podría ser la definición más amplia del pecado que se encuentra en cualquier lugar de la Escritura (otros a mirar incluyen Romanos 14:23; Santiago 4:17; 1 Juan 5:17). El pecado es toda maldad (1 Juan 5:17) Cualquier cosa que está a la altura de la norma divina de justicia. ¿Cómo sabemos la norma de justicia perfecta? Cristo es la encarnación de la justicia perfecta. Mire cuán lejos caemos de ser la perfecta la semejanza de Cristo. La norma de justicia perfecta es más claramente revelada verbalmente en la Ley, los mandamientos que Dios ha dado a nosotros.. Mire nuestra definición de pecado en 1 Juan 3: 4 hay una norma legal que Dios nos da. Romper esa norma es pecado.

Aunque el cristiano no está vinculado a los aspectos ceremoniales de la ley, los mandamientos morales no son derogados por la gracia. Vivir la vida sin ninguna consideración por la ley moral de Dios es anarquía. Nosotros no estamos bajo la ley, Pablo dice en Romanos 6:14. Pablo quiere decir, por supuesto, que no estamos bajo la ley como un medio para nuestra justificación. Pero no estamos colocamos en un reino de anarquía moral. Las demandas morales de la ley reflejan el carácter mismo de Dios. Esas demandas morales definen el estado de perfección hacia el que estamos avanzando, por lo tanto, nunca estamos libres de las exigencias morales de la ley.

El verdadero cristianismo establece la ley, no como un medio de justificación, sino como una regla de conducta, como un conjunto de instrucciones que nos definen lo que significa ser como Cristo. La ley no es irrelevante para el cristiano. Sólo el verdadero cristiano puede realmente apreciar la importancia real de la ley. La ley nos señala a Cristo (Gálatas 3:24). Y la ley se convierte en algo que amamos (Salmo 119). Si usted está realmente redimido la ley ha sido escrita por Dios en su corazón (Hebreos 10: 15-17).

¿Están los Cristianos Bajo la Ley?

Con frecuencia me hacen la siguiente pregunta: ¿Están los cristianos bajo la ley o no? ¿Mi respuesta, apoyada con la Escritura?: No estamos bajo la ley como medio de justificación. Pero estamos bajo preceptos morales de la ley como regla de vida y comportamiento. Nuestra conocimiento de que somos justificados por la obra expiatoria de Cristo peor aun queriendo cumplir con la ley como parte de nuestra santificación es tener una relación correcta con la ley. Todavía tenemos que dejar que la ley guíe lo que decimos y hacemos. De ahí la definición de pecado que se encuentra en la Confesión de Westminster de Fe- pecado es la falta de conformidad a o transgresión de la ley de Dios. Aunque no estamos bajo la ley como un medio para nuestra justificación, no podemos progresar en la semejanza a Cristo si no obedecemos las exigencias morales de la ley.

Todos somos infractores de la ley por naturaleza. El Nuevo Testamento deja claro que ningún hombre o mujer podría jamás suponer que el amor de Dios le haya abrazado a él o ella jamás a menos que el hombre o la mujer hayan llegado como un pecador al Señor Jesucristo. Las preguntas que debemos hacer son las siguientes: "¿Hemos llegado a Cristo como pecador? ¿Hemos llegado a Jesús confesando que no tenemos ningún motivo y admitiendo que nuestra única esperanza de la reconciliación con Dios es su perfecta obediencia a la ley y Su obra expiatoria dispuesta en la cruz? Y después de haber sido puesto en una relación correcta con Dios por medio de Cristo, ¿estamos presentándonos como sacrificio vivos a Dios amando lo que es justo y odiando lo que es injusto? "

Predico estas palabras para mí, más que para otros. Con amor en el Señor Jesús,

Jim

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: