Skip to content

Los Cinco Frutos del Calvinismo

19 octubre 2015

clip_image001

Los Cinco Frutos del Calvinismo

Por David Murray

Las doctrinas de la gracia no sólo están arraigadas en la gracia de Dios, y demuestran la gracia de Dios; también deben producir la gracia en los que creen estas verdades. Aquí hay cinco frutas que resultan de una plena aceptación de las doctrinas de la gracia.

1. Una Profunda Humildad

La depravación total no significa que somos tan malos como podríamos ser; La Depravación Total significa que estamos tan corrompidos en cada parte de nuestro ser que somos representados como inhabilitados para toda buena obra, fe, arrepentimiento, etc. La depravación total puede ser mejor llamada la inhabilidad total.

Sin embargo la mayoría de la gente, incluyendo la mayoría de los cristianos, no creen en la total inhabilidad. Una reciente encuesta realizada por Ligonier Ministries y LifeWay Research encontró que…

  • 67% está de acuerdo: "Todos pecan al menos un poco, pero la mayoría de la gente es buena por naturaleza."
  • 40% está de acuerdo: "Dios me ama por lo bueno que hago o he hecho."
  • Sólo el 16% está de acuerdo con la doctrina que dice que "la gente no tiene la capacidad de convertirse a Dios por su propia iniciativa."
  • 71% de los estadounidenses está de acuerdo en que "la persona debe contribuir a su / su propio esfuerzo para la salvación personal."
  • 64% de los estadounidenses están de acuerdo que "una persona obtiene la paz con Dios, tomando primero la iniciativa de buscar a Dios y luego Dios responde con gracia."

Esto tiene serias consecuencias porque si no sabemos qué tan grave es nuestra enfermedad, no vemos nuestra urgente necesidad del Buen Doctor, Jesucristo, y vamos a ser lentos, o nos negaremos a clamar a Él por misericordia y gracia. Además de eso, si pensamos que aún tenemos cierta capacidad espiritual, nos daremos por lo menos parte del crédito por la salvación, sobre todo si la causa decisiva de nuestra salvación está en nosotros mismos.

Las doctrinas de la gracia nos muestran lo que somos y lo que realmente merecemos. Ellas por lo tanto, nos humillan, nos minimizan, perforan nuestro orgullo, eliminan la justicia propia, nos aleja de la autosuficiencia, y calla toda jactancia.. Como dijo el apóstol: “que nadie se jacte delante de Dios” (1 Corintios 1:29.).

2. Un Valor Inestimable

Algunos podrían decir que la doctrina de la total incapacidad destruye la autoestima y el amor propio. Si y no.

Sí, se demuele todas las opiniones falsas y sin fundamento de nuestro valor moral o espiritual. Por causa del pecado, no tenemos ninguno.

No, porque una visión correcta de las doctrinas de la gracia produce un nuevo, mejor y más profundo sentido de valor.

A pesar de lo que soy, a pesar de lo que no soy, y, a pesar de lo que no puedo hacer, a pesar de nada en mí para atraerlo, Dios ha elegido a amarme, Cristo ha elegido morir por mí, y el Espíritu Santo ha elegido revivirme y vivir dentro de mí. ¿Puede algo producir una identidad propia más valiosa, un mayor sentido de valor, que eso?

Como John Piper escribió, las doctrinas de la gracia “dan la perspectiva más baja de la persona salva como totalmente depravada y sin esperanza en sí mismo, y la perspectiva más alta de la persona salva elegida como individuo y amado y comprado a un costo infinito."

3. Una Profunda Intimidad

El Calvinismo también debe producir una relación mucho más personal con Dios que el Arminianismo. Para el arminiano, cada uno es amado de igual manera que el otro. No hay discriminación en el amor de Dios. Dios no me ama más que Adolf Hitler u Osama Bin Laden. El arminiano dice que la diferencia entre yo y Hitler / Bin Laden es simplemente que elegí creer mientras que ellos no lo hicieron. Dios no hizo más por mí que por ellos cuando se trata de la causa decisiva de nuestra salvación.

Pero las doctrinas de la gracia nos enseñan que el amor de Dios es tan personalizado que asegura infaliblemente la salvación de toda persona a la que se dirige. Dios escogió a determinadas personas específicas, Cristo murió por las mismas personas, y el Espíritu Santo llama eficazmente exactamente a las mismas personas. Eso es mucho más personal e íntimo que un amor generalizado para todos.

4. Una Espiritualidad Viviente

En ¿Qué es el Calvinismo Experimental? Ian Hamilton escribió:

El calvinismo es nativamente experimental. Antes de que sea un sistema teológico, el calvinismo es una religión profundamente afectiva, centrado en Dios, magnificadora de la cruz. Un hombre puede hacer sonar trompeta de su adhesión a los principios distintivos del calvinismo, pero si su vida no está marcada por el gozo en Dios y su evangelio, su calvinismo profesado es una farsa. En otras palabras, no hay tal cosa un “Calvinismo muerto.” Esto es un oxímoron teológico por una sencilla razón: El calvinismo afirma ser la religión bíblica, y la religión bíblica no sólo es profundamente teológica, es profundamente experimental y atractivamente afectiva! Allí donde hay hombres que dicen ser calvinistas, sus vidas y sus ministerios palpitarán con vida –una vida viviente, inspirada por el Espíritu, de glorificación a Cristo, centrada en la verdad de Dios.

Cuando realmente comprendemos la soberanía de Dios, vamos a aferrarnos firmemente a Su trono en oración, vamos anhelar vivir en obediencia agradecida a Sus mandamientos, vamos a buscar el avance de la gloria de Dios, y vamos a cantar como nunca antes y, como nadie más . Los Calvinistas consistentes deben ser los más agradecidos, los más venerables y los más piadosos de los cristianos.

¿Por qué?

Porque creemos no sólo en la salvación por gracia, mediante la fe, para la gloria de Dios; creemos en la salvación por gracia, mediante la fe, para la gloria de Dios. Lo que nos lleva a …

5. Un Gran Dios

Las doctrinas de la gracia dan como resultado una visión más grande de Dios. Ellos nos dan una visión centrada en Dios de la realidad, colocando a Dios en el principio, en el centro y en el fin de todo. “De El, por El y para El son todas las cosas.” (Romanos 11:36).

Una consecuencia de esto es que hay pecado que es demasiado grande para nuestro gran Dios. Podemos acercarnos a las situaciones más desesperadas y las personas más indefensas sabiendo que la salvación "no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia." (Romanos 9:16). Qué ímpetu imparable debe dar esto a nuestro evangelismo y misiones.

Si nos damos cuenta de que la salvación es totalmente, completamente, y enteramente del Señor (Jonás 2: 9; Juan 1:12-13; Rom 9:16), no tomaremos ningún crédito sino que daremos toda la gloria a Dios (1 Cor. 1:31; Apocalipsis 1:5-6). No hay nada que un calvinista disfrute más que ver su propia gloria disminuir y crecer la de Dios, viéndose a sí mismo menguado y Dios magnificado.

No estoy diciendo que usted encontrará estos cinco frutos en cada calvinista, o incluso en mí – tan sólo – pero debería ser la salida lógica y bíblica de la gracia soberana de Dios conquistar no sólo la cabeza, sino el corazón.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: