Skip to content

La Reforma y el Redescubrimiento de Seguridad Cristiana

23 octubre 2015

clip_image001

La Reforma y el Redescubrimiento de Seguridad Cristiana

Por Eric Davis

Era un dicho oído con frecuencia en esos días. A medida que se abría camino hasta las puertas del monasterio, la historia registra que aquellos que se atrevieron a entrar en las filas agustinianas cantaban lo siguiente: "En tu santo nombre nos hemos vestido con el hábito de un monje, para poder continuar con tu ayuda fiel en tu Iglesia y merecer la vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Amen.” Amén ".

Con la esperanza de acumular ese mérito, el candidato monje entonces se levantaba a una vida de devoción austera a la tradición católica. No sería fácil, pero con suficiente rigor y esfuerzo, el candidato podría avanzar por sí mismo mucho más cerca de la posibilidad de los cielos.

Hubo uno de esos hombres que se atrevió entrar en las filas agustinas a la edad de 22. Después de casi ser alcanzado por un rayo, Martín Lutero se comprometió a abandonar sus estudios seculares para convertirse en monje. Dos semanas más tarde, el 17 de julio, 1505, Lutero se presentó en el monasterio de Erfurt.

Sin Seguridad, Tormento Necesario

clip_image003

Al leer las Escrituras, Lutero llegó a alcanzar los estándares altísimos de Dios. Él sabía que la condición moral y espiritual del hombre era simplemente demasiado depravada para satisfacer a Dios. Al comentar sobre el Sermón del Monte, Lutero escribió: "Esta palabra es demasiado elevada y demasiada dura que cualquier persona debe cumplirla. Esto se demuestra, no sólo por nuestra palabra del Señor, sino por nuestra propia experiencia y sentimiento.” Así, Lutero se enfrentó al dilema de las épocas: ¿Cómo puede el hombre pecador estar permanentemente en posición correcta con un Dios santo?

De esta manera, Lutero se dedicó a resolver ese dilema. Se entregó totalmente a la obtención de la seguridad de la justicia ante Dios. Por ejemplo, solía ayunar durante varios días consecutivos, suponiendo subir por el mismo más cerca del favor de Dios. En un esfuerzo por deshacerse de la culpa del pecado, Lutero se azotaba, se despojaba de sus mantas, dormía en el frío, y casi se congelaba hasta la muerte con la esperanza de que una auto-expiación sería suficiente. En los momentos cuando Lutero suponía que había obedecido lo suficiente, su conciencia volvía a encenderse: "Pero ¿has ayunado lo suficiente? ¿Has orado lo suficiente? ¿Te has empobrecido lo suficiente?” Pasaba horas en confesión, con la esperanza de apaciguar su conciencia y la ira de Dios de esa manera. Uno de sus mentores, Johann von Staupitz, dijo una vez: “Si usted espera que Cristo te perdone, ven con algo que pueda ser perdonado – parricidio, blasfemia, adulterio, en lugar de todos estos pecadillos.” Pero Lutero traía algo con necesidad de perdón: una falta de amar perfectamente a Dios de corazón en cada momento. En Roma, no tenía seguridad.

Un Católico Logrado

clip_image005

Sin embargo, él superó con creces los requerimientos del monasterio de oraciones, disciplina, ayuno, confesión y piedad, pues sabía muy bien que tal rigor aun llegaban por debajo de los requerimientos de Dios para la justicia. Tampoco Lutero estaba cayendo en pecado flagrante secreto. Era un hombre casto. Aun así, fue atormentado con la conciencia de caer por debajo de los requerimientos de Dios. Lutero no estuvo plagado de alucinaciones por su pecado, sino con una conciencia bien engrasada consciente de su pecado no tratado. Y sus intentos diligentes en matar a su único pecado solo lo encendían. Lutero, como tantos otros en virtud de Roma, no tenía seguridad de que jamás podía mantenerse justo delante de Dios.

Algunos desprecian Lutero para tal comportamiento. Pero contrariamente a lo que afirman algunos teólogos romanistas, Martín Lutero no era un psicópata dedicado al auto-abuso porque estaba trastornado de su mente. Más bien, él estaba en su sano juicio. Sonido en el sentido de que comprendió su propia pecaminosidad y, por consiguiente, su condenacion. En un sistema como el de Roma, donde la vida eterna se debe ganar, Lutero no era un mal católico, sino uno de los mejores alguna vez hubo. Al igual que un detector de humo que se enciende en respuesta al humo indetectable al olfato humano promedio, así la conciencia de Lutero se encendía en respuesta a sus violaciones de la ley de Dios que eran indetectables por la mayoría. Lutero escribió:

Yo era un buen monje, y mantuve la regla de mi orden tan estrictamente que puedo decir que si alguna vez un monje llegó al cielo por su prácticas monásticas yo lo era. Todos mis hermanos en el monasterio que me conocían estarían de acuerdo. Si lo hubiera mantenido por más tiempo, me habría suicidado con vigilias, oraciones, lectura, y otras obras.

clip_image007

Lutero sabía que tal rigor era la única manera de crear un fundamento para asegurar el cielo bajo Roma. Como Roland Bainton comentó de Lutero: “El hombre que más tarde se rebeló contra el monacato se convirtió en un monje por exactamente la misma razón que miles de personas, es decir, con el fin de salvar su alma … El monasticismo fue el camino por excelencia al cielo."

Pero Lutero se dio cuenta de algo profundo en su devoción romanista. Uno podría trabajar para merecer la justificación al confesar todos los pecados conocidos, pero eso no hacia frente a un problema más profundo del hombre. No estamos condenados solamente por varios pecados que cometemos. Estamos condenados a causa de la naturaleza pecaminosa que poseemos. Pecamos porque somos pecadores.Por tanto, la confesión católica es simplemente recortar las hojas sobre un árbol sauce. No se puede seguir el ritmo al cortar la hoja. Algo más se necesita hacer para la seguridad.

La Seguridad Redescubierta

Y entonces, sucedió. Lutero escribe:

Mi situación era que, a pesar de ser un monje impecable, estaba delante de Dios como un pecador preocupado en conciencia, y yo no tenía la confianza de que mi mérito le apaciguara. Por lo tanto yo no amaba a un Dios justo y enojado, sino más bien lo odiaba y murmuraba contra él … Noche y día meditaba hasta que vi la conexión entre la justicia de Dios y la afirmación de que "el justo vivirá por su fe". Entonces comprendí que la justicia de Dios es esa justicia por la cual a través de la gracia y la pura misericordia Dios nos justifica mediante la fe. Entonces me sentí renacer ya haber pasado por las puertas abiertas en el paraíso. La totalidad de la Escritura tomó un nuevo significado, y mientras que antes la "justicia de Dios" me había llenado de odio, ahora me pareció inexpresablemente dulce en gran amor. Este pasaje de Pablo se convirtió para mí en una puerta al cielo.

Con esto, el monje una vez atormentado descansó en la justicia de Cristo. La seguridad cristiana había sido rescatada de la mazmorra oscura del catolicismo romano. Lutero se dio cuenta de aquella verdad que todo cristiano ha aceptado y celebrado: la seguridad del pecador en correcta posición ante Dios no depende de la competencia moral del hombre ante Dios, sino en la fe en la Persona y la obra terminada de Cristo. Los pecadores no se muestran progresivamente a sí mismos justos delante de Dios a través de las obras, sino que son instantáneamente declarados justos por la fe en Jesucristo. El castigo por nuestro pecado no se purga gradualmente a través de una mezcla de obras del hombre, un mérito santo, y tiempo en el Purgatorio, sino que al instante somos perdonados por la fe en la muerte expiatoria de Cristo en la cruz. La justicia suficiente para mi seguridad del cielo no se acumula a través de una cuidadosa observancia de los sacramentos de la iglesia, sino que instantáneamente es atribuida al justo al confiar sólo en Cristo como mi mediador. Lutero entiende que la justificación es por la fe en Cristo solamente. El resultado es que no hay una onza de condenación de Dios para con el pecador. Y donde hay una ausencia de condenación, hay una presencia de seguridad.

Seguridad Negada

Pero la triste realidad es que el catolicismo romano sigue afectando a sus adherentes con una falta de seguridad. La promesa del cielo es algo que Roma simplemente no puede dar a sus devotos. La doctrina de Roma confirma: “Nadie puede saber con certeza de fe … que ha obtenido la gracia de Dios” (Concilio de Trento, 6ª. Sesión, párrafo 9). El Cardenal Belarmino Robert escribió: “El principio de herejía de los protestantes es que los santos pueden obtener en cierta certeza de su estado de gracia y de perdón ante Dios” (De justificatione 3.2.3). El sacrificio de Cristo abre la posibilidad de los cielos, pero el pecador debe esforzarse hacia esa posibilidad. Y aun así, la posibilidad sigue siendo sólo eso.

clip_image011

Roma tiene muchas otras enseñanzas que demuestran su herejía de poner en peligro la seguridad. El Purgatorio, por ejemplo, es una enseñanza que debe existir en un sistema de justicia ganado progresivamente. Aunque el cielo es posible para aquellos que "mueren en la gracia y amistad de Dios," ellos deben aún ser purificados, o purgados, en el Purgatorio por un período indefinido de tiempo. Algunos estudiosos católicos con los que usted habla en la actualidad retratarán un nerviosismo sobre esa duración indefinida.

Si usted escucha atentamente a los teólogos católicos contemporáneos, escuchará de la seguridad sólo en relación con aquellos que han sido canonizados como santos. Por ejemplo, cuando el Papa Juan Pablo II y Juan XXIII fueron declarados santos en abril de 2014, un funcionario católico dijo que la declaración afirma que estos hombres están en el cielo. Para el catolicismo romano, los santos son personas que han sido canonizados por la declaración oficial de Roma. Se dicen que poseen una virtud heroica, han realizado dos milagros (uno después de su muerte, que se dice confirma su lugar en el cielo), y son nombrados por la iglesia. Los santos son, pues, por lo general las únicas personas que se dicen estar en el cielo. “El título de santo nos dice que la persona vivió una vida santa, está en el cielo, y debe ser honrado por la Iglesia universal.”

Seguridad Bíblica

Trágicamente, la enseñanza católica sobre la seguridad difiere radicalmente de la de la Escritura. Por ejemplo, el apóstol escribe: “Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos[a] paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Romanos 5:1.). Ser justificado aquí se refiere a haber sido declarado en un estado absoluto, inalterable de justicia perfecta de Dios a través de Jesucristo. Sólo la fe accede a esa justicia suficiente. La paz con Dios, o la seguridad cristiana, es la consecuencia. Sin vacilar. Sin duda. Sin purga necesaria. La justificación por la fe en Cristo solamente nos lleva a un estado de seguridad. Cristo proclamó: "Consumado es" (Juan 19:30).

Más tarde, Pablo escribió: "Por tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están en Cristo Jesús" (Rom. 8: 1 ). Note algo increíble aquí. La consecuencia de la unión con Cristo ("en Cristo Jesús"), es un estado de no-condenación. En el instante en que un pecador entra en unión con Cristo por la fe, en ese momento, no hay culpa, ninguna penalidad, y no hay condenación restante por el pecado. Se ha acabado y hecho. Si el cristiano muere con pecado sin confesar, no se preocupa. Será despertado, y estará de pie delante de Cristo en justicia completa. La muerte expiatoria de Cristo en la cruz absorbe toda la condenación del cristiano con el resultado de que ni una sola onza de pecado queda por borrar. La muerte de Cristo satisface la ira de Dios. Y no nos atrevemos a suponer que nuestros insignificantes actos humanos, imperfectos de justicia podrían jamás añadir al acto único colosal y perfecto de Cristo en la cruz. En pocas palabras, Roma ofrece una seguridad como una mera posibilidad a los más altos héroes morales. Dios ofrece la seguridad de una certeza absoluta a los fracasos morales más bajos.

Debido a que el catolicismo romano afirma la herejía de una falta de seguridad, su enseñanza debe oponerse con vehemencia. El verdadero evangelio ofrece a los pecadores atormentados con una conciencia culpable la verdadera paz a través de la seguridad de la obra de Cristo, no de ellos. Contrariamente a Roma, Dios ofrece a los pecadores el don gratuito, instantáneo de seguridad por la fe en Cristo. Que un estado de no-condenación puede pertenecer a cualquier pecador porque Cristo tomó nuestra condición de condenado sobre Sí mismo.

Durante esta temporada del 498 oficial de Reforma, celebremos el redescubrimiento de la seguridad cristiana: la certeza de la buena relación con Dios y la entrada en el cielo a través de la fe en la Persona y la muerte expiatoria de Jesucristo.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: