Skip to content

¿Existen Grados de Pecado?

20 octubre 2015

clip_image001

¿Existen Grados de Pecado?

Por RC Sproul

Históricamente hablando, tanto en el catolicismo romano y el protestantismo han entendido que hay grados de pecado. La iglesia católica hace una distinción entre pecado mortal y pecado venial. El punto de esta distinción es que hay algunos pecados tan asquerosos, atroces y graves que la comisión real de esos pecados es mortal en el sentido de que mata la gracia de la justificación que reside en el alma del creyente. En su teología, no todo pecado es devastador hasta ese grado. Hay algunos pecados reales que son pecados veniales. Estos son los pecados menos graves en términos de sus consecuencias, pero no tienen la capacidad matar la justificación que los pecados mortales tienen.

Muchos protestantes evangélicos han rechazado la idea de grados de pecado, porque saben que la reforma protestante rechazó la distinción católica entre los pecados mortales y veniales. Como resultado, han llegado a la conclusión de que no existen diferencias entre los pecados en el protestantismo.

Debemos volver a los puntos de vista de los propios reformadores. Juan Calvino fue un crítico abierto de la Iglesia Católica Romana y su distinción entre pecado mortal y venial. El libro de Santiago nos recuerda: ” Porque cualquiera que guarda toda la ley, pero tropieza en un punto, se ha hecho culpable de todos.” (Santiago 2:10). Incluso el más mínimo pecado es un acto de traición cósmica. No alcanzamos a sentir la gravedad de nuestras acciones a este grado, pero es cierto.

Cuando peco, elijo mi voluntad sobre la voluntad del Dios Todopoderoso. Por implicación estoy esencialmente diciendo que soy más inteligente, sabio, justo y poderoso que Dios mismo. Calvino dijo que todo pecado es mortal en el sentido de que Dios podía justificadamente destruir cada uno de nosotros por el pecado más pequeño que hayamos comprometido. De hecho, el castigo por el pecado se dio el primer día de la creación humana: “mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comieres, ciertamente morirás” (Génesis 2:17). Sin embargo, Dios no nos trata siempre de acuerdo a justicia. Él trata con nosotros de acuerdo a la gracia, Él nos permite vivir, y El se actuó para llevar a cabo nuestra redención. Calvino dijo que todos los pecados son mortales respecto a que nos merecemos la muerte por ellos, pero que ningún pecado es mortal en el sentido de que puede destruir nuestra gracia salvadora. Tenemos que arrepentirnos, sí, pero la gracia que justifica que el Espíritu Santo nos trae no es muerta por nuestros pecados. Calvino y cada uno de los reformadores enérgicamente sostuvieron que hay una diferencia entre los pecados menores y lo que llamaron pecados graves y atroces.

Esta distinción es importante que los cristianos entiendan para que podamos aprender a vivir con caridad con los demás. El pecado de la mezquindad, por el cual la gente comienza a morar en transgresiones menores en la comunidad, puede desgarrar el cuerpo de Cristo. Un gran daño viene cuando es alimentado por el fuego del chisme y la calumnia. Estamos llamados a la paciencia y la tolerancia hacia los fracasos con los que luchan otros cristianos. No es que estamos llamados a ser relajados respecto al pecado, porque hay ciertos pecados mencionados en el Nuevo Testamento que son graves y no debe ser permitidos en la iglesia. El adulterio es grave. El incesto exige disciplina eclesiástica. La embriaguez, el asesinato y la fornicación se mencionan repetidamente. Estos pecados son tan destructivos que demandan sucesivamente a la disciplina de la iglesia cuando se manifiestan.

Está claro que tenemos diferentes grados de pecado cuando consideramos las advertencias de la Escritura. Hay por lo menos veintidós referencias en el Nuevo Testamento a grados de recompensas que se dan a los santos en el cielo. Hay diferentes niveles, diferentes recompensas, y diferentes papeles en el cielo. La Biblia nos advierte en contra de añadir a la gravedad de nuestro juicio. Jesús dijo a Poncio Pilato, “El que me ha entregado a ti tiene mayor pecado” (Juan 19:11). Jesús mide y evalúa la culpa, y con una culpa mayor y una responsabilidad mayor viene un juicio mayor. Es un motivo que se respira en el Nuevo Testamento.

La idea de la gradación del pecado y la recompensa se basa en la justicia de Dios. Si cometo el doble de pecados que otra persona, la justicia exige que el castigo se ajuste al crimen. Si he sido dos veces más virtuoso como otra persona, la justicia exige yo obtenga más de una recompensa. Dios nos dice que la entrada al cielo será sólo sobre la base de los méritos de Cristo, pero una vez que lleguemos al cielo, las recompensas se dispensarán de acuerdo a las obras. Los que han sido abundantes en buenas obras, recibirán una recompensa abundante. Los que han sido descuidados y negligentes en buenas obras tendrán una pequeña recompensa en el cielo. De la misma manera, aquellos que han sido enemigos malvados de Dios tendrán graves tormentos en el infierno. Los que han sido menos hostiles tendrán un castigo menor a manos de Dios. Él es perfectamente justo, y cuando Él juzga, Él tomará en cuenta todas las circunstancias atenuantes. Jesús dijo: “Y yo os digo que de toda palabra vana que hablen los hombres, darán cuenta de ella en el día del juicio.” (Mateo 12:36).

¿Por qué es importante para nosotros que enfaticemos este punto? Muchas veces he hablado a los hombres que luchan con la lujuria y se dicen a sí mismos o a mí, “yo podría seguir adelante y cometer adulterio porque yo ya soy culpable de lujuria. No puedo estar en cualquier forma peor ante los ojos de Dios, por lo que también podría terminar la obra.” Yo siempre respondo: “Oh, sí, usted puede estar en un estado mucho peor.” El juicio de adulterio real será mucho más grave que el juicio sobre la lujuria. Dios tratará con nosotros en ese nivel, y es una tontería que una persona que ha cometido un delito menor, por lo tanto, diga: “Yo ya soy culpable; Yo bien podría también hacerlo un delito grave.” Que Dios no permita que pensemos de esa manera. Si lo hacemos, nos encontramos ante el justo juicio de Dios. Hay que tener esto en cuenta al tratar de construir una conciencia cristiana y un carácter cristiano.

Este extracto se toma de How Can I Develop a Christian Conscience? por RC Sproul.

2 comentarios leave one →
  1. 20 octubre 2015 3:13 pm

    Donde queda cada cual pagará según sus obras??

  2. Elisaury permalink
    20 octubre 2015 5:58 pm

    Creo que esta parte explica su pregunta “Si he sido dos veces más virtuoso como otra persona, la justicia exige yo obtenga más de una recompensa. Dios nos dice que la entrada al cielo será sólo sobre la base de los méritos de Cristo, pero una vez que lleguemos al cielo, las recompensas se dispensarán de acuerdo a las obras. Los que han sido abundantes en las buenas obras, recibirán una recompensa abundante. Los que han sido abandonados y negligentes en buenas obras tendrán una pequeña recompensa en el cielo. De la misma manera, aquellos que han sido enemigos malvados de Dios tendrán graves tormentos en el infierno. Los que han sido menos hostiles tendrán un castigo menor a manos de Dios”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: